Nacional

“Alito” dice que Lozoya no era del PRI

Pues para no serlo, militaba como pocos. Con enorme júbilo

 

Felicitaciones, asistencias a congresos y cercanía con los coordinadores legislativos son sólo una muestra de que Emlio Lozoya Austin era cercano al Revolucionario Institucional.

Ciudad de México, 17 de julio (SinEmbargo).- Emilio Lozoya Austin no sólo militó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), del que emanó el Presidente Enrique Peña Nieto –a quien sirvió con entusiasmo–, sino que celebraba hasta con júbilo cada asamblea, sesión o aniversario del tricolor rumbo a su transformación al “nuevo PRI”, como lo llamó su patrón de entonces.

El jueves por la noche, antes de que Lozoya Austin arribara a la Ciudad de México detenido y para responder por diversos delitos que lo ligan a fraudes y corrupción en la campaña de Peña Nieto y, luego, en Petróleos Mexicanos, Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como “Alito”, dijo que Lozoya no militó “ni un minuto” en ese partido.

“No hay registro, ni en el padrón actual ni en el histórico, de que Emilio “L” haya militado un solo día en nuestro partido. El PRI rechaza la corrupción y sus consecuencias y apoya las legítimas causas y demandas de la sociedad civil para combatirla. #TopeHastaDondeTope”, publicó el presidente nacional del PRI en su cuenta de Twitter.

Una revisión de SinEmbargo al timeline de la cuenta de Twitter del exdirector general de Pemex, muestra que Lozoya militaba, y mucho, en apoyo de ese partido.

Lozoya durante una plenaria del PRI y el Verde. Foto: Iván Stephens, Cuartoscuro.

Por ejemplo, el 27 de noviembre de 2016 acompañó a Peña Nieto en la sexta edición del Consejo Político Nacional del PRI.

“El PRI nacional y el Presidente impulsan el proyecto de nació que harán a México más próspero, equitativo y competitivo”, escribió en su cuenta de Twitter.

Mientras el 4 de marzo de 2016, Lozoya Austin informó en dicha red social que había asistido a la Décima Sesión Ordinaria del Consejo Político Nacional para “celebrar el 87 aniversario de nuestro partido PRI”.

Días antes, el 4 de marzo de 2016, compartió uno de los mensajes que la cuenta oficial del citado instituto político puso, en el marco de su congreso nacional.

El apoyo de Lozoya al PRI- Foto: Especial.

El apoyo de Lozoya al PRI también era extensivo a uno de los líderes sindicales mas longevos del país y que históricamente ha estado ligado al Revolucionario Institucional.

“Mi aprecio y agradecimiento a mis compañeros en Pemex y al secretario general del STPRM, Carlos Romero Deschamps”, escribió un 8 de febrero de 2016.

El otrora titular de Pemex también asistió como invitado a las reuniones plenarias del PRI en el Senado.

Prueba de ello es un tuit divulgado el 29 de enero de 2016, con agradecimiento al entonces Senado Emilio Gamboa y al Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

“Agradezco a Emilio Gambia y a los senadores del PRI y del Partido Verde su invitación a participar hoy en la reunión plenaria”, escribió.

Mientras el 11 de junio de 2015, retuiteó un mensaje del entonces coordinador de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

“Que con el apoyo de la Reforma Energética Pemex haya descubierto nuevos e importantes yacimiento de petróleo es hacer que lo bueno pase”.

Apoyo de Lozoya a Beltrones. Foto: Especial.

EL ASCENSO Y CAÍDA

Emilio Lozoya Austin pasó de ser un economista de buenas credenciales y miembro del primer círculo del Presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) a protagonista de un escándalo de corrupción que promete sacudir los cimientos políticos del país.

Originario del estado mexicano de Chihuahua, Lozoya Austin comenzó a ganar el reconocimiento internacional por su labor de investigación y consultoría financiera y por la creación de un exitoso fondo de inversión.

En 1999 colaboró en el Banco de México como analista responsable de la inversión de las reservas internacionales en valores y en el BID con la Corporación Interamericana de Inversiones, un mecanismo que promueve el desarrollo económico de América Latina y el Caribe a través del sector privado.

Lozoya Austin tuvo una carrera vertiginosa. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro.

Gracias a estas credenciales y al enlace de Luis Videgaray, le abrieron las puertas del primer círculo de Peña Nieto cuando gobernó el Estado de México (2005-2011), más tarde lo acompañó en la campaña presidencial y en parte de su Gobierno (2012-2018).

En la campaña de Peña Nieto, Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional y en este cargo fue donde supuestamente Odebrecht le habría entregado unos 10 millones de dólares como contribución electoral, según testimonios de exdirectivos de la constructora.

A la llegada de Peña Nieto a la Presidencia de México, Lozoya Austin tomó la dirección general de Pemex, un cargo que ocupó hasta febrero de 2016, y fue cuando ostentaba este cargo que se le acusa de la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Su familia tiene un antiguos vínculos con el poder político de México. Su abuelo, Jesús Lozoya Solís, fue Gobernador interino de Chihuahua (1955-56); su padre, Emilio Lozoya Thalmen, secretario de Energía y titular del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) con Salinas.

La dimensión internacional del caso Odebrecht se conoció a fines de 2016 cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que la constructora había admitido que pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, incluido el propio Brasil.

El extitular de Pemex, Emilio Lozoya. Foto: Amaranta Prieto, Cuartoscuro.

Lozoya enfrentará en México acusaciones por lavado de dinero, asociación delictiva y cohecho acusado de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht en la campaña presidencial de Peña Nieto y participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes por 280 millones de dólares.

La madrugada de este viernes llegó a la Ciudad de México para enfrentar a la justicia. El exdirector de Pemex es el personaje clave para desatar una posible red de corrupción en el sexenio peñista y su testimonio y un “arsenal de evidencia”, como se ha dicho, podría implicar a políticos, exfuncionarios y hasta empresarios en su más alto nivel.

Sin embargo, a su arribo al país fue trasladado a un hospital privado por un supuesto cuadro de anemia. En el nosocomio se encuentra bajo resguardo de representantes de la FGR.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien puede ver

Close
Back to top button