Salud

México conmemora con desabasto el Día Mundial contra el cáncer

Fernando Gael tiene 4 años y padece retinoblastoma bilateral, no le han dado las quimioterapias y para compensar la falta de este tratamiento le administraron radioterapias

CIUDAD DE MÉXICO.

La batalla contra el cáncer hoy se da en varios frentes. Dejó de ser una lucha exclusiva del cuerpo, el alma y la esperanza, que se libraba en los núcleos familiares, para expandirla a los servicios de salud, hospitales e industrias farmacéuticas.

En México superar el cáncer ya no se trata sólo de llegar a tiempo, “tu salud, depende del lugar donde hayas nacido, depende de qué Hospital te esté atendiendo y depende de qué tratamientos te estén otorgando”,  señaló a Excélsior, Mayra Galindo, Directora de la Asociación Nacional de la Lucha contra el Cáncer.

Fernando Gael tiene 4 años y padece retinoblastoma bilateral, no le han dado las quimioterapias y para compensar la falta de este tratamiento le administraron radioterapias. Le quemaron parte de su ojo y ahora está perdiendo la vista; el riesgo es que con el tiempo dejará de ver por completo.

En Oaxaca las dosis para tratar el cáncer en niños no son suficientes y para que  alcancen para todos, se les aplica media dosis de sus medicamentos, pero ésto pone en riesgo su vida.

Los diagnósticos tardíos, en cualquier tipo de cáncer, han  traído como consecuencia que el 60 por ciento de los casos, lleguen en etapa avanzada, colocando al cáncer como la tercera causa de muerte en México con más de 84 mil decesos al año, de acuerdo a cifras oficiales.

También integrante del movimiento “Juntos contra el cáncer”, Mayra Galindo, señaló que dentro de este movimiento nacional, existe la preocupación por la enorme disparidad de los servicios públicos de salud que existe en nuestro país.

“Lamentablemente, en México, no es solo llegar a tiempo, tu salud, depende del lugar donde hayas nacido, depende de que Hospital te esté atendiendo y depende de qué tratamientos te estén otorgando.

“En este país, tenemos pacientes de primera, como los que se atienden en los hospitales de la Secretaría de la Defensa Nacional, en la Marina, en Pemex, donde tienen acceso a todos los medicamentos.

De segunda, el ISSSTE, de tercera el IMSS y de cuarta los que ahora están dentro del INSABI”, indicó Mayra Galindo.

Por lo anterior, añadió, que ahora que se está implementando un nuevo modelo de salud, el país necesita urgentemente el establecimiento de un Plan Nacional para atender el cáncer y un Registro Nacional de pacientes que padecen con esta enfermedad, con lo cual se pueda lograr un sistema de atención oncológico universal.

“Estas carencias, provocan que la calidad de vida o la sobrevida de los pacientes con cáncer en México, sea muy diferentes. Necesitamos tener realmente una atención universal,  donde todas las personas en el país tengan el mismo tratamiento.

“Sobretodo, en la zonas rurales, donde los pacientes enfrentan fuertes obstáculos para tener acceso a instituciones hospitalarias de calidad, como podría ser el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN).

 

 

“No tienen dinero para atenderse, apenas viven al día. En el centro de salud más cercano, no los diagnostican correctamente y luego llegan a la capital de su estado, tardan de darles citas y cuando ven que ya no los pueden atender, los envían a la Ciudad de México y esto sucede cuando el cáncer avanzó y ya no es curable”, detalló Mayra Galindo.

EL DESABASTO DE MEDICAMENTOS

Aunque el gobierno federal se ha comprometido -en diversas ocasiones- a garantizar el abasto de medicamentos oncológicos, padres de niñas y niños que padecen cáncer, denunciaron a Excélsior que la carencia intermitente de fármacos, ya afectó la salud de sus hijos, debido a que por cada día que no reciben el tratamiento adecuado, la enfermedad avanza y su condición empeora.

Desde hace más de dos años, Fernando Gael es atendido en el Hospital Infantil de México, “Federico Gómez” debido a que padece, retinoblastoma bilateral, un tipo de tumor canceroso que se desarrolló ambas  retinas.

Desde los primeros tratamientos médicos, el niño de cuatro años, presentó franca mejoría, relató a Excélsior su papá, Luis Fernando Reyes Guzmán.

 

 

 

No obstante, el desabasto de filgastrim y metrotexato – ambos medicamentos utilizados en pacientes oncológicos- detuvo su tratamiento,  provocando daños irreparables a su vista.

“En febrero del año pasado, cuando comenzó el desabasto de medicamentos aquí en el Hospital Infantil, mi niño empezó a empeorar.

“Al mes y medio, de que mi hijo, no recibió las quimioterapias que le correspondian,  perdió la vista  casi al  80 por ciento porque el tumor avanzó. Se le secó el ojo de un lado y en el otro, surgió una lesión tan grave, que es irreparable, y todo es gracias al desabasto de medicamentos.

“Entonces como creció el tumor y no había medicamentos en el Hospital para que le dieran sus quimioterapias, los médicos decidieron aplicarle radioterapias.

“Y pues, las radioterapias son muy agresivas y además barren no solo con el tumor, barren con todo lo bueno y con todo lo malo, como diez veces más que una quimio.

“Entonces, resultó que a Fernando Gael, las radioterapias le quemaron uno de sus ojitos y de lo poco que veía, ahora solo percibe figuras de lado y ahora corre el riesgo de perder lo poco que le queda de visión”.

Luis Fernando Reyes Guzmán, señaló que durante el mes de enero, han tenido acceso a los medicamentos que su hijo ha requerido, pero no está seguro, de que el abasto se cumpla al cien por ciento, durante este mes que inicia.

“De cualquier modo a mi hijo ya lo afectaron, prácticamente ya perdió la vista.  Ojalá el gobierno cumpla con su palabra y que ya no haya desabasto de medicamentos, porque con tan solo un día que nuestros hijos pasen sin sus tratamientos, su calidad de vida se perjudica de manera irreversible”, señaló el papá de Fernando Gael.

EN OAXACA UTILIZAN “MEDIAS DÓSIS” PARA QUE ALCANCE EL MEDICAMENTO: FUNDACIÓN NICOATOLE

En Oaxaca, el Presidente  de la Fundación Nicoatole,  Sergio Valencia Camarena, denunció que debido a que persiste el desabasto de medicamentos oncológicos en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña, a los pacientes se les están aplicando dosis incompletas, para que el tratamiento alcance para todos, poniendo en riesgo la vida de los infantes.

 

 

Con recursos propios y donativos, dicha Asociación Civil,  compra medicamentos oncológicos, para regalarlos a niñas y niños que en su mayoría son de escasos recursos, señaló a Excélsior,  Valencia Camarena, quien añadió que estos casos, son consecuencia de la falta de medicamentos oncológicos como, ciclofosfamida, vincristina, metotrexato y filgastrim, entre otros.

“Debido a la situación de desabasto de medicamentos contra el cáncer que estamos padeciendo, se han tenido que romper los esquemas del tratamiento.

“Por ejemplo,  si uno de nuestros niños de acuerdo a su peso corporal, necesitaba 1.7 miligramos de vincristina, cuando no había suficientes dosis, se les estaba poniendo, tan solo  1 miligramo.

“Es decir, se trataba de que completando con otro  frasquito, se pudiera repartir la medicina con otros de nuestros niños.

“Esto significa que el tratamiento no es completo, por lo tanto, tenemos que decirlo, si los niños no reciben su tratamiento completo, estamos exponiendo a nuestros niños a alguna recaída y que la enfermedad del cáncer, al ser tan perversa, no les perdone la vida”, advirtió el Presidente de la Fundación Nicoatole.

 

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button