Nacional

La autonomía fiscal, un pendiente estatal

El Inegi reporta que, en el agregado de 31 estados, la proporción de ingresos propios respecto al total subió de forma marginal; debate sobre federalismo hacendario

CIUDAD DE MÉXICO

De cara a la discusión de una reforma al federalismo fiscal tal como lo han propuesto 12 gobernadores, las entidades federativas no han tenido avances significativos en autonomía fiscal en los últimos 12 años, periodo en que se aprobaron reformas para incentivar la recaudación propia de los gobiernos locales.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revelan que el promedio de las 31 entidades federativas excluyendo la Ciudad de México tenía el 10.7 por ciento de ingresos propios respecto al total en 2006; pero, tras los cambios a la Ley de Coordinación Fiscal de 2007 y 2012 que buscaban una mayor recaudación local, ese porcentaje se ubicó en 10.9 por ciento en 2018, último año en que hay datos completos para todos los gobiernos locales.

En ese lapso, 15 entidades vieron aumentar su participación de ingresos propios en el total, en tanto que 16 la vieron disminuir.

Los estados con mayores avances han sido Aguascalientes, con 13.8 puntos porcentuales entre 2006 y 2018; Guanajuato con 7.0 puntos porcentuales, y San Luis Potosí con 3.7 puntos porcentuales. En cambio, Veracruz con -5.5 puntos porcentuales, Campeche, con -5.1 puntos porcentuales, y Chihuahua con -4.9 puntos porcentuales, fueron los que más vieron disminuir su proporción de recursos propios respecto a sus ingresos totales.

La Ciudad de México, entidad que el Inegi analiza por aparte dado que es la única con facultad de cobrar el impuesto predial sin necesidad de convenios (en la mayoría de los estados este cobro recae en los municipios) vio aumentar sus recursos propios en 2.1 puntos porcentuales en el periodo de referencia (de 38.8 a 41.0 por ciento).

La reforma de 2007 introdujo en las fórmulas de transferencias federales el incremento en la recaudación local como criterio para asignar recursos a los estados, como forma de incentivar el cobro de gravámenes locales; y la reforma de 2012 transfirió a los estados el cobro de la tenencia vehicular.

CAPACIDADES

Carlos Brown, especialista en finanzas públicas y cofundador del Instituto del Sur Urbano, explicó a Excélsior que el problema recaudatorio de las entidades federativas es su escasa capacidad institucional.

“Se dice que los estados no tienen base gravable de dónde cobrar impuestos, que el facto fiscal se deja casi todo a la Federación. Pero no, hay una gran cantidad de instrumentos tributarios como casinos, relacionado con loterías, juegos, rifas. También están productos, aprovechamientos, derechos. Es decir, los estados tienen de dónde ampliar su recaudación”, comentó.

Brown expresó que los ejemplos más claros de pereza fiscal en los gobiernos locales son la falta de cobro del impuesto a la tenencia vehicular y el predial, gravámenes a la riqueza que son altamente recaudatorios, de difícil evasión y elusión, además de que son progresivos (pagan más los que más tienen) y contribuyen a reducir externalidades como la contaminación.

El especialista añadió que “supón que ahora a los estados se les faculta para cobrar el IVA, el ISR, el IEPS, etc. Si con las capacidades actuales no pueden cobrar los impuestos y demás fuentes no tributarias a las que están facultados, ¿crees que podrán esos grandes impuestos, que necesitan de una brutal inteligencia financiera detrás? Mejor que esos impuestos los siga cobrando la Federación”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button