Salud

Estudian si un fármaco experimental contra el cáncer puede detener al coronavirus cuando se replica

Agencias

Investigadores estudian si un medicamento experimental contra el cáncer podría evitar que las personas se infecten con el nuevo coronavirus. El fármaco es una pieza de ADN sintético llamada ‘aptámero’ que se une a una proteína llamada nucleolina que se encuentra en la superficie de las células. Estudios anteriores demostraron que el aptámero previene que varios tipos de cáncer “secuestren” la nucleolina, repliquen la enfermedad e infecten otras células.

El equipo de la Universidad de Louisville en Kentucky, Estados Unidos, se encuentra realizando pruebas para confirmar si la tecnología podría usarse para evitar que el virus se replique y se propague por todo el cuerpo.

El aptámero fue descubierto por un equipo dirigido por la doctora Paula Bates, profesora de medicina en la Universidad de Louisville.

“Como muchos científicos, tan pronto como escuché sobre el nuevo coronavirus, quise ayudar y comencé a pensar en cómo mi área de investigación podría cruzarse con los esfuerzos de investigación del COVID-19”, explicó en un comunicado.

El equipo de la Universidad de Louisville en Kentucky, Estados Unidos, se encuentra realizando pruebas para confirmar que la tecnología podría usarse para evitar que el virus se replique (REUTERS/Nick Oxford) (NICK OXFORD/)

 

Bates planea trabajar en el Laboratorio de Biocontención Regional de la Universidad de Louisville, uno de los 12 laboratorios de biocontención regionales y dos nacionales en los Estados Unidos.

El laboratorio contiene instalaciones de Bioseguridad Nivel 3 que protegen a los investigadores de la exposición a los patógenos que están examinando. Bates manifestó que probó el medicamento en las células, pero espera comenzar pronto los ensayos clínicos en humanos.

“Por lo general, desarrollar un medicamento desde cero lleva muchos, muchos años y tendrías que hacer muchas pruebas en animales para tratar de demostrar que es seguro”, dijo.

Se probará la seguridad en células y luego se verá si funciona en estudios clínicos en humanos. Y luego todo el proceso lleva años. ‘Debido a que esto ya se ha probado en humanos, en pacientes con cáncer y planearíamos usarlo y dosificarlo de una manera muy similar para los pacientes que tienen COVID-19, esperamos poder cortar mucho tiempo allí”, agregó.

 

El fármaco 'aptámero' se probará la seguridad en células y luego se verá si funciona en estudios clínicos en humanos (REUTERS) (US NAVY/)

 

Se espera que su equipo reciba la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) rápidamente para comenzar los ensayos. Debido a que una vacuna puede tomar entre 12 y 18 meses antes de llegar al mercado, la directora del proyecto cree que los tratamientos podrían ayudar a retrasar la propagación.

“Podrían llegar tan temprano para evitar que el virus se propague en sus cuerpos y eso evitaría que se enfermaran gravemente por esto, pero también para las personas que ya se han enfermado gravemente”, analizó Bates.

“Hay algunas pruebas para creer que si puede reducir la cantidad de virus en el cuerpo, reducir aún más la propagación, podría beneficiarlos”.

 

El aptámero fue descubierto por Paula Bates, John Trent y Don Miller, de la Universidad de Louisville (REUTERS/Nick Oxford) (NICK OXFORD/)

 

El aptámero fue descubierto por Paula Bates, John Trent y Don Miller, quienes lo aplicaron de diversas maneras, especialmente como un posible fármaco terapéutico contra múltiples tipos de cáncer. Con la actual pandemia mundial de coronavirus y la enfermedad COVID-19 que causa, Bates se asoció con el compañero investigador Kenneth Palmer para aplicar la tecnología una vez más.

Palmer, director del Centro de Medicina Predictiva para Biodefensa y Enfermedades Infecciosas Emergentes (CPM, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Louisville, realizó experimentos de prueba de concepto que demostraron que el aptámero era efectivo contra el virus en dosis que investigaciones anteriores han demostrado ser seguras en pacientes. Palmer también está trabajando en otro posible tratamiento con COVID-19, Q-Griffithsin, desarrollado en Louisville en asociación con el Instituto Nacional del Cáncer y la Universidad de Pittsburgh.

En los Estados Unidos, hay más de 868.000 casos confirmados del virus y alrededor de 49.000 muertes.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button