Nacional

A 35 años del asesinato de “Kiki” Camarena: nuevas sospechas reviven un caso que marcó el rumbo del narco en México

Agencias

 

Este jueves 5 de marzo se cumplen 35 años de que el agente de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), Enrique “Kiki” Camarena Salazar, fue encontrado muerto en la carretera que conduce al pueblo de “La Angostura”, en los límites de Michoacán y Jalisco.

De acuerdo con la versión de la DEA, Camarena Salazar logró infiltrarse en las filas del Cártel de Guadalajara en la década de 1980, lo que posteriormente condujo al aseguramiento del Rancho El Búfalo, ubicado en la zona del Triángulo Dorado, en donde se encontraba una plantación de marihuana de más de 1,000 hectáreas, propiedad de Caro Quintero, de donde el cártel obtenía una producción anual de más de ocho mil millones de dólares.

La madrugada del 7 de noviembre de 1984, el Ejército mexicano, con ayuda de la DEA, decomisó 9 mil toneladas de marihuana en el lugar, el cual fue catalogado como uno de los más grandes hechos por la DEA en toda su historia.

La incautación desató la ira de Caro Quintero, quien, de acuerdo con la DEA, ordenó el secuestro de Camarena, el cual ocurrió el 8 de febrero de 1985 policías a manos de policías corruptos adscritos a la Dirección Federal de Seguridad, el entonces aparato de inteligencia mexicano. También fue secuestrado su piloto Alfredo Zavala Avelar.

 

Enrique "Kiki" Camarena Salazar fue asesinado en 1985 en México (Foto: archivo)

 

El agente de la DEA y el piloto fueron llevados a un domicilio ubicado en Lope de Vega 881 de la colonia Jardines del Bosque, en Guadalajara, en donde fueron cruelmente torturados. La casa era propiedad de René Zuno Arce, cuñado del ex presidente Luis Echeverría.

El cuerpo de Camarena, con evidentes señales de tortura, fue encontrado casi un mes después, el 5 de marzo en una zona rural de La Angostura. El cuerpo de Zavala Avelar también fue encontrado.

Según la agencia antidrogas estadounidense, “Kiki” Camarena habría sido torturado durante dos días antes de morir. Durante las sesiones de tortura, que incluyeron, entre otras cosas, perforarle el cráneo con un taladro, el agente había sido mantenido con vida para prolongar su agonía por el médico Humberto Álvarez Machain.

Tras encontrar el cuerpo de Camarena Salazar, la agencia estadounidense implementó la “Operación Leyenda” para ir tras los secuestradores, torturadores y asesinos de “Kiki”. Fue así que plagiaron al doctor Álvarez Machain y lo llevaron a suelo norteamericano.

 

Foto: Cuartoscuro.

 

Luego, fueron tras los líderes del Cártel de Guadalajara: Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca “Don Neto”, pero sobre todo, por Miguel Ángel Félix Gallardo, el “Jefe de Jefes”.

Caro Quintero fue el primero en ser capturado. Fue detenido ese mismo año en Costa Rica y enviado al Reclusorio Preventivo de Guadalajara, donde pasaría preso 28 años. Después cayó “Don Neto” en Puerto Vallarta, Jalisco, y cuatro años después, en 1989, fue arrestado Félix Gallardo; sin embargo, ninguno fue extraditado a los Estados Unidos.

René Zuno Arce también fue capturado y pasó recluido 23 años en una prisión estadounidense hasta que falleció en 2012.

 

Caro Quintero fue enviado al Reclusorio Preventivo de Guadalajara, donde pasaría los próximos 28 años. El 9 de agosto de 2013, quedó en libertad luego de que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito en Jalisco resolviera que Caro no debió ser enjuiciado en el fuero federal por el asesinato del agente Salazar.

En ese momento, el antiguo capo del narcotráfico se convirtió en prófugo de la justicia para las autoridades norteamericanas, las cuales ofrecen una recompensa de USD 20 millones a la persona que brinde información que ayude a su captura.

Posteriormente en enero de 2015 Rafael Caro Quintero fue declarado culpable del homicidio de Camarena por un tribunal federal mexicano y se liberó una nueva orden de aprehensión en su contra, por lo que volvió a ser prófugo de la justicia mexicana.

 

“Don Neto” permaneció preso durante 30 años hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le otorgó el beneficio de que cumpliera el resto de su condena en prisión domiciliaria, un recurso que se otorga a reos que ya cumplieron la mayor parte de su condena, en avanzado estado de edad o con problemas severos de salud.

Fonseca Fuentes está casi ciego, padece cáncer de colon, reumatismo, hernia hiatal, hipertensión, paralización parcial del brazo derecho y otras enfermedades.

Quien aún permanece preso es el “Jefe de Jefes”, Miguel Ángel Félix Gallardo, quien purga una condena de 40 años de prisión y aunque también se encuentra muy enfermo, un tribunal le negó el beneficio de terminar su condena bajo el esquema de prisión domiciliaria.

 

Camarena ¿traicionado?

Foto: archivo 

A 35 años del asesinato de Enrique “Kiki” Camarena, el diario estadounidenses USA Today aseguró en un artículo escrito por Brad Heath, que las autoridades norteamericanas están investigando nuevas pruebas que señalan que el agente fue traicionado por un oficial de la DEA y un agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su siglas en inglés) coludidos con el narco.

El periodista señaló que los agentes y fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos obtuvieron declaraciones de testigos que implican a los agentes de la DEA y la CIA en el complot para torturar y asesinar a Camarena.

 

Las revelaciones habrían sido hechas por tres ex policías mexicanos que se acogieron al programa de testigos protegidos y que han aceptado que en su momento trabajaban para el Cártel de Guadalajara.

Los fiscales y agentes confirmaron a la viuda de Camarena, Mika, que los testigos proporcionaron las cuentas que supuestamente conectaban al agente de la CIA y al funcionario de la DEA con el complot. Le dijeron que estaban investigando, pero no proporcionaron detalles.

“Quiero que se sepa la verdad”, dijo Mika Camarena. “En este punto, nada me sorprendería”.

Nuevas pruebas

(Foto: AFP)

 

El Departamento de Justicia comenzó a reexaminar el caso en el 2019 después de admitir que la evidencia forense utilizada para condenar a dos hombres por la muerte de Camarena era muy defectuosa. Un tribunal federal desestimó sus condenas en 2017.

Fue entonces que las autoridades federales volvieron a investigar a los testigos quienes señalaron que funcionarios estadounidenses recurrieron a algunos integrantes del Cártel de Guadalajara para ayudar a armar y equipar ilegalmente a rebeldes que luchaban contra el gobierno sandinista en Nicaragua, caso que se conoció como “Irán-contra”.

 

El resultado fue una mezcla turbia de tráfico de drogas, corrupción y lucha contra el crimen en Guadalajara, Jalisco.

Tres de los testigos, los ex policías mexicanos Ramón Lira, René López y George Godoy, que habían trabajado como guardias de seguridad para los capos del Cártel de Guadalajara, hablaron con USA Today y aseguraron que les dijeron a los investigadores que un oficial de la DEA y un agente de la CIA estaban presentes en reuniones donde se discutió el secuestro de Camarena. Afirmaron que el funcionario de la DEA aceptó dinero del cartel.

Los testigos dijeron que describieron los detalles a los agentes federales en 2018. René López dijo que los fiscales le mostraron fotografías antiguas de ex funcionarios estadounidenses.

Los líderes del Cártel de Guadalajara. Ernesto Fonseca (izq), Miguel Ángel Félix Gallardo (centro) y Rafael Caro Quintero (der). Foto: Especial.

 

El diario señaló que los testigos que proporcionaron información a las autoridades están estrechamente vinculados con un ex agente, Héctor Berrellez, quien durante mucho tiempo alegó una conexión de la CIA con la muerte de Camarena y fue acusado por un abogado defensor involucrado en el caso de alentar a un testigo a mentir.

USA Today destacó que aunque aún no está claro cuánto peso atribuyen las autoridades a las acusaciones, entrevistaron a los testigos varias veces y los interrogaron durante horas sobre el asesinato de Camarena y una serie de reuniones en los meses anteriores.

 

Ahora, los investigadores están buscando testigos adicionales para ver si las acusaciones pueden ser corroboradas.

El Departamento de Justicia se negó a responder preguntas sobre el caso, mientras que una portavoz de la DEA, Mary Brandenberger, dijo que no podía comentar sobre las investigaciones en curso.

Sin embargo, personas familiarizadas con el caso dijeron que hay razones para ser escépticos de que gran parte de la nueva investigación saldrá a la luz.

 

Las pruebas se desmoronan

El Buró de Investigaciones del gobierno de EEUU. (Foto: REUTERS/Yuri Gripas) (Yuri Gripas/)

 

USA Today señaló que en el año de 1997, la credibilidad de un testigo del gobierno, y el testimonio científico que presentó, fueron objeto de escrutinio.

Michael Malone, un antiguo agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) y prolífico testigo experto, testificó que las muestras de cabello tomadas de dos sospechosos en el juicio por el asesinato de Camarena, René Verdugo y Juan Matta-Ballesteros, emparejaron el cabello recuperado de la casa donde Camarena fue torturado. La evidencia puso a ambos hombres en la escena del crimen.

Los científicos del FBI hicieron tales afirmaciones durante años frente a jueces y jurados. Pero esas afirmaciones, señala el diario, estaban equivocadas.

 

Malone tuvo problemas de credibilidad como testigo. Una investigación interna del Departamento de Justicia en 1997 descubrió que había “testificado falsamente” ante el Congreso. Años más tarde, otra revisión del Departamento de Justicia descubrió que “había creado repetidamente informes de laboratorio científicamente inadmisibles y había proporcionado testimonios falsos, engañosos o inexactos en juicios penales”.

Malone no pudo ser contactado para hacer comentarios. Dejó el FBI en 1999, pero permaneció bajo contrato durante más de una década haciendo investigaciones de antecedentes.

Antes de su partida, los abogados del Departamento de Justicia comenzaron a revisar cientos de casos en los que Malone había analizado pruebas forenses y pidió a los fiscales de todo el país que ayudaran a identificar aquellos en los que su trabajo desempeñaba un papel importante.

 

Foto: REUTERS/Leah Millis (LEAH MILLIS/) 

Pasaron diecisiete años antes de que los fiscales informaran a René Verdugo que el testimonio que lo vinculaba con un cabello encontrado en la escena del crimen excedía “los límites de la ciencia”. Para entonces, Verdugo ya había pasado 32 años en prisión.

Sus abogados estaban furiosos.

“Prácticamente en cada paso del camino, el gobierno ha ignorado tanto la ley como las normas éticas de conducta profesional en su afán por dar un ejemplo de René Verdugo”, escribió uno de sus abogados, John Lemon, en una presentación judicial en 2018 después de un juez federal desestimó ambas condenas.

 

Aunque permanece en prisión por un cargo de tráfico de drogas, a fines de 2018, los fiscales federales acordaron dejar que Verdugo se declarara culpable de un cargo reducido y sea deportado a México.

En la década de 1990, los abogados de Matta intentaron obligar al gobierno a entregar información sobre la supuesta participación de la CIA. En el momento de la muerte de Camarena, Matta dirigía una flota de aviones que, según los investigadores estadounidenses, suministraron a rebeldes nicaragüenses armas y drogas de contrabando. Un tribunal federal rechazó la solicitud y dijo que no había pruebas que vincularan al gobierno con la red de contrabando.

Jorge Godoy, exoficial mexicano que trabajó como guardia de seguridad para los capos del cártel de Guadalajara dijo en entrevista que habló con funcionarios de la DEA en abril de 2019 sobre el asesinato de Camarena.

 

El gobierno les dio inmunidad a él y a los otros dos ex policías mexicanos a cambio de información.

“Hay demasiados fantasmas detrás de mí. Necesitamos hacer justicia”, dijo Godoy.

 

Las autoridades arrestaron e interrogaron a Ezequiel Godinez-Cervantes, quien estaba entre los hombres acusados ​​del asesinato de Camarena en 1987, pero los fiscales retiraron los cargos después de que fue declarado culpable de tráfico de drogas en Texas.

Fue arrestado el año pasado en México por violar su liberación supervisada en el caso de drogas y fue entregado a las autoridades estadounidenses, que lo mantienen en una prisión en las afueras de Los Ángeles.

 

El abogado de Godinez-Cervantes, Bill Harris, confirmó que su cliente fue entrevistado tres veces en mayo, junio y septiembre de 2019, como parte de la nueva investigación.

Harris dijo que Godinez-Cervantes negó cualquier participación, aunque el abogado dijo que las autoridades no parecían “totalmente satisfechas con sus respuestas”. Dado el tiempo transcurrido, Harris dijo que no esperaba nuevos cargos.

 

La revisión del gobierno abrió un capítulo más difícil para las personas que aún lloran la muerte de Camarena.

“Me he ocupado de todo lo demás”, dijo Mika Camarena. “¿Por qué no esto?”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button