Avance

11S: alerta de cáncer en sobrevivientes

Hay 10 mil personas que padecen la enfermedad tras haber estado en la zona cero hace 18 años. La tragedia dejó cerca de tres mil personas fallecidas y más de seis mil heridas en el derrumbe del World Trade Center

NUEVA YORK.

Jaquelin Febrillet tenía 26 años y trabajaba a dos cuadras de las Torres Gemelas cuando los aviones secuestrados por los yihadistas las derribaron el 11 de septiembre de 2001.

En 2016, 15 años después de los atentados, esta sindicalista profesional, hoy madre de tres hijos, fue diagnosticada con un cáncer metastásico. El único factor de riesgo: la nube de cenizas y desechos tóxicos en la cual se encontró inmersa el día de la catástrofe.

Richard Fahrer, hoy de 37 años, trabajó frecuentemente en el sur de Manhattan como agrimensor de 2001 a 2003. Hace 18 meses, tras padecer dolores en el estómago, los médicos detectaron a este joven padre un cáncer agresivo de colon, una enfermedad que afecta en general a hombres mucho mayores, y para el cual no tenía ninguna predisposición.

Mañana se cumplen 18 años de la tragedia que dejó cerca de tres mil personas fallecidas y más de seis mil heridas en el derrumbe del World Trade Center.

Sin embargo, no se ha terminado de contar aún las personas enfermas de cáncer y otros males graves, sobre todo de pulmón, ligadas a la nube tóxica que permaneció durante semanas sobre el sur de la isla.

Los decenas de miles de bomberos, rescatistas, médicos o voluntarios movilizados hacia el Ground Zero, donde se erigían las Torres, fueron los primeros afectados.

En 2011, un estudio publicado en la revista científica The Lancet mostraba que estas personas se enfrentaban a riesgos aumentados de padecer la enfermedad.

Asimismo, un censo elaborado por el WTC Health Program, un programa federal de salud reservado a los sobrevivientes de los atentados, dio cuenta de cáncer en 10 mil de ellos.

Tanto Jaquelin Febrillet como Richard Fahrer forman parte de las “personas comunes” que trabajaban o residían en el sur de Manhattan cuando ocurrieron los atentados, una categoría de enfermos que sigue en aumento.

Es imposible para un individuo determinar la causa exacta de un cáncer, ya que ningún examen de sangre viene con la etiqueta WTC, pero varios estudios mostraron que la tasa de cáncer aumentó entre diez y treinta por ciento en las personas expuestas”, explicó a David Prezant, jefe médico de los bomberos neoyorquinos.

Fue en este contexto que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ratificó a fines de julio pasado una legislación que postergó de 2020 a 2092 la fecha límite para presentar demandas ante un fondo federal de indemnización sobre la tragedia.

Con esa determinación, el fondo federal debe ser regularmente refinanciado en resguardo de las víctimas.

Tras postergar varias veces la fecha límite del Fondo, el Congreso reconoció que se debería poder cubrir a “una persona que era bebé (durante los atentados), hasta el fin de su vida”, argumentó el abogado Matthew Baione, que representa a Febrillet y a Fahrer en sus trámites de indemnización.

A la espera de conocer todas las consecuencias de la tragedia para su salud, Febrillet y Fahrer criticaron que el gobierno de la ciudad de Nueva York no hiciera más  después de los atentados para proteger a los residentes y trabajadores de la llamada zona cero.

Podría haber habido más esfuerzos para limitar la exposición de los adultos sanos e impedirles entrar en la zona de la catástrofe”, dijo Fahrer.

Somos tan jóvenes, no debería ser así”, lamentó Jaquelin.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button