Deportes

Fallece Stirling Moss, el ‘campeón sin corona’ de la F1

Laureado con 16 victorias en Grandes Premios entre 1955 y 1961 sin haberse proclamado nunca campeón del mundo de Fórmula 1, el británico Stirling Moss, “campeón sin corona” del automovilismo, falleció a los 90 años.

“Simplemente cerró los ojos” tras una larga enfermedad, declaró Susie Moss a la agencia británica PA.

El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Jean Todt alabó en Twitter la memoria “de una verdadera leyenda del deporte del automóvil que seguirá para siempre entre nosotros”.

 

Jean Todt

@JeanTodt

Very sad day. Stirling Moss left us after a long fight. He was a true legend in motor sport and he will remain so forever. My thoughts go out to his wife Suzie, his family, his friends

Ver imagen en Twitter

Eclipsado por el argentino Juan Manuel Fangio, Moss finalizó segundo del Mundial en cuatro ocasiones (1955, 1956, 1957 y 1958), y otras tres fue tercero, sin lograr nunca alzarse con el título, lo que le valió su apodo.

En 1962 se vio obligado a poner fin a su carrera como piloto luego de un violento accidente en el circuito británico de Goodwood que le provocó un mes en coma y seis meses con parálisis en el cuerpo.

Su carrera en la Fórmula 1 estuvo a caballo entre el final de la época gloriosa de Fangio y los inicios de Jim Clark, lo que le privó de mayores éxitos.

 

Enrico Tornello

@EnricoTornello

Stirling Moss fue subcampeón cuatro veces consecutivas (55-56-57-58).
Es el piloto no campeón mundial con más victorias y kms liderando un GP. El segundo no campeón con más poles y récords de vuelta.

¿Y saben qué? Ganó más GPs (16) que más de la mitad de los campeones.

Ver imagen en Twitter

Velocidad y resistencia

Pero la trayectoria deportiva de Sir Stirling -recibió el título honorífico en 1999- no se limitó a la F1. Resistencia, carreras de montaña… en su palmarés lucen 212 victorias en 529 carreras disputadas en total.

Moss conquistó las 24 Horas de Le Mans en 1956 para Aston Martin y se hizo con una victoria mítica en las ‘Mille Miglia’ en 1955 con Mercedes-Benz.

Aquel día, junto a su compañero el periodista inglés Dennis Jenkinson, superó a Fangio, el argentino también con Mercedes, al término de 1.600 kilómetros en cerca de 10 horas de carrera.

La imagen de su rostro ennegrecido por el polvo y el aceite en la que se perfila la silueta de sus gafas es una de las más icónicas del automovilismo.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien puede ver

Close
Back to top button