Internacional

El infierno de California alcanza a Oregon, donde 500 mil personas huyen y lloran por sus pérdidas

Las evacuaciones en Oregon debido a los incendios llegaron al medio millón, más del 10 por ciento de la población de 4.2 millones del estado. Muchos de los habitantes son migrantes latinos.

Agencias
 

PHOENIX, Oregon, EE.UU.

 

Crecen los incendios en zonas densamente pobladas del noroeste de Oregon y cientos de miles de personas reciben instrucciones de huir de las llamas. Muchos de los pobladores son migrantes de escasos recursos.

Artemio Gutiérrez contemplaba con impotencia los restos de su vivienda móvil. Sus hijos, sentados en la caja de su pick up, esperaban mientras recogía algunos objetos: una jarra de cerámica con una carita sonriente, unas casitas de juguete y una cruz formada por dos piezas de vidrio fundidas.

 

Gutiérrez, padre soltero de cuatro hijos, estaba trabajando en un viñedo cercano cuando vio la densa humareda que avanzaba sobre el valle del río Rogue. Tuvo apenas tiempo para recoger a sus hijos del parque de viviendas móviles donde viven con decenas de familias mexicanas y escaparon con la ropa que llevaban puesta.

“Voy a empezar de nuevo. No es fácil, pero tampoco es imposible. Debes ser fuerte en situaciones como ésta”, dijo Gutiérrez, que apenas había regresado del funeral de su madre en México. Parques enteros de viviendas móviles habitadas en su mayoría por inmigrantes mexicanos que trabajan en los viñedos o en la construcción quedaron reducidos a cenizas.

 

“Somos como una sola familia. Nos conocemos desde hace años, desde que llegamos o incluso antes”, dijo Gutiérrez acerca de sus vecinos del parque Talent Mobile Estates. “Vivimos al día”.

Las evacuaciones en el estado debido a los incendios llegaron al medio millón, más del 10 por ciento de la población de 4.2 millones del estado, informó la Oficina de Manejo de Emergencias de Oregon el jueves por la noche.

Un incendio que se aproximaba a Molalla dio lugar a la orden de evacuar la población de 9 mil habitantes situada 48 kilómetros al sur de Portland. Una patrulla policial recorría las calles con un parlante que repetía “evacuar ya”.

Se trasladó a las presas de una cárcel de mujeres en los suburbios de Portland “por precaución”, dijo el Departamento Penitenciario estatal.

 

Ante la posibilidad de fusión de dos grandes incendios, se ordenó el retiro de algunos bomberos del condado de Clackamas, que incluye Molalla, debido al peligro. Las autoridades trataron de tranquilizar a los pobladores que abandonaban sus hogares y la policía dijo que reforzaría las patrullas para prevenir los saqueos.

 

“No los hemos abandonado”, aseguró la jefatura de bomberos por Twitter.

Muchos vecinos de la pequeña población de Phoenix, cerca del límite con California, contemplaban una escena de devastación después del paso de las llamas. Un parque de viviendas móviles, casas y negocios estaban reducidos a escombros en la tierra arrasada.

 

INCENDIOS DEJAN MUERTES EN CALIFORNIA

Un incendio forestal en el norte de California se convirtió en el más letal en lo que va del año, después de que las autoridades anunciaron siete nuevos decesos para un total de 10, y con la latente posibilidad de que la cifra aumente debido a que las cuadrillas de rescate buscan a 16 personas que continúan desaparecidas.

Policías y detectives del condado de Butte encontraron siete cuerpos el jueves, un día después de que se descubrieran los restos de otras tres víctimas.

Entre los desaparecidos se encuentran Sandy Butler y su esposo, quienes llamaron a su hijo para decirle que iban a intentar escapar de las llamas metiéndose en un estanque.

 

“Seguimos esperando y orando por buenas noticias”, dijo Jessica Fallon, quien tiene dos hijos con el nieto de Butler y los considera como sus propios abuelos. “Todo lo demás es reemplazable, pero no la vida de mis abuelos. Preferiría perderlo todo que a ellos dos. Son los que mantienen a la familia unida”.

Podrían encontrarse más cuerpos a medida que las cuadrillas avanzan por las áreas devastadas. Un equipo de antropólogos de la Universidad Estatal de Chico colaboraban en la búsqueda, informó el capitán de la policía del condado, Derek Bell.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button