Avance

Barack Obama entra a la campaña a favor de Joe Biden

El ex presidente Barack Obama regresó a la campaña electoral el miércoles, lanzando un ataque abrasador contra Donald Trump a menos de dos semanas del enfrentamiento del día de las elecciones del presidente republicano con el candidato demócrata Joe Biden. Hablando en un autocine en Filadelfia en nombre de Biden, su ex vicepresidente, Obama ofreció su crítica más aguda a su sucesor.

‘No ha mostrado ningún interés en hacer el trabajo o ayudar a nadie más que a sí mismo’, dijo Obama sobre Trump. El ex presidente aseguró que su sucesor ha demostrado ser ‘incapaz de tomarse el trabajo en serio’. ‘Esto no es un reality show. Es la realidad’, dijo el Obama en un evento en un autocinema. ‘Y el resto de nosotros hemos tenido que vivir con las consecuencias de que él demuestre ser incapaz de tomarse el trabajo en serio’. Obama, que gobernó durante dos mandatos y sigue siendo una de las figuras más populares del Partido Demócrata, criticó a Trump por su manejo de la pandemia de coronavirus y señaló que el propio presidente había sido víctima del virus. ‘Donald Trump no nos va a proteger a todos de repente’, dijo. ‘Ni siquiera puede tomar los pasos básicos para protegerse’. La aparición de Obama llenó un vacío dejado por Biden, quien se ha quedado en casa en Delaware desde el lunes para reuniones y preparación antes de su debate del jueves con Trump en Nashville, Tennessee. El ex mandatario estadounidense Barack Obama llamó este miércoles a los votantes de Biden a movilizarse y no confiarse de los sondeos favorables de cara a las elecciones del 3 de noviembre. ‘No podemos confiarnos. No me importan los sondeos’, dijo durante el mitín. ‘Nuestra democracia no va a funcionar si las personas que se suponen son nuestros líderes mienten todos los días y simplemente inventan cosas. Y nos volvemos entumecidos frente a ello’, añadió, en clara alusión al actual mandatario estadounidense.

Temprano en el día, Obama habló con líderes de la comunidad negra en Filadelfia. ‘Nunca he perdido la esperanza en estos últimos cuatro años’, dijo Obama. ‘Me he enojado. Me he sentido frustrado, pero no he perdido la esperanza, y la razón es que nunca esperé que el progreso se moviera directamente en línea recta’. Los estadounidenses han votado por adelantado a un ritmo récord este año, mientras buscan formas de reducir la exposición al coronavirus, con casi 40 millones de sufragios contabilizados antes del día de las elecciones el 3 de noviembre. Aún muy popular entre los demócratas, Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, comparecerá ante sus simpatizantes en Filadelfia, capital del estratégico estado de Pensilvania. ‘Realmente estamos en una encrucijada’, dijo en un video divulgado la noche del martes. ‘Una de las cosas más inspiradoras de este año ha sido ver a tantos jóvenes estadounidenses entusiasmados, organizándose y luchando por el cambio’, añadió tras meses marcados por históricas manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial. ‘Conozco a Joe mejor que casi nadie. Tengo confianza en que será un buen presidente’, dijo. ‘Normalmente los ex presidentes no se meten demasiado en política y ciertamente nunca en la política de su sucesor’, dijo a la CNN David Axelrod, antiguo asesor de Obama. ‘Creo que esa era su intención, pero Trump la hizo cambiar’, añadió.

En 2016, Trump ganó muy ajustadamente en Pensilvania, un estado potencialmente crucial al que volvió la noche del martes tras dos mitines en Arizona. ‘Todo lo que hace (Biden) es quedarse en su casa’, dijo Trump en la localidad de Erie. Lleva ‘cinco días’ de pausa, exageró para hilaridad de sus partidarios. Recientemente recuperado del COVID-19, el presidente se presentará el miércoles en Gastonia, Carolina del Norte, otro estado clave para conquistar la Casa Blanca. Tras desplazarse también por Carolina del Norte el domingo, Biden volvió a su feudo en Wilmington, Delaware. Saludó a simpatizantes y dio una entrevista pero luego se distanció de los periodistas, salvo para hacer declaraciones a medios locales de estados clave. Su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, de 56 años, se dirigió este miércoles a Carolina del Norte para movilizar electores. Está previsto que Biden y Trump se encuentren en su segundo y último debate el jueves por la noche, lo que le dará al republicano la oportunidad de cambiar la trayectoria de una carrera que Biden lidera de acuerdo a las encuestas. El primero, realizado a fines de septiembre, fue una batalla a los gritos. Y nada indica que el jueves será distinto. Al contrario. Negándose a ser considerado como presidente de un solo mandato, Trump se dedicó en los últimos días a atacar la integridad de su adversario.

Sin dar datos concretos, dijo una y otra vez que los Biden son ‘una familia criminal’. Trump apunta a los negocios de Hunter Biden en Ucrania y China cuando su padre era el vicepresidente de Obama (2009-2017). Muy sensible a los ataques a su familia, y que en ocasiones le han hecho perder los estribos, Biden debe estar preparado para recibir golpes. Para evitar el caos del primer debate, cuando un candidato esté hablando el micrófono de su adversario estará silenciado. Esa regla fue considerada ‘injusta’ por Trump. Como en 2016, Trump busca mostrarse como un candidato que no le rehuye a la pelea y que lucha por los estadounidenses. Preguntado sobre los múltiples sondeos que lo muestran rezagado de Biden, Trump dice confiar en su capacidad de movilizar multitudes. ‘Nunca habíamos visto mitines con tanto amor y tanta gente’, dijo. Con información de AFP y Reuters

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button