Avance

Avanza propuesta para Poder Legislativo virtual; no retrasar el trabajo por la pandemia, el objetivo

Uso de la firma electrónica Fiel, la cual es utilizada para pagar impuestos, podría certificar la emisión del voto en el pleno

CIUDAD DE MÉXICO.

El centro medular del Poder Legislativo virtual es la validación y certificación del voto que los senadores y diputados federales podrán emitir para darle vida al ejercicio legislativo y evitar impugnaciones judiciales, pues las modificaciones de ley, la creación de leyes y los cambios constitucionales requieren de un sustento legal que los proteja de las controversias judiciales que puedan anularlos.

El Senado y la Cámara de Diputados se alistan a darle forma al Poder Legislativo virtual para que el aislamiento y distanciamiento social provocado por el covid-19 no frenen más tiempo las actividades legislativas esenciales, pero también será necesario que los congresos estatales avances en su legislación interna y en el uso de tecnologías para certificar que no exista fraude en la emisión del voto.

La semana pasada, Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política, adelantó que es posible que se utilice la Fiel, que es la firma electrónica para pagar impuestos, a fin de que los legisladores puedan emitir su voto a distancia.

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, informó que ya comenzó la conformación del grupo de legisladores que analiza la Constitución, la Ley Orgánica y los reglamentos, a fin de dar certeza y sustento legal al trabajo legislativo.

De acuerdo con un análisis de legisladores de Morena respecto de los retos que tiene el Poder Legislativo a distancia, la validación de los votos es el principal, más allá de si los legisladores están o no todo el tiempo en el Salón de Plenos, dado que es la validación del voto lo que da sustento jurídico a las decisiones asumidas por el Poder Legislativo.

Ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha deja en claro que las anomalías o irregularidades que pudieran registrarse en el proceso legislativo, en comisiones, se subsanan si el pleno las avala; es decir, el voto del colectivo le da validez jurídica a un proceso que pudiera tener errores; por eso, es fundamental que en las reformas constitucional y legal que requerirá el Legislativo virtual se establezcan mecanismos claros para validar el sufragio.

Desde 2011, con la construcción de su nueva sede que fue concebida como un espacio inteligente, por el uso de tecnologías, se colocaron mecanismos para permitir que con la huella digital, los senadores pudieran emitir su voto desde sus oficinas. Sin embargo, el sistema nunca operó, principalmente por las suspicacias que implicaba verificar que en verdad fuera el legislador quien emitiera el voto desde su oficina.

Hace nueve años, cuando el Senado comenzó a trabajar en su nueva sede, Ricardo Monreal, entonces coordinador de los senadores del Partido del Trabajo, hizo ver en varias ocasiones que no había control en el voto electrónico del pleno; en una ocasión informó que él había votado desde el escaño de otra persona y se había validado.

Aunque de manera oficial, en ese 2011, las autoridades del Senado, con la mayoría del PAN, negaron una vulnerabilidad en el sistema de votación electrónica, fue un factor para no avanzar en el voto a distancia de los legisladores federales.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button