Deportes

Mentalidad, la base del éxito de los campeones del mundo en 2005

Desde que se le encomendó la dirección técnica de la selección mexicana sub 17, ‘Chucho’ Ramírez tenía claro en qué fundamentaría su trabajo

Agencias

CIUDAD DE MÉXICO

 

Empecé el proyecto por donde debe empezar, por la mente, no por los pies, esto fue un logro mental”, Jesús Ramírez siempre tuvo claro que el trabajo mental sería la base del éxito de aquella misión que encabezó hace 15 años en Perú y que comenzó dos años antes con la visoría de miles de jugadores a lo largo y ancho del país.

Después de que Jesús Ramírez recibió de Alejandro Burillo la encomienda de hacerse cargo de la selección mexicana sub 17, con el objetivo de conseguir una actuación histórica, recorrió el país buscando jugadores de fuerzas básicas y del sector aficionado que tuvieran algo más importante que talento.

 

 

Finalmente, se formaron cuatro selecciones que fueron divididas por regiones y paulatinamente se fue formando el grupo que viajaría a la cita mundialista de Perú 2005.

 

Obviamente buscábamos que jugaran bien, que tuvieran cualidades, aptitudes, pero el plan era captar chavos que tuvieran la posibilidad de pensar diferente y que entendieran que no hay nacionalidades para poder ganar”, subrayó.

Como maestro en Aplicación Mental, Jesús Ramírez puso énfasis en ese aspecto desde el día que tomó el cargo, pues estaba convencido que si bien el talento futbolístico es una virtud necesaria en un equipo, la mentalidad puede potencializar dichas cualidades.

 

Este logro se fraguó en mi casa, con mi esposa, con mi hijo, cuando me dieron la selección planeamos juntos ese campeonato del mundo”, recordó

 

Tal era la importancia de la mentalidad y el convencimiento para Jesús Ramírez, que incluso tuvo que cambiar de cuerpo técnico, puesto que sus primeros colaboradores no comulgaban con el objetivo que hoy dirigente de Pumas tenía en mente.

 

Todos teníamos que estar en la misma línea, hubo jugadores de gran calidad que no pudieron quedarse en la selección, porque había ya una dinámica interna de trabajo, de pensamiento y de acción que con jugar bien no era suficiente”, puntualizó.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien puede ver

Close
Back to top button