Avance

Itzel tenía 19 cuando desapareció en la CdMx. Ya son siete años que su familia no la ve y pide ayuda

Este 21 de agosto se cumplen siete años de la desaparición de Itzel Abigail Santiago Zavala en la Ciudad de México. Hasta la fecha las autoridades siguen sin tener una línea de investigación sólida sobre el caso, denunció su familia.

Agencias

Ciudad de México

 

Detrás de la ficha de búsqueda de una persona desaparecida hay un mar de dolor; una familia mutilada, en la sombra de la incertidumbre. Así lo comparte y lo muestra Juana Zavala Vera, madre de Itzel Abigail Santiago Zavala, joven desaparecida en la Ciudad de México.

Abigail cumple siete años de desaparecida este 21 de agosto y hasta la fecha las autoridades siguen sin tener una línea de investigación clara del caso, de acuerdo con la familia.

 

“Este mes para mi es muy duro, es muy doloroso llegar a esta fecha. La desaparición es peor que si ella hubiera fallecido porque así yo sabría a donde ir a llorarle, pero no es así”, narró Juana Santiago en entrevista con SinEmbargo.

La madre cree que su hija pudo ser víctima del delito de trata por lo que pide a la ciudadanía empatía y que, al ver una ficha de búsqueda, en especial si es la de su hija, observen con atención.

 

“Detrás de esa ficha (de búsqueda) hay mucho dolor porque nos falta un pedacito de nuestro corazón. No puedo decir que a Itzel se la tragó la tierra porque la tierra no se traga a las personas, más bien siento que fue víctima de la gente mala que, desgraciadamente por el dinero, hacen cosas malas no importándole el dolor de los demás y el dolor que nos causan a sus familiares”, expresó la mujer.

A nivel nacional, al menos 74 mil 435 personas están desaparecidas, de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) al corte del 15 de agosto de 2020.

En la Ciudad de México el número asciende a 2 mil 513 personas desaparecidas, de las cuales 893 son mujeres, la mayoría de ellas (218) en un rango de edad entre los 15 a 19 años, y 172 son de entre 20 y 29 años, muestran las cifras oficiales.

 

NIÑA GUERRERA

 

Itzel Abigail tenía 19 años cuando desapareció. La chica en ese entonces era comerciante y anhelaba mucho ser mamá; quería tener una hija.

Su madre la describe como una verdadera guerrera: Abigail tenía solo dos años de edad cuando tuvo cáncer. Luchó por tres años y lo venció.

“Dios le dio una oportunidad. Me la dejó vivir. Le dio leucemia de niña y salimos adelante tanto ella como yo. No hubo ninguna recaída, pero mire lo que son las cosas: ahora me la arrebatan”, platicó Juana.

Las circunstancias en las que Itzel Abigail desapareció aún no quedan establecidas, ni son claras, explicó Juana Zavala. Sus padres, antes de salir a un retiro matrimonial, la vieron por última vez en casa, pero al regresar ella ya no estaba y ya jamás se supo nada.

 

Ese día, contó la madre, Itzel acudió temprano al mercado a comprar insumos para la comida, regresó a su casa y escuchó música. “Estuvo muy contenta”, comenta la mujer.

Juana y su esposo, el padre de Itzel, salieron de la casa cerca de las 4 de la tarde a un retiro para la renovación de sus votos matrimoniales. “Cuando nosotros salimos, ella ya estaba arreglada porque se iba a ver con su novio”.

 

Los padres quedaron en el entendido que la joven se vería más tarde con su pareja. Cuando llegaron a la vivienda, cerca de las 10 de la noche, se percataron que ella no estaba y comenzaron a buscarla.

Primero preguntaron por ella a su hermana mayor, quien vive a cuadras de la vivienda, pero la joven no sabía nada. Posteriormente buscaron a la prima con la que Itzel pasaba mucho el tiempo, quien dijo que tampoco la había visto.

Esa noche del 21 de agosto y parte del día siguiente, los padres preguntaron a parientes y amigos, pero tampoco supieron dar razón de la joven, por lo que los familiares no esperaron y acudieron ante las autoridades.

 

“Fuimos a la delegación de la comunidad. Nos dejaron esperando al Ministerio Público una hora, hasta que pasó un policía y me preguntó que a quien esperaba, yo le dije que íbamos a levantar una denuncia porque no encontraba a mi hija”, narró la mujer.

Juana recordó que el policía le dijo: “Uy no, aquí no les van hacer caso, mejor váyase a CAPEA”.

Los padres acudieron al entonces Centro de Atención a Personas Extraviadas o Ausentes (hoy Fiscalía Especializada de Personas Desaparecidas) a interponer la denuncia.

 

“Sí nos levantaron la denuncia ese día, pero, como siempre, revictimizándonos porque es lo primero que hacen. Nos culparon a nosotros de maltrato, siendo ni investigaban y pues ahí en CAPEA no se llevó ninguna investigación. Nada hicieron por encontrar a mi hija.

NADIE SUPO NADA

 

Juana Zavala destacó que a lo largo de siete años las autoridades poco avanzan en las investigaciones. La madre destacó que tampoco han podido tener una estabilidad en la carpeta de investigación porque constantemente los cambian de Ministerio Público y ninguno de los funcionarios ha logrado concreta algo, y obtener algún rastro que permitan dilucidar lo que ocurrió con Itzel o una pista de su paradero.

La mujer insistió en que solo ha obtenido de las autoridades revictimización e incluso criminalización. Juana explicó que debido a que ella gritaba, el Ministerio Público trató de culparla de la desaparición de Itzel.

 

“Pasé por un MP o por otro y por otro; incluso uno de ellos se atrevió a amenazarme al decirme que cuando la cloaca se destapara, ellos iban a proceder contra mía. Yo recuerdo que le dije ‘pues tráigame a mi hija y si yo soy responsable de algo yo lo asumo, pero tráigame a mi hija, presénteme a mi hija’”, narró la mujer.

Juana Zavala explicó que la pareja de Itzel fue citada comparecer y declarar, pero él aseguró que no vio ni se comunicó con la joven ese día.

“Hasta la fecha no tengo ninguna línea de investigación. En estos siete años no se sabe nada de ella. Es muy desesperante no tener ni una pista o un rastro”, dijo.

La escasa y poca investigación o diligencias que pudieran hacer las autoridades ahora se han visto mermadas por la contingencia sanitaria ante la COVID–19, añadió la entrevistada.

 

“Ahora por la pandemia su búsqueda solo es por las redes sociales. Para mí es doble el dolor porque tengo que estar encerrada”, dijo la madre.

Juana Zavala tiene la esperanza de encontrar pronto a su hija, por lo que pidió a la ciudadanía empatía y apoyo para localizar a Itzel.

 

“A la gente yo quisiera decirles que nos ayuden a encontrar a nuestros hijos, que no sean indiferentes.  Ayudarían tal vez viendo una ficha de un desaparecido en un poste en una pared  y fijarse, porque quizá después pudieran ver a mi hija. Yo le pido a la gente que  por favor me ayuden a encontrar a mi hija, que se unan a la búsqueda de nuestros hijos, por favor”, expresó.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button