Avance

Optan por fumigar después de velorios por muertes de COVID-19

Los servicios de desinfección de casas han aumentado desde que inició la pandemia por el nuevo coronavirus; dos servicios de una empresa han sido después de funerales

CIUDAD DE MÉXICO.

La sicosis que ha generado la pandemia por COVID-19 ha generado que mucha gente busque la manera de mantener limpias sus viviendas.

De acuerdo con el director de una empresa de control de plagas, quien pidió mantenerse en el anonimato, explicó que a partir de que se inició la pandemia empezaron a solicitarle muchos servicios de desinfección.

Desde que empezó la pandemia hemos tenido unos 42 servicios a la semana (de 25 que teníamos antes); únicamente tres son contra plagas, el resto son desinfecciones”, explicó a Excélsior.

La última semana, dos de los trabajos que tuvo fueron en casas donde hubo un funeral para gente que falleció por complicaciones por COVID-19. En el primer hogar sólo hubo un muerto, en la segunda casa, dos. En ambos casos los técnicos llegaron cuando los ataúdes estaban siendo retirados, estaban totalmente cerrados.

La gente no estaba asustada o nerviosa, más bien viviendo el duelo de la pérdida”, dijo el directivo y agregó que nadie preguntó sobre un posible riesgo de contagio.

Para realizar el servicio de desinfección de casa, cada técnico debe llevar una mascarilla, cubrebocas, gogles, guantes y un traje de aislamiento antibacteriano Tyvek y usan equipos de nebulización en frío que emiten partículas desinfectantes con amonio cuaternario, que se mantienen suspendidas en el aire durante cinco horas.

1,200 pesos es lo que costaría la fumigación de una casa de 90 metros cuadrados, de acuerdo con un empleado; el costo dependerá del espacio del inmueble

Los costos no varían si la desinfección es por COVID-19 u otro motivo. “Por ejemplo, una vivienda de tres recámaras, sala, comedor y cocina, aproximadamente unos 90 metros cuadrados, cobramos unos mil 200 pesos. (El precio) siempre depende del tamaño de los espacios”, explicó el experto.

Desde el inicio de la pandemia, esta empresa ha registrado un alza en contrataciones en oficinas (40%), industria (40%) y casa-habitación (20%).

 

ESTRICTOS PROTOCOLOS

 

Por su parte, las casas funerarias trabajan muy de cerca con las autoridades de Salud para cumplir protocolos internacionales para evitar cualquier contagio.

Manuel Ramírez, director general de J. García López, explicó que la diferencia en contratar una empresa especializada radica en que conocen cómo manejar cuerpos con patologías y, además, mantienen sus instalaciones limpias.

En este caso, los precios suelen elevarse de 18 a 24 mil pesos, ya que se monta un cerco sanitario y se tiene equipo especial de protección para manipular el cuerpo.

A veces las carrozas no cumplen con los estándares de instalaciones se dividen los servicios para embalsamar el cuerpo y otras cosas. Un cuerpo no puede andar de un lado a otro, es por eso que nosotros podemos recogerlo de un hospital para preservarlo de forma correcta”, mencionó.

Ramírez señaló que las instalaciones de las nueve casas funerarias que pertenecen al grupo son sanitizadas diariamente con desinfectante orgánico a base de bactericida, viricida, fungicida y alguicida.

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button