Avance

México cierra la puerta a viajeros sudamericanos

Testimonios de colombianos, venezolanos y brasileños refieren que se les ha negado la entrada

CIUDAD DE MÉXICO.

Se encendieron las alarmas entre los consulados de América del Sur en México cuando se volvieron virales las fotografías de niños venezolanos durmiendo en el piso del aeropuerto de Cancún, luego de que autoridades migratorias les negaran a ellos y a sus familiares la entrada a nuestro territorio y los dejaran desasistidos por horas.

El consulado de Colombia en México reveló a Excélsior que, de todos los países, el nuestro es el que más rechaza pasajeros colombianos en sus aeropuertos y más viola sus derechos humanos.

Mientras Estados Unidos negó la entrada a cinco mil 385 colombianos, en los últimos tres años, México ha regresado a 15 mil 407.

En ese periodo, de 2016 a 2019, viajaron casi cinco millones de colombianos a EU. A México, solamente viajó millón y medio.

“Nada más en lo que va de 2019 no se han admitido a cuatro mil 200 colombianos en los aeropuertos mexicanos; una cifra muy alta. Desafortunadamente, México se ha convertido en el país de todo el mundo que más rechaza colombianos”, afirmó en entrevista con Excélsior Luis Oswaldo Parada, cónsul general de Colombia en México.

Las voces de turistas provenientes de América del Sur se han intensificado y unido para denunciar maltratos y humillaciones por parte de agentes migratorios en los aeropuertos mexicanos.

La prensa venezolana, colombiana y de Miami, desde que se difundieron a través de redes sociales las imágenes de los niños venezolanos durmiendo en el suelo, el pasado 2 de octubre de 2019, ha abordado este tema.

La historia siempre se repite, de acuerdo con las versiones que ofrecieron a este diario diplomáticos, abogados y visitantes extranjeros:

Las inadmisiones son sin mayor argumento que “inconsistencias en la entrevista de filtro”, pues la mayoría traía consigo pasaporte, reservación de hotel, pasaje aéreo de regreso y carta de invitación. Son incomunicados, les quitan su celular, cinturón, agujetas, collares y anillos; sufren intimidaciones y burlas por parte de las autoridades migratorias; antes de ser devueltos a sus países de origen son aislados en cuartos insalubres, fríos, oscuros, sin camas, sin cobijas ni almohadas.

Además, les niegan sus tratamientos médicos, ir al baño o les dan una alimentación insuficiente hasta por 48 horas y son escoltados hasta el asiento de avión en el que son devueltos.

“Son súper groseros. Nos impiden la comunicación con nuestras familias. Te escoltan hasta que te regresan, es como si uno fuera un delincuente. Te gritan que te calles, que no preguntes nada. Sin más explicaciones, me rechazaron. Nunca supe por qué me regresaban, solamente me dijeron que mentía al decir que venía de turista”, aseguró la veterinaria Camilia Robayo, de 31 años, originaria de Bogotá.

De los turistas de más de 60 naciones que son inadmitidos en México cada año por supuestas “inconsistencias en la entrevista de filtro”, de acuerdo con reportes del Instituto Nacional de Migración (INM), Colombia y Venezuela son los países que lideran los rechazos en los aeropuertos mexicanos, pues siete de cada diez eran de estas nacionalidades.

En los últimos nueve años, de los 40 mil pasajeros inadmitidos por México en sus aeropuertos, más de 25 mil eran colombianos o venezolanos. Las otras cuatro nacionalidades que sufren más rechazos, luego de los colombianos y venezolanos, son cubanos, brasileños, argentinos y peruanos.

Cada día, aproximadamente entre 10 y 15 colombianos son rechazados en los aeropuertos mexicanos, de acuerdo con el consulado de Colombia en México.

Mientras una sobrecargo de Avianca, comentó que prácticamente a diario en sus vuelos viajan pasajeros colombianos, a quienes se les niega el ingreso a nuestro país.

El consulado colombiano alertó a Excélsior que esta situación se intensificó en 2019, pues aún no concluye el año y ya se han rechazado a más de cuatro mil 200 pasajeros colombianos en los aeropuertos de la Ciudad de México y Cancún; cifra que ya supera la del año pasado.

Mientras en los últimos 50 días también se rechazaron a 500 venezolanos, de acuerdo con Reinaldo Díaz Ohep, representante de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela en México.

Lo que más preocupa a las autoridades diplomáticas de Colombia, Venezuela, Brasil, Perú y Ecuador son las denuncias de derechos humanos en contra de los pasajeros.

“No se les informa sobre su situación migratoria ni se les explica por qué se les impide entrar a México, se les niega llamar al consulado o a sus familias. También se quejan de no poder ir al baño, no tener alimentación. Mucha gente, incluso, de la tercera edad, nos ha denunciado que no les fueron suministradas sus medicinas.”, dijo el cónsul colombiano, Luis Parada.

Algunos pasajeros colombianos llevan tantas horas incomunicados en los aeropuertos, que sus familias terminan por llamar al consulado de Colombia en México, reportándolos en calidad de desaparecidos.

“Es lógico, que después de 36 o 48 horas, que la familia no tiene comunicación ni el propio consulado ha sido notificación de estas retenciones, como tendrían que hacerlo las autoridades migratorias (de acuerdo con la Convención de Viena), que a los pasajeros se les dé por desaparecidos”, denunció el cónsul colombiano.

Ahí es donde comienza la búsqueda de los pasajeros por parte del consulado colombiano, pero casi siempre los diplomáticos se enfrentan a datos erróneos. Los agentes migratorios les informan de vuelos, en donde no van las personas rechazadas o reportan que fueron devueltos un día distinto al que realmente regresaron.

“Estamos hablando de seres humanos, que sus familias y sus seres queridos merecen conocer toda la información migratoria de una manera transparente, si fue devuelto, en qué vuelo fue devuelto y cuándo”, solicitó Parada.

A un locutor ecuatoriano, Ramiro Narváez de 45 años, que venía a la Ciudad de México del 18 al 20 de octubre de 2019, al Congreso Internacional de la Voz, Voice Masters, no sólo lo tuvieron incomunicado sin notificar sobre su condición migratoria a familiares ni al consulado durante casi un día, sino que las autoridades migratorias le impidieron el acceso a su tratamiento médico.

“Tal vez si me hubieran retenido un día más en los cuartos oscuros del aeropuerto no hubiera soportado la presión, el despotismo, miradas y palabras humillantes de gente que por querer cumplir y quedar bien en su ‘trabajo’,  se olvidan de que también son seres humanos y que un día ellos o sus familias podrían estar en las mismas condiciones que nosotros estuvimos”, lamentó Ramiro Narváez, quien, al ser rechazado para entrar a México perdió los mil 500 dólares que había invertido en su curso de locución, pasajes aéreos y hospedaje.

Tan sólo en este año, por ejemplo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha recibido más de 500 denuncias por maltratos a pasajeros extranjeros en los aeropuertos.

El Instituto Nacional de Migración es la cuarta dependencia que más número de quejas tiene por violación a los derechos humanos.

Es más, el INM tuvo que acatar un acta de conciliación (CNDH/5/2019/1024/Q), el pasado 10 de octubre, promovida por la CNDH, en la que acepta las quejas de dos casos que involucran, nacionalidades colombianas y peruanas.

La CNDH obligó a las autoridades migratorias a  incluir a los pasajeros extranjeros en el Registro Federal de Víctimas para reconocer el agravio que sufrieron y tener los beneficios de la Ley General de Víctimas; impartir un curso de tres meses de derechos humanos a sus servidores públicos, adscritos a la Terminal 1 del Aeropuerto capitalino y sancionar a los agentes que rechazaron el ingreso de los extranjeros.

“El gran propósito de las conciliaciones no consiste en reconocer solamente las violaciones a derechos humanos, sino en reparar el daño a las víctimas“, dijo la abogada, Guadalupe Paniagua Hurtado, una de las representantes de este caso.

Las alertas sobre estos maltratos y violaciones a los derechos humanos en los aeropuertos mexicanos no sólo se reactivaron por las imágenes que el joven Carlos Sánchez consiguió tomar de niños venezolanos en el piso en el aeropuerto de Cancún y que filtró, través de las redes sociales, el periodista de Venezuela, radicado en Miami, Sergio Novelli, sino también porque las cifras de inadmisiones continúan creciendo.

“Yo que soy un especialista en temas migratorios y que he seguido muy de cerca la diáspora venezolana, que asciende a cinco millones de mis connacionales en todo el mundo, te puedo decir que de ningún aeropuerto he recibido denuncias tan graves sobre violaciones a derechos humanos como de México”, aseguró Novelli.

Fueron tan alarmantes las cifras de 2019 y las imágenes y testimonios de venezolanos, difundidos por Sergio Novelli, que los representantes de la Asamblea Nacional de Venezuela en México y diversas asociaciones civiles se organizaron para lanzar el siguiente comunicado y un buzón de quejas para su comunidad.

“¿Te han devuelto desde diferentes aeropuertos mexicanos a tu país de origen por autoridades migratorias? Abrimos un buzón de denuncias para recibir tus historias y formar un expediente que será presentado a las autoridades competentes”.

En una semana ya sumaban más de 60 quejas.

Lo mismo está haciendo el consulado de Brasil, documentando las historias de sus connacionales para poder presentar la denuncia en bloque.

Recientemente, el cónsul general de Brasil en México, Wanja Campos de Nóbrega, dijo a un medio nacional que: “Infelizmente confirmo que el gobierno de Brasil ha recibido una cantidad significativa de quejas de ciudadanos brasileños que son impedidos a entrar a México y que son maltratados por autoridades del INM en los aeropuertos internacionales del país”.

Cuando los representantes venezolanos comenzaron a revisar las denuncias de su comunidad, en primer lugar, encontraron que la mayoría de los rechazados tenían entre 25 años y 40 años de edad y la mayoría eran extorsionados hasta por mil dólares, por los agentes migratorios del aeropuerto de Cancún.

“Se ha prejuzgado, si son mujeres, de inmediato se les asocia con trata de blanca o prostitución. Y si son hombres, se les involucra con el crimen organizado o narcotráfico. Hemos identificado, además, que las personas que han interpuesto estas denuncias, no tenían visa americana”, explicó Reinaldo Díaz Ohep, representante de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela en México.

El cónsul Luis Parada tan sólo en este año se ha reunido, al menos 11 veces con autoridades mexicanas, para manifestar su preocupación por el tema.

“Nosotros como misión diplomática reconocemos y respetamos el estado soberano y autónomo que México tiene. Lo único que se pide es que se protejan los derechos humanos de los pasajeros, porque realmente lo que se podría estar presentando en los aeropuertos mexicanos es una discriminación injustificada en contra de los colombianos, relacionado temas de inseguridad”, aseveró.

Luis Parada enfatiza sobre “la discriminación injustificada”, porque al realizar un comparativo sobre impacto que podrían tener los colombianos en criminalidad de México, ésta no representa ni el 0.06 por ciento.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien puede ver

Close
Back to top button