Viral

¿Te acuerdas del vino Padre Kino? Así pasó de favorito al olvido

Los que tenemos más de 30 años, alguna vez en nuestra corta vida hemos escuchado a nuestra mamá o tía hablar del vino Padre Kino; ese que según ellas es el que debes usar para cocinar y nada más

CIUDAD DE MÉXICO

Los que tenemos más de 30 años, alguna vez en nuestra corta vida hemos escuchado a nuestra mamá o tía hablar del vino Padre Kino; ese que según ellas es el que debes usar para cocinar y nada más.

Pero el vino Padre Kino es el responsable de que los mexicanos cada vez tomemos esta bebida, pues podría considerarse como “el papá” de los vinos en nuestro país y el que cambió la idea que se tenía sólo son ocasiones especiales, que es difícil de tomar y sobre todo, que es muy caro.

Esta etiqueta fue lanzada en la década de los ochenta por la bodega Pedro Domecq con el objetivo de cambiar la industria de la producción de brandy por la del vino y llegarle al paladar de los mexicanos. Con el slogan “padre kino, que padre vino” y un empaque llamativo, logró tener nuestra atención.

Y es que su botella era lo más característica, aquella que muchas mamás aprovechaban después como florero o especiero. Pero fue también su cambio del corcho por una tapita que lo hacía mucho más accesible al momento de consumir y su sabor frutal y fresco, lo que cautivó a hombres y mujeres por igual. Además, había presentaciones individuales que podían llevarse, literalmente, a cualquier lado como lo muestra el siguiente comercial.

El vino Padre Kino entonces fue el que llegó a quitarle lo snob a los vinos mexicanos pero teniendo siempre en la mira la gran tradición de vinos europeos. Ya no necesitabas un sacacorchos y podías enfriarlo y llevarlo a la comida familiar, al mismo tiempo que sabías que tendrías un producto de buena calidad y de sabor agradable.

Su nombre, por cierto, se inspiró en Eusebio Francisco Kino uno de los misioneros jesuitas que recorrió la península de Baja California a finales de los 1600 y ayudó a fundar muchos pueblitos y cooperativas en la región.

Sin embargo, la popularidad del vino Padre Kino no fue para siempre. A la vez que más y más etiquetas surgían para el consumo regular, esta bebida comenzó a un elemento clave en la cocina por ser económico y de fácil acceso. Por si fuera poco, su calidad comenzó a bajar y el gusto por él también.

Actualmente, el vino Padre Kino está descontinuado y queda sólo como un lindo recuerdo de esa vez que después de acabarse la botella, tu mamá lo convertía en un hermoso florero.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button