Salud

¡Aguas con los licuados!

Para el Instituto Mexicano del Seguro Social, el abuso en el consumo de los licuados puede generar trastornos metabólicos, trayendo consigo desde mala nutrición, obesidad y Diabetes, hasta alteraciones en las grasas presentes en la sangre (triglicéridos).

Los mexicanos suelen sustituir alguna comida por un licuado al considerarlos saludables. Sin embargo, los especialistas en nutrición del IMSS recomiendan no basar la alimentación en el consumo de licuados o jugos, sobre todo en el desayuno, ya que también se corre el riesgo de padecer desnutrición proteica (falta de proteínas).

 

Si bien los licuados y jugos proporcionan una buena cantidad de nutrientes, principalmente carbohidratos, vitaminas y minerales, no se debe abusar de su consumo, sobre todo en las llamadas “dietas milagro”, para reducir peso.

Aunque los especialistas aseguran que se pueden incluir licuados en la dieta diaria, recomiendan no ingerir más de 240 mililitros (un vaso pequeño) por el alto contenido de azúcar, lo cual puede comprometer el cuidado de la Diabetes.

 

Lo ideal es incluir licuado o jugo como parte de la dieta de forma ocasional. Si se trata del desayuno, puedes beberlo, pero también debes consumir cereal, otra fruta (sin licuar para el aprovechamiento de la fibra) o verduras y evitar los productos industrializados con elevados contenido de grasas y azúcares simples.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button