Avance

Aclaran madruguete y vuelve calma al T-MEC; agregados no son inspectores, asegura EU

El representante comercial estadunidense detalló que las cinco personas que llegarán al país sólo ofrecerán asesoría; el subsecretario para América del Norte celebró la explicación

CIUDAD DE MÉXICO.

Luego de la presión causada por una iniciativa en la que presuntamente Estados Unidos insistía en la inspección laboral a México, ayer se disipó de nuevo la tensión en torno al T-MEC debido a una misiva en la que el representante comercial de EU, Robert Lighthizer, aclaró que dichos funcionarios no fungirán como inspectores, sino que proveerán asistencia técnica y estarán sujetos a todas las leyes mexicanas.

En la carta enviada a Jesús Seade, subsecretario para América del Norte, asegura que las verificaciones serán realizadas exclusivamente por panelistas independientes, como se acordó en el protocolo modificatorio del T-MEC.

Seade celebró la aclaración y dijo que no observa algún otro tema que pueda ser visto con preocupación, ahora que cada uno de los países somete a su Congreso las iniciativas de implementación del tratado comercial.

Al respecto, el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, reconoció que hubo un problema de interpretación en la ley de implementación que se discute en el Congreso estadunidense, mientras que Gustavo de Hoyos, de la Coparmex, consideró que México se apresuró a ratificar el T-MEC.

Previo a que se conociera la misiva, el presidente López Obrador aseguró que la iniciativa estadunidense implicaba cambios “clandestinos” al T-MEC; el canciller Marcelo Ebrard destacó que toda la  negociación del tratado se dio de manera transparente.

En tanto, el senador Emilio Álvarez Icaza acusó que no tuvo acceso al protocolo modificatorio, por lo que votó en contra de éste.

EU: agregados,  sujetos a ley mexicana

El negociador estadunidense afirma que proveerán de asistencia técnica y entrega de recursos.

Luego de un fin de semana de polémica, ayer quedó cerrado el capítulo de los inspectores laborales que presuntamente operarían en nuestro país por parte de Estados Unidos en el marco de la implementación del T-MEC.

A través de una carta que entregó el negociador estadunidense, Robert Lighthizer, a su homólogo mexicano, Jesús Seade y que éste hizo pública en Washington, aclara la participación que tendrán los cinco agregados laborales, que no serán supervisores en territorio nacional.

“Estos agregados no serán inspectores laborales y estarán sujetos a todas las leyes mexicanas relevantes. Dichos agregados proveerán asistencia técnica y coordinarán la entrega de recursos de cooperación correspondientes al ámbito laboral”.

Desde la embajada mexicana, el subsecretario para América del Norte explicó que los únicos personajes que podrán llevar a cabo visitas a cualquiera de los tres países para atender el tema laboral del tratado comercial son los panelistas independientes —no empleados de los gobiernos—, que serán seleccionados equitativamente por cada país, aunque México hará lo propio para la correcta implementación de la reforma laboral.

“Asimismo, se hizo del conocimiento del representante comercial de Estados Unidos que el gobierno de México buscará establecer su propia hotline o sistema de recepción de quejas y en ese ámbito podrán hacer acuerdos de cooperación en beneficio de ambos países”.

Luego de este nuevo capítulo de negociación, el subsecretario Seade Kuri dijo no observar algún otro tema que pudiera ser visto con preocupación ahora que cada uno de los países somete a su congreso las iniciativas de implementación, descartando que el asunto de los presuntos inspectores se hubiera convertido en un gol que le metieron a nuestro país en la reciente negociación.

“Quiero decir categóricamente que el gol no es gol, es algo unilateral, interno de ellos”.

En la carta de Lighthizer se recuerda que las embajadas estadunidenses albergan agregados en más de una docena de agencias, incluidos los del Departamento de Agricultura, Comercio, Defensa, Tesorería y Justicia, para brindar experiencia técnica a la misión diplomática en naciones como México. Mientras que nuestro país también los incluye en su embajada en la Unión Americana.

Además, Estados Unidos se compromete a que sea únicamente a través de los paneles del T-MEC, compuesto por tres miembros independientes y elegidos por cada país, a que sean los que soliciten la verificación in situ en cualquiera de las tres naciones.

“La fe cuestiona si a los trabajadores se les niegan derechos laborales clave. Pero esas verificaciones serán realizadas por panelistas independientes, no por agregados laborales”, aseguró Lighthizer.

“El acuerdo comercial Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) es un gran acuerdo para los Estados Unidos y México”, señala la misiva de Lighthizer, quien reitera su interés de que entre en vigor “tan pronto como sea posible”.

Seade reconoció que el tema de los agregados laborales en México “debió de haberse consultado” y Lighthizer fue “sumamente correcto, amigable al decir ‘disculpa’”, citó Seade.

FUE UN HECHO CLANDESTINO: PRESIDENTE

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como un hecho clandestino que el Congreso de Estados Unidos haya enviado una ley para designar a cinco agregados laborales en México, en el marco de la negociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Destacó que el Senado de la República avaló con un gran consenso el tratado y que ello ayuda a las tres naciones a crecer y tener desarrollo social.

“En un proceso que depende más de una decisión de Estados Unidos, se envió una ley al Congreso para la supervisión de este tratado que habla de que cada seis meses pueden venir inspectores, habrá cinco inspectores, lo cual no se aprobó en el tratado, esto sale de manera clandestina”, dijo.

Descartó que esta legislación afecte el fondo del tratado y afirmó que esta nueva diferencia con EU se tratará por la vía del diálogo.

RECONOCE IP MALA INTERPRETACIÓN DE LA LEY

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, reconoció que hubo un problema de interpretación en la ley de implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que el gobierno estadunidense envió a su Congreso y donde se establece cinco agregados laborales.

En conferencia de prensa reconoció que si bien fueron consultados por el gobierno mexicano en las últimas modificaciones al T-MEC, no participaron en el cabildeo.

“Lo apoyamos porque necesitamos certidumbre en la industria. Somos la séptima potencia manufacturera y para nosotros es muy importante mantener estos lugares y más cuando vemos retos en todo el mundo que pueden afectarnos, en la industria cada vez vamos a la baja y queremos las mejores condiciones”, dijo Cervantes.

Como parte del Cuarto de Junto, equipo de empresarios que por tradición apoya en negociaciones comerciales, el líder de la Concamin se pronunció por acompañar en futuras reuniones.

“El T-MEC tendrá diversas revisiones y sí queremos acompañar al gobierno mexicano y que seamos un equipo negociando”, declaró.

Con respecto a agregados laborales dijo que “no los queremos”, aunque en la Ley de Implementación del Acuerdo presentada por la Cámara de Representantes se contempla la designación de cinco inspectores o agregados laborales para que supervisen la implementación de las obligaciones laborales en México.

Para el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, no debe ser un motivo de preocupación los agregados laborales cuando se cumple la ley.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button