Avance

Nicolás, el hijo-soldado de Zapata; lo acompañaba a todos lados

Fue el primogénito del Caudillo del Sur y el único que acompañó a la tropa zapatista en los combates

Por Agencias

ANENECUILCO, Mor.

Una foto tomada por Agustín Víctor Casasola el 6 de diciembre de 1914, retrata al General Francisco Villa y a Emiliano Zapata rodeados de su Estado Mayor tras su entrada a la Ciudad de México. Un niño pequeño se asoma entre las sillas, se trata de Nicolás Zapata, el hijo primogénito del Caudillo del Sur.

Alicia Zapata Fernández, bisnieta de Emiliano Zapata, narra desde una humilde casa de Anenecuilco la historia de su familia:

“Mi abuelo estuvo participando en este evento de la Revolución con su papá, de hecho, en la fotografía donde aparece sentado con Francisco Villa, el niño más pequeño que ven asomándose ahí era mi abuelo, era Nicolás”.

Nicolás es hijo de Inés Alfaro, una mujer oriunda de Tlaltizapan, con la cual Emiliano tuvo dos hijos, Nicolás y Helena, y su primogénito lo acompañaba a todos lados.

Alicia Zapata relata cómo su abuelo fue el único que acompañó a la tropa zapatista en los combates, pero, meses antes de que fuera asesinado Emiliano Zapata lo apartó y llevó a esconder a Puebla con sus hermanas María de la Luz y María de Jesús: “Él se sabía acorralado y decidió poner a su hijo a salvo.

“Nos cuentan que cuando la situación estaba muy grave, que mi bisabuelo creía que podía pasarle algo a mi abuelo Nicolás, lo que hizo fue llevárselo a Puebla a una hacienda donde estaban viviendo sus hermanas, María de Jesús y María de la Luz, quienes fueron las que se hicieron cargo de mi abuelo Nicolás.

“Es por eso que teme por la vida de mi abuelo, porque siempre lo llevaba a todos lados. La muestra está en esa fotografía, que mi abuelo aparece junto al general Francisco Villa y con mi bisabuelo”. Nicolás no es resaltado en la historia, pese a ser parte de la tropa que combatió el porfirismo y presenció las masacres ordenadas por Carranza en Morelos, fue más bien relegado por la clase gobernante en la posrevolución. Era un riesgo porque siempre acompañó a su padre en el levantamiento armado.

“Sí, me parece que hubo una época en la que él quiso participar y, de hecho, creo que firmó algún documento, y él quería intervenir de esa manera, pero el propio gobierno lo que hizo fue hacerlo a un lado, entonces lo empezaron a delegar y ya mi abuelo se dedicó a otras cosas, ya no se quedó”.

Nicolás vivió junto a su padre en la zona zapatista ubicada principalmente al sur del Estado de Morelos, sitio que dejó prácticamente a los 15 años, poco antes de que su padre fuera asesinado en Chinameca.

Lo borraron

Alicia insiste en que los políticos de ese entonces decidieron borrarlo de la historia: “Estuvo un tiempo en la política, sí, pero él quería retomar lo que su papá le había enseñado; entonces, al darse cuenta el gobierno de que mi abuelo ya quería tomar parte en ese rubro, lo que hizo el gobierno fue empezar a delegarlo,
empezar a hacerlo a un lado”.

Alicia convivió muy poco con su abuelo Nicolás, su padre, Diego, y primogénito de Nicolás, sólo les contaba que en su niñez era dejado por días enteros en las tierras de Anenecuilco para que cuidara las parcelas de su padre por el mayor de sus hijos.

La relación

“Bueno, prácticamente a nosotros nos platicaban poco, porque nuestros padres, mi padre Diego Zapata, nos platicaba poco porque la relación que tuvo con mi abuelo fue un poquito separada, ya que mi abuelo tuvo muchos hijos y al ser mi papá el hijo mayor, pues a él le tocaba ir a cuidar la tierra. A mi padre, mi abuelo Nicolás lo dejaba en el campo por semanas a cuidarle la tierra, sin comida; entonces mi padre muchas veces no tuvo esa relación con su padre, mi abuelo Nicolás”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button