Nacional

Romanticismo en tiempos de Covid: cenas privadas a la luz de la luna

Una terraza vacía, una botella de vino, un menú de 3 tiempos y un chef atendiendo personalmente a los comensales, así el amor en épocas de coronavirus

CIUDAD DE MÉXICO

Despertar, prender la computadora, sentarse en la cama -o el escritorio- y ponerse a trabajar, así ha sido por más de 80 días la vida de muchos mexicanos, quienes aprovechamos las ventajas del home office para no salir en medio de una pandemia que arrasa con el mundo.

El Covid-19 no sólo ha afectado la rutina diaria de las personas, también ha causado grandes estragos en los negocios, los cuales luchan día a día para mantenerse a flote.

Sin embargo, si por algo nos distinguimos los mexicanos es por ver el lado positivo de las cosas y sacar lo mejor de ellas.  Así surgió el proyecto ‘1 comida por día’ del restaurante ‘Comida’. 

Navegando en redes hace poco encontré el perfil de ‘Comida’, un restaurante que anunciaba comidas y cenas de forma ‘segura’. La curiosidad me ganó y decidí averiguar de qué trataba.

Mi sorpresa fue grande al encontrar fotos de una terraza vacía y una pareja disfrutando de la soledad.  Sin pensarlo mucho mandé mensaje para reservar.

Mi cita llegó una semana después y me encaminé al lugar, protegida con cubrebocas y gel antibacterial.

Una terraza -completamente vacía e impecable- adornada con lucecitas, una mesa puesta con 1 botella de vino y el chef Guillermo me esperaban.

Este proyecto inició en diciembre del 2018, empezamos haciendo 1 o 2 cenas románticas por mes y la idea -y la meta- siempre fue hacer comida rica. Después rentamos una cabañita en el Ajusto y luego dimos con esta terraza y sin dudar nos mudamos para acá. Empezamos a dar servicio el 2 de marzo de este año pero tristemente después de dos semanas llegó el coronavirus a México y nos pegó muy fuerte“, me platicó el chef mientras servía los platillos del primer tiempo: Won Tons rellenos de queso, quelites y salsa verde y sopa de hongos con flor de calabaza.

Lamentablemente Comida tuvo que cerrar sus puertas debido a las medidas impuestas por el gobierno para evitar la propagación del virus.   Así, en la desesperación por no saber qué pasaría y tener que pagar renta surgieron la cenas privadas.

Si la gente no quiere salir por miedo a contagiarse -por estar cerca de otras personas- se me ocurrió la idea de atender sólo a una pareja por noche.  El proyecto nació de la necesidad de sobrevivir. Irnos de aquí nunca fue una opción“, aseguró el chef.

El segundo tiempo llegó con un pork belly con mole de almendras, una  barbacoa de res con crema de zanahoria y una lluvia ligera que hizo ‘match’ perfecto con el soundtrack de fondo.  Un oasis de paz en medio del caos global.

 

La verdad desde que iniciaron las fechas hemos tenido muy buena aceptación, la voz se ha ido pasando y así hemos podido mantener en pie este sueño”.

La noche cayó y un cielo estrellado fue el complemento perfecto que ‘aderezó’ el dulce tercer tiempo, el postre: Buñuelos con crema de duraznos y crumblé de limón.

La gastronómica y pacífica experiencia se convertirá sin duda en un buen recuerdo de una época llena de incertidumbre sin respuestas. Son tiempos difíciles para los románticos…

Nueva normalidad

A partir del 18 de junio se recibirán 4 parejas por día -con reservación-  bajo la misma dinámica: un menú de 3 tiempos -entrada, platillo fuerte y postre (el vino viene incluído). La carta cambiará con frecuencia.

Seguiremos brindando un lugar seguro a cada persona y una muy buena atención”, aseguró el chef.

Si te interesa reservar sólo necesitas enviarles un mensaje a su cuenta de instagram y checar fechas.   El precio es de 1200 por pareja.

Magnolia Ramírez / magnolia.pramirez@gmail.com

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button