Espectáculos

Kyrgios, un rey que pasó del odio al amor

El campeón del Abierto de Acapulco cuenta en entrevista con Excélsior sobre un título que no esperaba conquistar en México

Por Agencias

ACAPULCO.

 ¿Qué he hecho para ser el malo del cuento?”, preguntó Nick Kyrgios después de ser abucheado por el público en Acapulco. “Díganme, ¿soy el único que avienta la raqueta? —silencio en la sala— Cada quien tiene su estilo de juego y este es el mío, le guste a quien le guste”.

Después de una semana de controversia, fuertes declaraciones de Rafa Nadal, odio y amor de los espectadores… Así se despidió el campeón de la edición 2019 del Abierto Mexicano de Tenis.

Un tenista que en una semana pasó de ser el villano a ser el héroe. Porque el talento del joven australiano de 23 años supera el hecho de que se fuera a pasear en jet ski a dos horas de la final; porque no importó que estuviera en la fiesta del Abierto hasta las cinco de la mañana antes de sus partidos de semifinales y final. Al terminar la semana, Kyrgios fue el mejor.

Llegué a todos mis partidos pensando en que los perdería. El día que me tocó Rafa (Nadal) me intoxiqué, cuando vi que sería Stan (Wawrinka) después supe que él era el favorito. Lo mismo con (Alexander) Zverev, por eso decidí ir al jet ski, no pensé que tuviera oportunidad”, expresó Kyrgios, cinco veces ganador en la ATP, en entrevista con Excélsior.

Llegó a Acapulco como el 72 del ranking y subirá al menos 30 posiciones. Pero más allá de lo que representa su primer triunfo desde Brisbane 2018 en la clasificación, lo importante es que en el puerto guerrerense encontró la balsa que lo rescató cuando se estaba ahogando.

He estado lidiando con problemas fuera de la cancha, he tratado de encontrar ayuda. Apenas la semana pasada en Delray Beach me senté con mi familia y mi entrenador y no sabían cómo hablar conmigo, me había derrumbado”. Pero una semana, cuatro victorias, y un título, revivieron la esperanza en alguien que la había perdido.

Esta victoria es masiva para mí, es increíble cómo pueden cambiar las cosas si continúas intentando luchar contra tus conflictos internos”, continuó Kyrgios, un jugador que como Nadal dijo “tiene el talento para ganar Grand Slams y pelear los primeros lugares de la clasificación”. Y es que si pudo vencer a tres top 3 (Isner 9, Zverev 3, Nadal 2) y un triple ganador de Grand Slam (Wawrinka) en una semana sin entrenar, sin dormir y comer de forma adecuada, ¿cómo sería con un poco de disciplina? Tal vez Acapulco represente un cambio o tal vez, como él dijo, “una persona no se puede transformar”.

Hay algo en mí que nunca cambiará, me gusta divertirme y me gustaría ser recordado como alguien que lo hizo a su manera. Creo que mi juego es top 10, pero mi ética de trabajo no, ni siquiera tengo coach. Los grandes como Roger (Federer), Rafa (Nadal), Sascha (Zverev) trabajan a diario, yo no. Pero tal vez pueda empezar y tal vez sí, algún día llegue a ser un top 10.

 

Un camino titubeante

Nick Kyrgios comenzó en 2013 a escribir su historia en el circuito de la ATP después de haber sido un destacado juvenil que un año antes ganó los títulos de Wimbledon y Roland Garros en su categoría.

En seis años, el talentoso australiano conquistó tres títulos en 2016 (Tokyo, Atlanta y Marsella) y otro el año pasado (Brisbane). Acapulco se suma a su historial de éxitos en una carrera de altibajos emocionales en la que tuvo la posición 13 como su mejor clasificación en la ATP.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button