Avance

La desaparición de poderes, en impasse; coinciden en que se requiere más análisis

Con el aval de los partidos, la Comisión de Gobernación del Senado manda las peticiones a la congeladora

CIUDAD DE MÉXICO.

Lejos de la estridencia mediática que los caracterizó las semanas pasadas, senadores de todas las fuerzas políticas, incluidos los del PAN, que provocaron la crisis, decidieron dejar pendiente, por tiempo indefinido, el proceso legislativo para verificar si procede la desaparición de poderes en Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz, tras admitir los altos riesgos de tomar una decisión así.

El panista Damián Zepeda, quien hace una semana comentó que sí configuraba la desaparición de Poderes en Veracruz, porque el Ejecutivo estatal invadió la esfera de un órgano autónomo, como es la Fiscalía, al operar la destitución de su titular, Jorge Winckler, y que fue el tema que detonó que el Senado abriera este proceso, ayer admitió que no procede.

“Toda la comisión con la ayuda jurídica del Senado definamos jurídicamente si ésta es la vía o no en cada uno de los casos y nos pronunciemos al frente y le sugeriríamos al pleno qué hacer, si ya a partir de ahí, si decide que sí, pues levantamos los casos, y si decide que no, pues ya lo desechemos y cada quien quede con la libertad de intentar otras vías”, expresó Damián Zepeda.

La priista Claudia Ruiz Massieu alertó que esa decisión generará graves crisis jurídicas y constitucionales.

“Es un tema que, sin duda, todos coincidimos en que amerita una discusión muy seria, muy rigurosa, que en el pasado sin duda esta medida se usó como control político y, por lo tanto, pues tenía en su ejercicio una gran discrecionalidad.

“(…) Se requiere hacer un análisis jurídico constitucional de situaciones de hecho y que, en ese sentido, esta Comisión tiene que ser muy cuidadosa de cómo analiza la petición y blindamos al Senado, para que no demos entrada al uso frívolo de una solicitud de esta naturaleza, porque la figura está hecha para resolver crisis jurídicas y constitucionales, no para crearlas y mucho menos para agravar situaciones de tensión política”, destacó.

Noé Castañón, de MC, alertó que “esto puede abrir la llave a situaciones adversas para todos”. Recordó que “el Senado declara desaparición de poderes; es decir, sólo tiene facultades declarativas de un hecho que ocurre previamente, como lo que se encuadra en los cinco supuestos. Nosotros no desaparecemos los poderes; los poderes se entienden fácticamente desaparecidos o que hay violación del pacto federal”.

El presidente de la Comisión de Gobernación, Cristóbal Arias, de Morena, indicó que los senadores no pueden tomar una resolución precipitada y riesgosa.

“Para no llegar a una fecha fatal, sin habernos reunido, sin tener elementos de información, y tomar una decisión que podría ser precipitada, riesgosa, y decir: sí procede la declaración de desaparición de poderes, así, sin más. Esta comisión, creo, estaría actuando con estridencia y falta de cuidado, y nos generaría un problema si esto lo planteamos ante el pleno”, dijo.

Mariachi y tequila alegran el Senado

Jalisco llegó al Senado y llenó el Patio del Federalismo de estampas tapatías. Mariachi, tequila, charros, dulcería, confitería y mucha algarabía ocuparon el espacio común del Senado, al grado que desplazaron a los senadores del llamado chacalódromo, que desde hace unos años desplazó a la tribuna como génesis de la grilla política.

En otra zona, un charro hacía suertes con la cuerda, mientras una botarga del Mazapán de la Rosa antojaba a todos los presentes, amén de que los abrazaba y los invitaba a bailar al Son de la negra.

María Antonia Cárdenas Mariscal, de Encuentro Social, senadora por Jalisco, organizó el Festival Musical, Gastronómico, Cultural Jalisco 2019.

Así, además de disfrutar al mariachi, fue posible comer tortas ahogadas y “tacos dorados”, que consisten en tres tortillas dobladas, rellenas de frijol o papa, doradas  —en la Ciudad de México se les llama quesadillas— a las que se les coloca pierna de puerco y se las baña con salsa roja.

Decenas de puestos con artesanos tequileros daban pequeñas pruebas, de un sorbo, a los interesados en comprar una botella, cuyo precio más bajo era de 250 pesos; había otros artesanos, entre ellos de utensilios para el hogar, muebles y joyería, así como una muestra de trajes tapatíos, famosos por las películas de la época de oro del cine mexicano.

La algarabía se vivió  a tal grado, que fue imposible que los senadores pudieran realizar sus conferencias de prensa programadas en el chacalódromo, por lo que fue necesario que se trasladaran a la sala de prensa, ubicada en el Sótano 2, de la sede legislativa.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button