Avance

Migrantes enferman de COVID-19 en campos de EU. Las empresas cierran y los dejan a su suerte

La fuerza de trabajo, en su mayor parte migrante, está compuesta en parte por titulares de visados estacionales H2A, que atienden y cosechan las explotaciones agrícolas durante los meses más cálidos, que se suman a una mayor proporción de trabajadores indocumentados durante todo el año, que también trabajan en los campos, así como en las fábricas de procesamiento de aves de corral y de cerdo.

Agencias

 

Estados Unidos

 

El 7 de abril, Tyson Foods anunció que cerraría una planta de procesamiento de carne de cerdo en Iowa debido a que al menos 25 de sus empleados fueron víctimas del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Por la misma razón, una semana antes la multinacional empacadora de carne JBS recortó la producción en su planta en Pennsylvania, uniéndose al Imperio Kosher y Olymel, que ha cerrado las instalaciones de pollo y cerdo respectivamente debido a que demasiados trabajadores se han enfermado.

Smithfield Foods cerró una planta de procesamiento de carne de cerdo en Dakota del Sur esta semana, y anunció que la COVID-19 ha sido diagnosticada en sus instalaciones de Carolina del Norte, en la ciudad de Tarheel, condado de Bladen. El condado citó cuestiones de privacidad en su decisión de no revelar cuántas personas han sido afectadas. Una empleada decidió que el riesgo era demasiado grande para llevar el virus a su hijo asmático. “Estamos directamente encima de cada uno de los que trabajan en la línea de producción”, dijo, bajo condición de anonimato, a un afiliado local de la televisión ABC.

 

El martes 21 de abril, el Gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, confirmó que cinco plantas de procesamiento de alimentos del estado, ubicadas en los condados de Bladen, Chatham, Duplin, Lee y Robeson, han sido afectadas por brotes de coronavirus.

Los trabajadores de las procesadoras de pollo Mountaire Farms en Siler City y Pilgrim’s Pride en Sanford se han estado quejando durante más de una semana por el contagio, la falta de protección de los trabajadores y las presiones en el lugar de trabajo, como la amenaza de despido si se declaran enfermos. Muchos empleados latinos trabajan para subcontratistas en las plantas de procesamiento de pollo, con salarios más bajos y sin permisos remunerados.

Unas camionetas de la Patrulla Fronteriza dejan a unos migrantes en el Centro de Recreación Meerscheidt. Foto: AP.

 

La Red de Defensa del Trabajador Agrícola (FAN) y el Ministerio Episcopal de Trabajadores Agrícolas (EFWM) en Dunn, Carolina del Norte, reunieron a los trabajadores agrícolas y sus defensores virtualmente a través de Zoom para dar voz a los trabajadores y transmitir el alcance del problema.

La elevada carga bacteriana, como la exposición adicional a plaguicidas a menudo cancerígenos y otros productos químicos, hacen que los trabajadores agrícolas y los procesadores de carne sean especialmente vulnerables a las enfermedades.

La fuerza de trabajo, en su mayor parte migrante, está compuesta en parte por titulares de visados estacionales H2A, que atienden y cosechan las explotaciones agrícolas durante los meses más cálidos, que se suman a una mayor proporción de trabajadores indocumentados durante todo el año, que también trabajan en los campos, así como en las fábricas de procesamiento de aves de corral y de cerdo.

 

La elevada carga bacteriana que experimentan estas personas que ya trabajan en espacios reducidos en condiciones insalubres, así como la exposición adicional a plaguicidas a menudo cancerígenos y otros productos químicos, hacen que los trabajadores agrícolas y los procesadores de carne sean especialmente vulnerables a las enfermedades.

Los trabajadores agrícolas migrantes y de temporada viven hacinados en viviendas improvisadas, a veces simples estructuras de conglomerado, con baños comunes. Se dirigen en autobús a los campos para realizar el trabajo agotador y peligroso para cuya realización los empleadores tienen muchas dificultades en encontrar trabajadores nativos. Las instalaciones sanitarias son casi inexistentes. Los sanitarios (baños químicos portátiles) sólo se requieren si el campo es mayor de ¼ milla –Norma relató que mientras le dijeron que el primer campo en el que trabajaba era demasiado pequeño para tener un baño portátil, el baño del segundo campo, que daba servicio a cuarenta trabajadores, estaba fuera de servicio ya que no había sido limpiado en seis semanas.

 

Los procesadores de carne trabajan en la cadena, una línea de montaje rápida donde los trabajadores trabajan codo con codo repetidamente rebanando, arrancando y transportando canales de cerdo, pollo, ternera y pavo. “Trabajamos hombro a hombro. Estamos muy cerca el uno del otro”, explicó María, una veterana de 15 años con Butterball, la criadora y procesadora de pavos. “He tenido fiebre y síntomas de gripe, pero tomo Tylenol y sigo trabajando”. Mientras que una empleada titular como María tiene seguro médico, no recibe ningún otro beneficio. “Si nos enfermamos, o no se nos permite trabajar debido a la pandemia, no nos pagan.”

Según la directora ejecutiva del EFWM, Lariza Garzón, “Esta crisis está poniendo de manifiesto las desigualdades que los trabajadores viven cada día. Los trabajadores están luchando con la falta de protección en el trabajo, preocupaciones sobre su salud, no calificar para la ayuda del gobierno, bajos salarios, mala vivienda, falta de cuidado de los niños, miedo con respecto a su estatus como inmigrantes, etc.”

 

La historia de la mano de obra migrante y de los lugares de trabajo abusivos está muy presente en la producción de alimentos de los Estados Unidos. En 1906, Upton Sinclair publicó “The Jungle”, un libro que sorprendió a los estadounidenses porque exponía las condiciones peligrosas y desagradables que experimentaban los trabajadores inmigrantes en las plantas empacadoras de carne estadounidenses.

Casi un siglo después, en diciembre de 2001, el Gobierno de los Estados Unidos acusó a Tyson Foods de contrabandear inmigrantes a través de la frontera mexicana para trabajar en sus plantas y de proporcionarles documentación falsa. En menos de dos años, la empresa fue absuelta de los cargos, afirmando que no era responsable de las prácticas de contratación de agencias externas, aunque tres gerentes de Tyson optaron por acuerdos de culpabilidad y uno de ellos se suicidó.

 

Los cierres debidos a la COVID-19 revelan la falta de beneficios básicos como bajas por enfermedad y seguro de desempleo.

Un informe de 2011 del Instituto de Política Económica (EPI) encontró que un aumento del 40 por ciento en la paga de los trabajadores agrícolas, llevando los salarios anuales de 10 mil a 14 mil dólares al año, sólo aumentaría el gasto del consumidor en apenas 16 dólares al año. El autor, Philip Martin, Profesor de Economía Agrícola y de Recursos de la Universidad de California-Davis, concluyó: “En resumen, el aumento de los salarios de los trabajadores agrícolas para sacarlos de la pobreza no representa una amenaza para los bolsillos de los consumidores ni para las exportaciones de los Estados Unidos”.

Aparte de la falta de equipo de protección, distanciamiento social y otras salvaguardas para los trabajadores agrícolas y del procesamiento de la carne, los cierres debidos a la Covid-19 revelan la falta de beneficios básicos como bajas por enfermedad y seguro de desempleo. “Trabajo en los campos con tabaco y batatas, pero estoy sin trabajo desde febrero por el coronavirus”, dijo Flor en la teleconferencia.

 

“Desde que estalló la epidemia, no tenemos trabajo, o muy poco”, agregó José, un trabajador migrante que había viajado desde Florida con su esposa e hijos para trabajar en los campos de batatas y arándanos y ha estado cortando pasto para llegar a fin de mes. “No hemos recibido ninguna ayuda. Con los niños en casa, tenemos aún más gastos. Ganamos muy poco, y lo poco que tenemos no es suficiente.”

La reverenda Ann Elliott Hodges-Copple de la EFWM dice que debido a la pandemia, no pueden hacer las entregas de comida o comprobar las condiciones del campamento como solían hacer. Y sus campañas de recolección de alimentos están ahora desbordadas. Mientras que solían atender a 70 o 90 familias, los dos últimos meses han acogido a 300 y 220. Sin ingresos, sin vacaciones pagadas, sin subsidios de desempleo, sin chequeos de estímulo, sin atención médica, sin cuidado de niños, y con la posibilidad de enfermar, la necesidad en la región es enorme.

Tyson Foods Inc., el mayor procesador de carne del país, aún no ofrece bajas por enfermedad pagadas, pero dice que está “eliminando cualquier efecto punitivo por faltar al trabajo por causa de enfermedad”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button