Salud

Fluoxetina: para qué sirve y cuáles son sus efectos secundarios

 

La fluoxetina es un medicamento que pertenece a la familia de los antidepresivos. Es  un medicamento que se inventó en los años 70, fue un parteaguas en el tratamiento de la depresión y la psiquiatría, de acuerdo con información de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Para qué sirve la fluoxetina?

 

La fluoxetina es un antidepresivo conocido mayormente para tratar la depresión, ya sea de carácter leve o grave.

Es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, una sustancia presente en las neuronas y que realiza la función de neurotransmisor.

Pertenece al grupo de los ISRS. Se denomina ISRS a los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Su finalidad es ayudar a restablecer el equilibrio químico en el cerebro del paciente para evitar que aparezcan los síntomas propios de la depresión.

Es un fármaco que debe ser recetado bajo prescripción médica por un psiquiatra, quien deberá hacer un seguimiento periódico del paciente para determinar su nivel de efectividad y la aparición de posibles efectos secundarios.

¿La fluoxetina sirve sólo  para la depresión?

Puede tener muchos usos; para controlar los impulsos, ayuda en impulsos en trastornos de personalidad, coadyuvante en la anorexia y bulimia.

Una de sus principales funciones es que nos va a dar un efecto activador durante el día. Por eso se recomienda tomarlo durante la mañana para potenciar su efecto, si lo tomas de noche puede provocar insomnio.

La fluoxetina se comercializa bajo distintos nombres comerciales, siendo Prozac ® posiblemente la marca de antidepresivo más reconocible en el mundo entero. Otros nombres comerciales de Fluoxetina son: Adofen ® y Reneuron ®.

¿Cómo usar la fluoxetina?

La presentación de la fluoxetina es en cápsulas, en tabletas y en cápsulas de liberación retardada (libera el medicamento en el intestino).

Se puede tomar con o sin alimentos. La presentación es en cápsulas para tomar por vía oral.

Se recomienda tomarlo por la mañana o antes del medio día, de acuerdo con información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Las cápsulas de liberación retardada de fluoxetina, por lo general, se toman una vez a la semana. La fluoxetina (Sarafem), por lo general, se toma una vez al día, ya sea todos los días o en determinados días del mes.

La recomendación médica es que se debe tomar fluoxetina aproximadamente a las misma horas todos los días y seguir la dosis que el médico le recomiende.

Su acción prolongada también interviene en el restablecimiento del nivel natural de los neurotransmisores que se ocupan del buen funcionamiento del cerebro. Y es que se ha demostrado que una de las causas que pueden explicar la depresión guardaría relación con su desequilibrio. También se emplea en personas que tienen ansiedad o problemas de sueño.

¿Qué dosis es necesaria?

La dosis que hay que tomar dependerá de algunos aspectos importantes, como el tipo de enfermedad a tratar, la edad del paciente o cómo de intensos sean los síntomas, y siempre será el médico quien prescriba la mejor opción para cada paciente. Suele presentarse en cápsulas de 20 miligramos y emplearse en dosis que van de los 20 a los 60 miligramos al día.

¿Cuánto tarda en hacer efecto este fármaco?

Normalmente, los efectos de la fluoxetina empiezan a observarse al cabo de tres semanas, aunque de una persona a otra puede variar.

Por regla general, la depresión comenzará a bajar tras los primeros 14 días de tratamiento, hasta que el medicamento alcance su mayor efectividad, en torno a las 4 u 8 semanas.

¿Qué otro uso se le da a la fluoxetina?

En ocasiones, la fluoxetina también se usa para tratar el alcoholismo, el trastorno de déficit de atención, el trastorno límite de la personalidad, los trastornos del sueño, los dolores de cabeza, las enfermedades mentales, el trastorno de estrés postraumático, el síndrome de Tourette, la obesidad, los problemas sexuales y las fobias.

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?

 

  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Boca seca
  • Acidez
  • Bostezos
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Cambios en el deseo o capacidad sexual
  • Dolor de cabeza, confusión, debilidad, dificultad para concentrarse o problemas de memoria.

En caso de tener los siguientes síntomas, es importante llamar de inmediato al médico:

Sarpullido, urticaria o ampollas

Fiebre, sudoración, temblores y ritmo cardiaco rápido

Dificultad para tragar y respirar

Convulsiones

Sangrado

Inflamación del rostro, garganta, labios , cuello, manos, pies o piernas

Contraindicaciones e interacciones

 

De acuerdo con información de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), este fármaco no supone un riesgo de adicción para el paciente, aunque se deben extremar las precauciones en el caso de personas con trastorno bipolar, niños y adolescentes. Se trata de un fármaco que el organismo tolera adecuadamente, pero hay que prestar atención y tener cuidado si se combina con otros.

El uso de este medicamento está justificado en los pacientes que padecen ciertas enfermedades psiquiátricas, pero es preciso valorar detenidamente cada situación. En el caso de las embarazadas, supone un posible riesgo de malformación en el feto.

Durante la lactancia, la fluoxetina se excreta a través de la leche materna. Por eso, si la paciente debe seguir con el tratamiento, el médico debe valorar la posibilidad de interrumpir la lactancia materna. En caso contrario, debería reducir la dosis de fluoxetina.

 

La suspensión del tratamiento debe hacerse gradualmente durante un periodo de 7 a 14 días para que los síntomas no vuelvan a aparecer y reducir así el riesgo de padecer los efectos causados por su retirada como dolores de cabeza, ansiedad o trastornos del sueño.

El paciente nunca deberá dejar el tratamiento por sí mismo y deberá continuar con lo prescrito por el médico, incluso si se siente mucho mejor. Al menos, antes de hacerlo deberá consultarlo con el profesional encargado.

Durante el tratamiento de la depresión, es muy importante que avises a tu médico o farmacéutico si notas que sus síntomas pudieran estar empeorando.

 

Igualmente, si tienes un familiar que está tratándose con fluoxetina o con cualquier otro antidepresivo, es muy importante que adviertas al médico si observas alteraciones del humor o cambios del comportamiento que podrían ser síntomas indicativos de un posible agravamiento de la depresión.

Normalmente, los efectos van a aparecer gradualmente en un periodo de varias semanas, por tanto, si al principio del tratamiento notas que los efectos de tu medicación no son suficientes para controlar tus síntomas, consulta a tu médico; pero no modifiques nunca las dosis sin su consentimiento.

 

También es muy importante que no suspendas nunca la fluoxetina, así como cualquier otro antidepresivo de forma brusca, debido a que podría aparecer un efecto rebote, con una sintomatología mayor incluso que la inicial.

Por tanto, consulta siempre con tu médico cómo debes de suspender estos tratamientos.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button