Avance

Inspecciones laborales atoran T-MEC; Presidente rechaza supervisión

López Obrador plantea que se constituyan paneles de expertos de los tres países que diriman controversias en las empresas

CIUDAD DE MÉXICO.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó el planteamiento de estadunidenses para supervisar los centros de trabajo en México y así verificar que cumplan con las condiciones laborales establecidas en el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

En lugar de inspectores, la contrapropuesta mexicana es que se constituyan paneles de expertos de los tres países, quienes se encargarían de revisar la implementación de la ley laboral.

Ante la posibilidad de que se le hagan cambios de última hora al tratado, el Presidente subrayó que el Ejecutivo consultará al Senado de la República, sin retrasar la firma.

En EU, sindicatos han presionado a los demócratas para que no ratifiquen el
T-MEC, ya que dudan que México realmente cumpla con las adecuaciones laborales acordadas.

México rechaza inspectores

La propuesta es que sean paneles de expertos de los tres países quienes revisen que se cumpla la ley.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que Estados Unidos impulsa una propuesta para que inspectores realicen verificaciones en los centros de trabajo de México para comprobar que las empresas cumplen con los compromisos laborales adquiridos en el T-MEC.

El nuevo requisito es con el fin de consolidar la ratificación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

En su conferencia de prensa matutina, el Presidente dijo que la propuesta fue rechazada y que se propuso que, en lugar de los inspectores, constituir paneles de expertos de los tres países, los cuales tendrían a su cargo revisar la implementación de la norma laboral en caso de que existiera una controversia en alguna empresa.

Además, en el caso de modificaciones o adiciones de última hora al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el Senado debe ser consultado, pues se trata de un adendum.

Al destacar que los empresarios mexicanos están en todo su derecho de manifestarse en contra de la propuesta de que funcionarios extranjeros verifiquen si se cumple con la nueva ley laboral que contempla, entre otras cosas democracia sindical y procesos de justicia laborales apegados a derecho, el jefe del Ejecutivo destacó que el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, tiene toda su confianza para representarlo en las negociaciones trilaterales, pero antes de firmar algún punto adicional al tratado, los senadores deberán dar sus consideraciones.

“Ya que él (Seade) esté satisfecho, antes de firmar, que pida un tiempo, que se abra un paréntesis para consultar a los senadores mexicanos, aunque la ratificación se dé después, pero que antes de, se consulte para recoger la opinión del Senado; aún de manera informal que se les dé a conocer (…) de todas maneras el Senado tiene que ratificar porque es un adendum y no, lleva mucho tiempo, no vamos a atrasar, a ver si en un día tenemos una consulta con ellos”, indicó el Presidente de la República.

La postura de México —estimó el Presidente—  considera que la verificación del cumplimiento de la normatividad laboral debe darse en condiciones de igualdad y en caso de que no se cumpla lo mandatado, se reponga el procedimiento y se normalice la situación.

“Nosotros no aceptamos eso, el que haya una especie de inspectores para ver si una empresa cumple con lo establecido por la ley”, apuntó López Obrador al admitir que se trata de un tema complejo que divide a trabajadores y empresarios.

“Tiene una parte que ven bien los trabajadores y una parte que no gusta a los empresarios, los trabajadores consideran que es una garantía para que realmente se cumpla lo que está en la ley (…) en el caso de los empresarios, con razón también argumentan que esto puede ahuyentar la inversión o tiene el propósito de que no haya la confianza suficiente para el establecimiento de las empresas si existen estos mecanismos de verificación de compromisos”, explicó en su conferencia de prensa.

Esto último haría que las empresas norteamericanas se quedaran en su país, consideran los empresarios, de acuerdo con lo señalado por el Presidente de México.

EL DEBATE, POR AÑO ELECTORAL

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el asunto de la aprobación del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)  es complejo, ello ante la pregunta de que si el tema podría descarrilar su ratificación.

“Este tema es complejo, pero lo estamos atendiendo con toda claridad, con toda transparencia. Tenemos un buen negociador, Jesús Seade, que está en esto, estamos informados y él ya sabe qué sí y qué no”, explicó en la conferencia de prensa matutina.

El Presidente comentó que por la situación política y electoral que se vive en estos momentos en los Estados Unidos es que surgen estas implicaciones.

De cara a las elecciones en 2020, los demócratas han recibido presiones de los sindicatos que exigen garantías para que México no retroceda en el compromiso  de fortalecer los derechos laborales.

Ayer el canciller Marcelo Ebrard recordó a los senadores que ya se le había informado a Richard Trumka, dirigente de AFL-CIO, que la legislación laboral mexicana es más avanzada de toda América al día de hoy.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button