Avance

México carga con seguridad de migrantes; resolución de Corte de California

Al responder una demanda de migrantes que temen ser violentados en nuestro país, magistrados resolvieron que el gobierno mexicano debe cumplir el derecho internacional y velar por su integridad

Por Agencias

SAN DIEGO.

Una corte de California cargó al gobierno mexicano la responsabilidad de dar seguridad a los migrantes que Estados Unidos le envía unilateralmente a esperar respuesta a sus peticiones de asilo.

El panel de tres magistrados de la Novena Corte de Apelaciones en San Francisco determinó que la administración Trump puede continuar el envío de centroamericanos a México.

Desde que este programa se implementó a finales de diciembre, alrededor de tres mil 200 solicitantes de asilo han sido enviados a esperar en Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez sus citas de audiencias ante cortes y resultados de aplicaciones de asilo.

El fallo de la corte, que puede ser apelado, fue en respuesta a una demanda interpuesta en febrero por diversas organizaciones civiles estadunidenses, en representación de 11 migrantes que acusaron abusos en México.

EU avienta tarea de proteger a migrantes

11 solicitantes de asilo interpusieron una demanda para exponer que temían ser violentados en nuestro país.

Una corte de apelaciones en California dictaminó que el gobierno mexicano es el responsable de la seguridad de migrantes centroamericanos que Estados Unidos envía a ciudades fronterizas mexicanas para aguardar resoluciones a peticiones de asilo.

De acuerdo con la resolución hecha por el panel de tres magistrados de la Novena Corte de Apelaciones en San Francisco, la administración del presidente Donald Trump puede continuar el envío de migrantes centroamericanos a México, donde el gobierno mexicano debe velar por su seguridad al cumplir con el derecho internacional.

Esta determinación surge tras una demanda que fue presentada a mediados de febrero a nombre de 11 migrantes centroamericanos que testificaron que fueron acosados y agredidos en territorio mexicano luego de solicitar asilo.

Desde que el programa inició, a finales de diciembre, unos tres mil 200 solicitantes de asilo centroamericanos han sido enviados a Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez.

La corte, sin embargo, determinó por escrito que “la probabilidad de daño se reduce por el compromiso del gobierno mexicano de cumplir con sus obligaciones de ley internacional y de otorgar estatus humanitario y permisos de trabajo a las personas que regresan”.

El panel reiteró que ese proyecto piloto, denominado por la administración Trump como Protocolos de Protección a Migrantes, no contradice otras disposiciones de la política migratoria.

Las organizaciones que presentaron la demanda a nombre de los 11 migrantes pueden apelar y la corte en pleno, con 11 magistrados, revisaría el caso. El proceso habitualmente dura unos tres meses, por lo menos, y mientras tanto, el Departamento de Seguridad Interior (DHS) puede continuar con el programa, conocido también como “Permanecer en México”.

El magistrado Paul Watford opinó que los migrantes sí pueden correr riesgos si son enviados a México luego de que han solicitado asilo en EU.

“Parece justo asumir que al menos algunos tendrán un temor legítimo de persecución en México”, escribió el juez Watford, de acuerdo con documentos.

Dijo que el DHS carece de argumentos legítimos para imponer el programa. Según ese departamento, algunos migrantes deben aguardar en territorio mexicano porque si se les concediera la libertad condicional en Estados Unidos mientras se resuelven sus casos, se quitarían los grilletes electrónicos equipados con GPS y desaparecerían.

Una migrante lesbiana identificada como Blanca dijo a una corte federal a través de abogados que fue violada por sus preferencias sexuales, un migrante había sido secuestrado y uno más fue víctima de extorsión de unos policías.

Desde el 29 de enero, fecha en que inicio la devolución de migrantes, se ha recibido a cuatro mil 217 personas originarias de Centroamérica, informó el Instituto Nacional de Migración.

Se trata de nacionales de Honduras, Guatemala y El Salvador que ingresaron de forma ilegal a Estados Unidos y ahora esperan a que termine su proceso de asilo.

LOS SACAN DE SILLONES DE UN AUTO

Gritos de auxilio salían del interior de un auto y para sorpresa de policías  federales cercanos a la garita de San Ysidro, en el interior no se veía a nadie. Se trataba de dos indocumentados atrapados en el interior del forro de los asientos delanteros del vehículos.

El auto estaba abandonado. Al lugar arribaron policías federales quienes escucharon los gritos de auxilio.

Los indocumentados, una pareja de Michoacán, fueron rescatados en condiciones estables, y fueron conducidos ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Federal. Posteriormente, fueron liberados pues no cometieron delito.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button