Salud

Los humanos con cola, el fenómeno que ya tiene explicación médica

Por Agencias

Sabemos que la teoría evolutiva dicta que descendemos de primates. Pues bien, siguiendo esta evolución se afirma que determinados órganos se han desarrollado según nuestra funcionalidad, mientras otros, sencillamente, han desaparecido.

Y es que hace muchos, muchos años que dejamos nuestra vida de primates saltando de árbol en árbol para dominar la tierra, para convertirnos en brillantes homo sapiens llenos de problemas. Apenas queda nada ni recordamos nada de esos años oscuros en que nuestro cuerpo, estaba cubierto de pelo y, por increíble que parezca, teníamos cola.

Atavismos: vestigios de la cola humana

Lo creas o no aún existen casos muy particulares donde, por alguna razón, ciertas personas nacen aún con esos vestigios del pasado. Personas que vienen al mundo con un apéndice al final de su columna vertebral, es decir, una cola. Es lo que en la ciencia se llama ‘órganos vestigiales’.

La cola vestigial es una extrañeza en el ser humano, un rasgo fenotípico que se presenta en poco más de 100 personas en todo el mundo.

Para los científicos se trata de un error, de una incongruencia en nuestro ADN donde se activa por alguna razón esos rasgos pretéritos del ser humano, es decir, la cola de nuestros ancestros.

De hecho, suele decirse que el cóccix es de por sí el resto de esa cola perdida, un vestigio del pasado al igual que las muelas del juicio, o incluso el fenómeno de la carne de gallina porque, ¿sabes qué función se supone que tiene tener la piel de gallina? Elevar el vello del cuerpo para simular tener un tamaño mayor y poder asustar así al enemigo. Increíble, ¿verdad?

Estos genes al parecer quedaron inactivos hace mucho tiempo, decenas de miles de años para ser más exactos.

Las personas que nacen con este defecto o error genético suelen extirparse a los pocos días esta cola, un apéndice compuesto de músculos, nervios y vasos sanguíneos, aunque en ocasiones también presentan vértebras y cartílagos, una cola con movilidad propia que casi nadie desea conservar por muy original y llamativo que resulte.

¿Qué opinarías de tener una cola como los primates? Tal vez sea útil, aunque nunca lo sabremos.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button