Avance

Paraguay en 21 FOTOS: ¿Qué hizo para frenar la pandemia? Cerrar todo y sufrir. Ya está de regreso

Paraguay, hasta el momento, ha sorteado de la mejor forma la pandemia de la COVID-19, tiene menos de 750 casos confirmados y apenas 10 muertos; personas que ingresan de Argentina y Brasil son obligados a pasar 14 días en cuarentena.

Agencias

Paraguay

 

El escritor más célebre de ParaguayAugusto Roa Bastos, describió a su patria como “una isla rodeada de tierra” y, hasta el momento, parece haberse aislado de lo peor de la pandemia del coronavirus que se extiende por los países vecinos.

La nación, con unos siete millones de habitantes, registró apenas 10 muertos mientras se refugia tras sus fronteras, en su mayoría cerradas para protegerse de la enfermedad, y sus antes transitados puentes fronterizos están ahora vacíos salvo por uno o dos perros callejeros.

Tiene menos de 750 casos confirmados, en su mayoría gente que está bajo una cuarentena obligatoria de 14 días luego de ingresar desde Brasil o Argentina. Algunos han sido alojados en cuarteles militares, otros en hoteles.

 

Protegido con una mascarilla y una pantalla facial, Matías Morel y su tía Stefanie Ruiz Díaz (derecha) pasan un control de temperatura antes de tomar un vuelo a Miami, Florida, desde el aeropuerto Silvio Pettirossi en Luque, a las afueras de Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Un perro recorre el Puente Internacional San Ignacio de Loyola, que cruza el Río Pilcomayo, la frontera natural entre Puerto Falcón, en Paraguay, y Clorinda, en Argentina. Las naciones cerraron sus fronteras para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Foto: Jorge Sáenz, AP

El Arzobispo Edmundo Valenzuela bendice una palma durante la misa del Domingo de Ramos en la catedral, vacía de fieles por la pandemia del coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Una toalla cuelga de una litera en un barracón militar que acoge a migrantes paraguayos que regresaron desde Brasil, en Remansito, Paraguay, el 29 de abril de 2020. El grupo está bajo una cuarentena obligatoria para evitar la propagación del coronavirus. Foto: Jorge Sáenz, AP

Enfermeras posan para una fotografía mientras trabajan tomando la temperatura a los pasajeros en la principal estación de buses del país, en el Día Internacional de la Enfermería, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Un trabajador duerme en el piso de un almacén en el Mercado de Abasto, donde quedó varado tras la suspensión de los buses durante la cuarentena contra el coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Gente con recipientes de comida espera en fila para recibir alimentos gratis en el vecindario Bañado Sur, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

 

Los vuelos regulares fueron cancelados, a excepción de unas pocas misiones humanitarias que a menudo llevan de regreso al país a paraguayos varados fuera, o trasladan a extranjeros a sus países de origen, todos tras pasar controles de temperatura.

 

Una mujer barre la vereda delante de su casa, con la calle vacía por la cuarentena decretada por el gobierno para frenar la pandemia del coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Un hombre cruza la vacía avenida Eusebio Ayala durante el toque de queda decretado para luchar contra el coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Guardias de seguridad siguen al presidente del país mientras visita un nuevo centro médico que recibirá a pacientes con COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en Itagua, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Niños intentan conseguir la comida que reparte una mujer desde su auto en el barrio pobre de Chacarita, durante una cuarentena para evitar la propagación del coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Guillermina de Figueredo, de 72 años de edad, carga con una pila de periódicos reciclados sobre su cabeza, que luego vende a los comerciantes, quienes a su vez los usan para envolver sus productos, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Un perro se para en la puerta de una cabaña mientras dos trabajadores del Ministerio de Salud esperan a que su ocupante salga para someterse a la prueba de la COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en Limpio, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Obreros trabajan en lo alto de un edificio en Asunción, Paraguay, el 7 de mayo de 2020 luego de que el gobierno autorizó la reapertura de algunos negocios bajo un plan llamado “cuarentena inteligente”, durante la pandemia del coronavirus. Foto: Jorge Sáenz, AP

Paraguay fue uno de los primeros países de la región en imponer severas restricciones en marzo, pidiéndole a la población que se quedase en casa salvo para comprar comida, fármacos o ir al médico. Las escuelas llevan tiempo cerradas. Las iglesias están vacías. Los autobuses no circulan, lo que obliga a algunos a dormir en sus trabajos.

Sin embargo, muchos se aventuran a buscar algo que comer o a conseguir dinero para comprar. Algunos ignoran las restricciones de la cuarentena para pescar en el Río Paraguay. Algunos hacen fila para recibir los paquetes de comida que se reparten en escuelas de primaria. Y algunos rebuscan entre la basura del mercado central de distribución de alimentos en la capital, Asunción.

El país ha sido también uno de los primeros en aliviar las restricciones. El gobierno permitió que muchos negocios retomasen su actividad a partir del 4 de mayo. Los obreros han vuelto a trabajar en sus proyectos, al menos los que están al aire libre.

 

Junto a su familia, Fabián Ramírez de años, busca comida en un contenedor para verduras en el Mercado de Abasto, durante una cuarentena para evitar la propagación del coronavirus, en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Columpios vacíos en un parque durante la cuarentena ordenada por el gobierno para frenar la propagación del coronavirus, en Asunción, Paraguay., Foto: Jorge Sáenz, AP

Un hombre pesca en la orilla del Río Paraguay durante la cuarentena para evitar la propagación del nuevo coronavirus, en Lambare, Paraguay. Foto: Jorge Saenz, AP

Una familia espera en su bicicleta para someterse a la prueba de la COVID-19 en un centro móvil de tests en Asunción, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Walter Ferreira (izquierda) y Laura Dure cocinan estofado en un comedor de beneficencia que alimenta a unas 300 personas al día en Luque, Paraguay. Foto: Jorge Sáenz, AP

Varias personas esperan en los puntos designados en una fila para recibir paquetes de comida en la escuela primaria Santa Ana, en Asunción, Paraguay, el 31 de marzo de 2020, dentro de un programa de alimentos ya existente gestionado por el Ministerio de Educación. Foto: Jorge Sáenz, AP

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button