Internacional

El insólito agujero de ozono en el Ártico comienza a cerrarse debido a las condiciones metereológicas

El agujero de la capa de ozono en la Antártida se intensificó hace décadas por las emisiones industriales de gases CFC que destruyen el ozono, un gas que protege la vida en la Tierra de los rayos ultravioleta.

Agencias

Madrid

 

El agujero sin precedentes en la capa de ozono estratosférico sobre el Ártico registrado en las últimas semanas se ha cerrado debido a la irrupción de aire rico en ozono por la división del vórtice polar, un ciclón persistente a gran escala en la zona ubicado en la media y alta troposfera y la estratosfera.

“El agujero de ozono sin precedentes del Hemisferio Norte en 2020 ha llegado a su fin. El vórtice polar se ha dividido, pemitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico” , afirma en su cuenta de Twitter el Servicio de Monitoreo de Atmosfera Copernicus, que señala que la situación ha seguido sus pronósticos de la semana pasada.

Copernicus añade que si bien parece que el vórtice polar aún no ha llegado a su fin y se reformará en los próximos días, los valores de ozono no volverán a los niveles muy bajos vistos a principios de abril.

 

Copernicus ECMWF@CopernicusECMWF

The unprecedented 2020 northern hemisphere has come to an end. The split, allowing -rich air into the Arctic, closely matching last week’s forecast from the Monitoring Service.

More on the NH Ozone hole➡️https://bit.ly/39JQRU8 

Video insertado

 

Condiciones meteorológicas especiales provocaron entonces un inusual agotamiento del ozono estratosférico sobre el Ártico esta primavera, del mismo modo que se produce desde hace décadas en la Antártida tras concluir el invierno austral. La pérdida de este gas llegó al 30 por ciento en la vertical del Polo Norte, con temperaturas por debajo de -80 grados Celsius. Normalmente, la estratosfera sobre el Ártico es demasiado cálida y el vórtice polar demasiado inestable para que se dieran esas condiciones.

El agujero de la capa de ozono en la Antártida se intensificó hace décadas por las emisiones industriales de gases CFC que destruyen el ozono, un gas que protege la vida en la Tierra de los rayos ultravioleta. La prohibición de estos compuestos en el Protocolo de Montreal en 1989 ha permitido que ese fenómeno -inusual en el Ártico- disminuya en la actualidad.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button