Salud

Dónde poner tu mente cuando haces ejercicio o estás adolorida

Te dejamos una guía para mejores resultados sobre dónde poner tu mente en diferentes situaciones. Toma nota y aplica estos consejos.

Agencias

No hay duda de que la conexión mente-músculo –enfocarte de forma consciente en las partes del cuerpo que estás entrenando– es la clave para mejores resultados.Pero, ¿qué tal si te dijéramos que no ponerle atención a tus bíceps o glúteos es lo mejor? Aquí una guía.

Dónde poner tu mente

 

ENFÓCATE EN TUS MÚSCULOS

 

Cuando estés aprendiendo un nuevo ejercicio

Si estás intentando dominar un nuevo movimiento, una conexión mental asegura que lo hagas bien y obtengas todos los beneficios.

Cuando tienes un desequilibrio o una lesión

El cerebro es muy poderoso: pensar en contraer un músculo puede hacerlo más fuerte. ¿Tobillo lastimado? Imagina que lo estás flexionando.

Cuando estás haciendo un entrenamiento rápido

La calidad importa más, cuando la cantidad es limitada. Al hacer una rutina rápida, concéntrate en el músculo principal que estás trabajando.

Foto: Unsplash

ENFÓCATE EN ALGO MÁS

 

Cuando estás cargando mucho peso

Si vas a levantar mucho en pocas repeticiones –piensa en un 80% de tu esfuerzo máximo– intenta concentrarte en mover el peso, no en tus músculos.

Cuando estás cansada

Si no tienes la energía mientras corres o haces entrenamiento de fuerza, distraerte con música (o lo que quieras), debería hacer que la tarea sea más fácil.

Cuando estás adolorida

Para el descanso activo (yoga), pon atención a tu respiración, una pared o cualquier cosa que no sea tu cuerpo. Si una pose duele, detente.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button