Avance

De EU, China, España… miles van y vienen del AICM. Y sí, hay prueba de salud, pero muchos no la notan

Pasajeros consultados por SinEmbargo afirman no ser sometidos a ninguna revisión para detectar casos de COVID-19 al arribar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La Secretaría de Salud local explicó que pasan sin notarlo por cámaras termográficas y sólo si tienen más de 37 y medio de temperatura, se les interroga. El resto, reiteró, no es necesario.

Ciudad de México.– Pasajeros que arriban al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México de Nueva York, Estados Unidos, una ciudad con transmisión comunitaria de COVID-19, dijeron que no se les practicó el tamizaje, esto es, monitoreo de temperatura e interrogatorio de síntomas a provenientes de China y de países con transmisión local.

“Todavía persistían por ahí algunas inquietudes respecto a los aeropuertos. Desde el principio hemos alineado las Unidades de Sanidad Internacional particularmente en los aeropuertos internacionales que reciben viajes en su momento de China y hoy de cualquiera de los 10 países con transmisión comunitaria activa vamos a escalar como estaba planeado desde el inicio el tamizaje, es decir, esta identificación temprana de las personas que pudieran tener síntomas a través del monitoreo de temperatura y a través del interrogatorio de síntomas”, dijo el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell en la conferencia del pasado jueves.

Al día siguiente, SinEmbargo realizó un sondeo en las llegadas internacionales de la Terminal 1 del aeropuerto de la capital del país, y viajeros que venían de Nueva York y Dallas, Estados Unidos, Ecuador (también con transmisión local) y Honduras aseguraron que no pasaron por un tamizaje. Algunos portaban cubrebocas y otros guantes.

Al respecto, la Secretaria de Salud de la Ciudad de México, Oliva López Arellano, explicó que la aerolínea reporta al enfermo viajero, el resto pasa por las cámaras termográficas y si tiene más de 37 y medio de temperatura es invitado a un interrogatorio adicional.

“Se vigilan los vuelos y no a todos se les pregunta porque no hay necesidad de preguntarles a todos; si es una persona que viene sana y no fue reportada no es necesario. Lo que sí estamos dando es los volantes por si en el transcurso de unos días tiene algún problema, entonces reporten y nosotros les damos el seguimiento”, aclaró. “La gente dice: ‘es que no me preguntaron nada’, pero pasó, ni se dio cuenta pero pasó por la cámara”.

Informó que la Unidad de Sanidad Internacional cuenta con 40 personas que se mueven en equipos de tres o seis, dependiendo del tamaño del avión, y planean duplicar la cantidad de la brigada y pasar de tres  a seis cámaras termosensibles.

De las más de 18 millones de llegadas por vía aérea de visitantes extranjeros a México durante 2019, la mayoría arribó de Estados Unidos (10 millones 769 mil, el 58 por ciento), Canadá (2 millones 295 mil), Reino Unido (549 mil), Colombia (536 mil), Brasil (357 mil), Argentina (349 mil), España (296 mil), Perú (266 mil), Francia (241 mil) y Alemania (259 mil), de acuerdo con la Unidad de Política Migratoria, Registro e Identidad de Personas de la Secretaría de Gobernación (Segob).

El volante actualizado advierte que si se estuvo en países de alta transmisión de COVID-19 y se llega con síntomas como fiebre, tos, estornudos y dolor de cabeza, debe reportarse en el aeropuerto a los equipos de Sanidad Internacional, y llamar al 800 00 44 800 para orientación.

Ayer, en el marco de la crisis que se expande en Estados Unidos, el Presidente Donald Trump decretó la emergencia nacional en ese país, para redoblar el combate a esa enfermedad, y destacó que el cierre de las fronteras a ciudadanos europeos y chinos se mantendrá para evitar contagios y salvar millones de vidas.

¿Y LA PREVENCIÓN?

A la hondureña Marisol, le tomaron la temperatura en la conexión que hizo en El Salvador, país que decidió declararse en cuarentena por 41 días, contó en la puerta E1 mientras tomaba un refresco.

AICM

@AICM_mx

Conoce los protocolos de la Unidad de Sanidad Internacional en el para la detección de enfermedades viajeros.

Video insertado

En el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la Unidad de Sanidad Internacional de la Secretaría de Salud local dice que su protocolo es la detección de enfermos durante el vuelo o en instalaciones del aeropuerto y el seguimiento de viajeros que llegan de zonas donde hay brotes. Cuando detectan con una cámara termográfica a alguien con calentura, se le somete a una entrevista y revisión médica.

Ricardo, un maletero de la Unión que labora en el área de llegadas internacionales, dijo que autoridades de salud cuestionan directamente a la tripulación de las aerolíneas si algún pasajero manifestó síntomas como tos o fiebre. Dos azafatas de la aerolínea Avianca comentaron que su única indicación es usar mascarilla y guantes.

Aeroméxico ha difundido a todos sus clientes información de salud pública preventiva y también ya empezaron a hacer un tamizaje de síntomas a todos sus pasajeros que salen del país.

Le siguen en principales llegadas a México en 2019 Chile (195 mil), Costa Rica (191 mil), Ecuador (165 mil), Cuba (149 mil), Guatemala (144 mil), Japón (117 mil), Italia (117 mil), China (105 mil), Corea del Sur (86 mil), Países Bajos (81 mil), Rusia (73 mil), Panamá (66 mil), Australia (64 mil), El Salvador (58 mil) y Venezuela (57 mil).

De estas 25 naciones cuyos habitantes más visitan México, las que más tienen casos de transmisión local del virus COVID-19 son China, Italia, Corea del Sur, Francia, España, Alemania, Estados Unidos y Japón, muestra el reporte diario de la Secretaría de Salud.

“Si estuvo en países con transmisión local, vigile su salud hasta dos semanas después del viaje”, advierte un folleto del Gobierno federal repartido en el AICM. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

De acuerdo con datos de la oficina de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), los aeropuertos donde más se concentra el arribo de pasajeros nacionales y globales es el de la Ciudad de México, Cancún, Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Los Cabos, Puerto Vallarta, Mérida, León y Culiacán. Y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reporta que los puertos con mayor arribo de cruceros es el Cozumel, Ensenada, Puerto Vallarta, Cabo San Lucas y Progreso.

Además del tamizaje los otros mecanismos de vigilancia de la Secretaría de Salud son el estudio de los contactos, monitoreo semanal de varios virus y la detección de casos sospechosos, aunque la gran mayoría (más de 250) se han descartado al hacerles la prueba.  Desde enero las nueve mil 100 pruebas están distribuidas en el Indre (mil 500 a nivel central y las demás en los 31 laboratorios estatales).

NO SE RESTRINGEN VIAJES

El Presidente de Estados Unidos Donald Trump declaró emergencia nacional y la suspensión de los viajes desde Europa, con excepción del Reino Unido, por un periodo de 30 días o más. En la región latinoamericana, Venezuela, Bolivia, Colombia, Perú, Argentina, Chile, Guatemala y El Salvador han anunciado cierre a vuelos provenientes de Europa o imponen cuarentena de 14 días a viajeros que lleguen de países con casos registrados.

Pero México no tomará esas medidas porque no tienen fundamento científico.

“No se pretende ni se piensa hacer restringir los viajes internacionales hacia México, ni cerrar fronteras ni cerrar puertos marítimos. Estas medidas no tienen un fundamento científico sólido: en toda la historia de las epidemias no hay demostración científica alguna de que estas medidas extremas pudieran ayudar a disminuir el riesgo de transmisión; y tampoco ayudan porque tienen gravísimas consecuencias económicas y sociales. Además son contrarias al Reglamento sanitario internacional que de manera muy formal indica que hay que usar las medidas científicamente válidas apropiadas a la situación y sin alterar el comercio internacional o la movilidad de las personas”, explicó el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

No tiene fundamento científico cerrar fronteras y restringir viajes. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Si usted estuvo en los últimos 14 o 15 días en uno de los 10 países con transmisión alta de coronavirus, regresó a México y durante los primeros 15 días de estar en México desarrolla fiebre, tos, dolor de cabeza, alerte a la autoridad sanitaria: 800-0044-800.

AÚN NO DEBEN CANCELARSE EVENTOS

El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell Ramírez expuso que como el país se encuentra en el escenario uno, donde los más de 20 casos registrados de coronavirus desde el 27 de febrero han sido importados de Italia, Estados Unidos y España y aislados, aún no debemos anticipar la instrucción de cerrar espacios públicos como teatros, estadios, cines, parques o playas, correspondiente al escenario dos y principalmente el tres.

“Si estas intervenciones se hacen demasiado pronto, lo único que ocurre es que se aplican cuando no sirve y cuando hay que aplicarlas ya hay un desgaste económico y social que hace que no se puedan aplicar”, afirmó.

El escenario dos, al que se calcula que México llegue en 15 días, es la dispersión comunitaria cuando el contagiado por el viajero ya contagió a alguien más, pero todavía existe la posibilidad de rastrear las cadenas de transmisión.

“Esto requiere que entren ya otras medidas de salud pública como los filtros. Al momento de la entrada a la escuela o al trabajo, hay unas personas que con un entrenamiento mínimo pueden preguntar por los síntomas como fiebre o tos, y si los tiene, se le sugiere ir a casa”, dijo el Subsecretario.

Durante esta fase también ya no se debe saludar de beso y abrazo, y deben suspenderse eventos públicos masivos dependiendo si tiene mucha afluencia de extranjeros y si es en un estado con transmisión comunitaria.

En Estados Unidos, un país con 300 millones de habitantes, están en la etapa de transmisión comunitaria, concentrada en Washington, Nueva York, Oregón y California. El vecino del norte detectó su primer caso el 23 de febrero y pasaron 33 días hasta que llegó a esta fase de ascenso en el número de casos con transmisión comunitaria.

“Nosotros detectamos el primer caso el 27 de febrero. En nuestras modelaciones matemáticas habíamos calculado hasta 40 días antes de que llegáramos a la fase de transmisión comunitaria; sin embargo, si tomamos la experiencia directa de Estados Unidos, Alemania o España, es probable que tuviéramos 30 días de lapso, esto quiere decir que de aquí a 15 días aproximadamente podríamos estar en una fase de transmisión comunitaria”, advirtió el Subsecretario y vocero del coronavirus.

En el escenario tres ya se cuentan los casos por miles, por lo que se vuelve mucho más difícil el rastrear a todos los contactos y ponerlos en aislamiento si desarrollan la enfermedad.

“Aquí son mucho más importantes otras medidas de manejo comunitario que podría cancelar festivales, ferias, maratones, carreras, etcétera. Importantísimo, esto se tiene que hacer de manera analizada y selectiva de acuerdo al riesgo”, aseveró López-Gatell.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button