Nacional

Ciudadanos obligan al Gobierno de CDMX pausar obra en humedal de Xochimilco; 56% de obra sigue

Por un lado, ciudadanos aseguran que el puente vehicular en la zona de humedales de Xochimilco es un ecocidio que abonará a más inundaciones, calentamiento y contaminación. Por el otro, el Gobierno de la Ciudad de México asegura que el proyecto es para descongestionar el tráfico y se restaurará la zona. En tanto, la obra que inició desde febrero y se planeaba concluir este diciembre sigue bajo un proceso jurídico.

Agencias

Ciudad de México

 

A mediados de septiembre un Juez federal ordenó al Gobierno de la Ciudad de México suspender (no cancelar) el 44 por ciento de la obra del puente vehicular Periférico Sur-Cuemanco por el principio precautorio al estar en una Área Natural Protegida (ANP) con humedales, por lo que la Secretaría de Medio Ambiente local (Sedema) apeló el lunes pasado. Hasta el día de hoy, como señala la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco que metió el amparo, la obra se continúa en el 56 por ciento restante al no estar relacionada con el proceso jurídico.

El amparo primero fue negado a los quejosos porque la Sedema acreditó que se realizó una Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Específica (MIA-E), así como módulos de información y también se contó con la autorización de la Secretaría de Movilidad (Semovi) y la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (SOBSE). Pero el 13 de agosto el Comité Nacional de Humedales, integrado por académicos, sociedad civil y representantes del Gobierno federal.

Recomendó al Gobierno capitalino que se detuviera la obra mientras un grupo de trabajo analiza a fondo el proyecto, razón por la que, tras una apelación de los ciudadanos, el Juez accedió el 17 de septiembre a otorgar la suspensión definitiva y le ordenó “la inmediata paralización” de las actividades de construcción “solo en la porción” del sitio de importancia internacional Ramsar número 1363, así como realizar obras de mitigación de riesgos por el más del 30 por ciento de avance que lleva el puente.

 

“Ahora los que estamos haciendo el recurso de revisión somos nosotros como Gobierno de la Ciudad de México. Estamos demostrándole al Juez una vez más que es una obra que está completamente evaluada. El sitio intervenido por la obra –que no era virgen porque ya estaba el Periférico– no solo va a ser mitigado y compensado por el impacto ambiental, sino que buscamos potencializar los servicios ambientales de la zona restaurando un humedal que ya habíamos perdido desde 2005, para que se recupere fauna y flora. Va a quedar mejor en términos ambientales y de movilidad”, dijo Lilian Gigue, directora de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema. “En el resto de poco más de la mitad de la obra podemos seguir trabajando. La suspensión no es una decisión final; estamos en los tribunales y defenderemos que cumplimos la Ley”.

Protesta de ciudadanos en la obra. Foto: Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco

La obra a cargo de la constructora Impulsora de Desarrollo Integral (Idinsa) fue anunciada el 11 de septiembre de 2019 con una inversión por 680 millones de pesos estimada para concluir este diciembre. Desde febrero arrancó en el Periférico Sur y Canal Nacional al sur de la capital del país, una zona entre Xochimilco y Tlalpan de humedales y chinampas, identificada como Sistema lacustre en los Ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco, ubicada en una Área Natural Protegida (ANP-EXSGA) catalogada desde 1997, refugio de especies de aves residentes y migratorias.

 

“Siguen las obras, desgraciadamente. Es una sensación de impotencia, indignación y coraje. Los humedales tienen un papel vital para la nivelación de la temperatura, son receptor de dióxido de carbono y de agua de lluvia, y un ecosistema donde cohabitan diferentes especies acuáticas y vegetales. [De concluirse el puente,] subiría la temperatura de la Ciudad, habría más inundaciones y la calidad de aire estaría peor”, dijo María, integrante del colectivo, el cual durante una marcha el 20 de septiembre halló una serpiente de agua aplastada entre la construcción. “Las especies están buscando la forma de sobrevivir; es un ecocidio”.

“Sigue en proceso el amparo y nosotros seguiremos en la lucha, porque lo que hacen va contra las leyes ambientales y de corte civil en el sentido en que no se consultó. [El Gobierno] puede decir que la obra es muy necesaria por los carros que necesitan más vías para desahogar porque se hace mucho tráfico, pero ni eso está justificado. Pasando ese tramo volverá a hacerse un cuello de botella. Aquí Xochimilco básicamente es zona de ciclistas. Queremos que también se le dé preferencia a los peatones que van y vienen, y haya un mejor servicio de transporte público en vez de más mala calidad de aire de la que ya hay y más ruido”, planteó.

 

Un auto pasa por las obras del puente vehicular al sur de la Ciudad de México. Foto: Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco

Respecto a este señalamiento de que el proyecto no desincentiva el uso de autos particulares, Lilian Gigue, directora de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema, planteó que lo que se busca es “volver más funcional” el Periférico en la zona de Xochimilco y Tlalpan para “evitar los congestionamientos en horas pico que generan mayores emisiones contaminantes a la atmósfera”. Pero, enfatizó, esa aglomeración no solo se está gestionando con el puente, sino también se está ampliando la línea 5 del Metrobús y una ciclopista.

 

“No puedes dar una sola forma de transporte a la Ciudad. Habrá personas que quieran usar toda su vida el auto. Pero la vialidad no solo es para el transporte privado, también para el público. Estamos garantizando una movilidad diversificada. No se está privilegiando el uso del auto”, dijo.

 

PIDEN INTERVENCIÓN FEDERAL

Esta semana la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco impulsó una campaña de siete días para pedir intervención a nivel federal, porque, acusó, la obra del puente vehicular al sur de la Ciudad comenzó a ejecutarse sin contar con los permisos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pese a tratarse de aguas nacionales y una zona reconocida de importancia internacional bajo la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional con el número de registro 1363.

“Hasta el momento no ha existido un pronunciamiento de Semarnat, aún cuando el caso lo amerita en tanto que la obra se lleva a cabo en una zona de humedales de importancia internacional”, escribió la Coordinación de Pueblos en una carta a la Secretaria María Luisa Albores González. “De concluirse, pondría en riesgo de mayores inundaciones la zona chinampera, aceleraría los procesos de urbanización (afectación a fauna) y nos haría más vulnerables frente a la crisis climática en la que ya estamos inmersos (el humedal regula contaminación y calor)”.

En otra misiva, dirigida a la titular de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, expuso que el caso no solo es importante para la zona de Xochimilco, sino para la Cuenca de México en tanto que su intervención permitiría establecer una política a favor de la protección de humedales a nivel nacional.

Lilian Gigue, directora de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema, afirmó que los trámites a nivel local son lo suficientemente válidos y la competencia de la obra recae totalmente en la Ciudad de México.

 

“No requerimos de autorizaciones adicionales, pero por supuesto que estamos en la mejor disposición de platicar con las autoridades federales. Incluso el proyecto ya se presentó a la Secretaria de Medio Ambiente federa [María Luisa Albores González]; lo conocen”, aseguró. “Cualquier punto que les genere inquietud podremos atenderlo”.

“HABRÁ AXOLOTES”: SHEINBAUM

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, adelantó hace unos día que apelarían la resolución porque “la gran mayoría” está de acuerdo con la obra, se está “mejorando” el entorno ambiental de esta zona al restaurar el humedal e incluso, consideró, si se deja la obra como está, va a “generar muchos mayores problemas”.

El 10 de septiembre, Sheinbaum presentó en conferencia de prensa el proyecto de restauración del Humedal Xochimilco, el cual no está en la Manifestación de Impacto Ambiental sometida para la obra, y proyectó un video de simulación donde se oyen aves y se observa vegetación debajo del puente, el cual fue criticado en redes sociales por “inverosímil”.

“El humedal en esta zona de Xochimilco va a ser muy importante. Se va a hacer realmente un humedal, antes funcionaba como un vaso de regulación que se construyó cuando se hizo la ampliación del Periférico”, dijo y rechazó que la construcción del puente vehicular genere un daño ecológico, pues “se rescatarán diversas especies vegetales de la zona e inclusive habrá axolotes en el ecosistema”.

El Secretario de Obras y Servicios, Jesús Antonio Esteva Mediana, detalló que para la restauración del humedal se invierten 30 millones de pesos para ampliar la superficie a cinco hectáreas. Además, generará la conexión al norte, con el Corredor Ecológico de Canal Nacional y la Ciénega Grande, así como con los estanques de Plantas y Flores; al sur, con el Parque Ecológico Xochimilco y la Zona Chinampera; y al oriente, con el Canal de Chalco.

“Tiene una diversificación en cuanto a condiciones de profundidad, asoleamiento y flujos hidráulicos, es decir, estamos excavando y estamos generando espacios húmedos y espacios con agua. Situación que no encontramos al momento de la intervención”, expresó.

Detalló que los trabajos, contemplados de agosto a diciembre de 2020, consistirán en movimiento de tierras y habilitación de superficie para creación del humedal, plantación de vegetación endémica, acciones que tendrán un periodo de aclimatación de enero a diciembre de 2021.

 

El Gobierno de la CDMX implementa la restauración de la zona. Foto: Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco

 

Para la elección de la vegetación se contó con la colaboración de un grupo de 15 especialistas dirigido por el doctor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Alejandro Alva Martínez, ecólogo especialista en humedales.

La Secretaria de Medio Ambiente (Sedema), Marina Robles García, agregó que se construirá con 15 millones de pesos el Museo del Axolote y el Centro de Conservación de Anfibios en la Vieja Casona de los Elefantes en el Zoológico de Chapultepec para rescatar y conservar a una de las especies más amenazadas, a través de un humedal artificial y un conjunto de laboratorios que apoyarán en la reproducción de las 18 especies de axolote que existen en México y en otros países para su repoblamiento y conservación.

Sin embargo, para la Coordinación de Pueblos en Xochimilco la restauración “es un engaño” y continúa su campaña #YoProtejoelHumedal hasta lograr la cancelación del puente vehicular en Periférico Sur.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button