Viral

El día que los Caballeros Templarios se metieron a una fiesta del CJNG

Por Agencias

Supuestos miembros de los Caballeros Templarios relataron el día que se metieron a una fiestadel Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Guadalajara, Jalisco.

Según dieron a conocer los sicarios, viajaron a la entidad para hacer investigación de inteligencia por orden de Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, y Nazario Moreno González, El Chayo, líderes de los Templarios y La Familia Michoacana.

Los hombres viajaron desarmados, con identificaciones falsas del estado de Querétaro y haciéndose pasar por empresarios que buscaban poner un negocio en la capital jalisciense.

Durante sus pesquisas, el grupo decidió entrar a un bar para disfrutar del ambiente nocturno de la ciudad; en el lugar, fue abordado por unas jóvenes que pidieron hacerle compañía.

Aunque los sicarios mintieron sobre sus identidades, luego de que el centro nocturno cerrara, las mujeres los invitaron a una fiesta privada que se celebraba en honor al hermano de una de ellas.

Tras aceptar, todos se trasladaron hasta una zona residencial, donde había autos de lujo y un cerco de seguridad impresionante.

Pese a que los miembros de los Caballeros Templarios pensaron que se trataba de la fiesta de gente adinerada, pronto se dieron cuenta de que al domicilio arribó un convoy de camionetas con las siglas CJNG, por lo que pensaron que todo había sido una treta para sacarles información, torturarlos y asesinarlos.

Sin embargo, fueron presentados ante el hermano de la joven, quien era el jefe de plaza de Guadalajara, y este los invitó a disfrutar de la fiesta, no sin antes interrogarlos minuciosamente sobre sus identidades, motivo de su estadía en la ciudad y cómo habían conocido a su hermosa pariente.

Aunque eran bienvenidos, el grupo pronto se dio cuenta de que los asistentes podían ser muy hostiles, ya que uno de ellos les advirtió que habría bastado que fueran michoacanos para que los ejecutaran y ‘dejaran un narcomensaje a esos perros de los Templarios’; además, les dijo que el CJNG ya estaba preparando invadir Michoacán haciendo uso de su propia gente.

Debido al temor que les inspiraba estar en medio de sus enemigos, los sicarios se despidieron de sus anfitriones bajo la excusa de que se tenían que retirar para descansar y luego de varios argumentos convincentes, el jefe de plaza les entregó una clave para que no tuvieran problemas durante su estancia en Guadalajara.

Tras explicar a La Tuta y a El Chayo lo ocurrido, estos decidieron enviar a otro grupo para terminar con las labores de inteligencia en Jalisco y evitar que fueran reconocidos y exterminados; sin embargo, el CJNG nunca se enteró de que recibió en sus propios dominios a sus rivales de los Caballeros Templarios.

¿Qué te parece?

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button