Avance

Quién reparará los daños que provocó la obra fallida del NAIM?

Durante el Gobierno de López Obrador, las organizaciones que se opusieron a la construcción del extinto NAIM, tuvieron mesas de trabajo con las autoridades con el fin de reparar los daños que dejó el proyecto de Peña Nieto que, aseguran no fueron tomadas en cuenta para el nuevo proyecto.

Agencias
Ciudad de México 

Los habitantes de la zona del Valle de México, pertenecientes a las organizaciones del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y #YoPrefieroElLago, se dijeron inconformes con el proyecto presentado el pasado lunes en Palacio Nacional para la zona del lago de Texcoco.

En conferencia de prensa aseguraron que El Parque Ecológico del Lago de Texcoco (PELT), proyecto federal que será impulsado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se limita únicamente a recuperar la zona en la que se planeaba construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y lo que se había acordado con las autoridades era, en primera instancia, reparar los daños que dejó la construcción de la obra cancelada en 2018.

 

Aseguraron que de nueva cuenta no fueron contemplados para planear este proyecto y que desde la cancelación del Aeropuerto dijeron a las autoridades que no se permitiría nunca más una obra sin la participación ni consulta de los pueblos.

En las zonas aledañas al NAIM se registró una sobreexplotación de minas para extraer piedra para la construcción. Las organizaciones tienen contabilizadas cerca de 230 proyectos mineros, además de otros explotados de manera ilegal.

Esta práctica provocó severos daños en las comunidades, tanto por el uso de maquinaria pesada y explosivos, además de afectaciones irreversibles a los ecosistemas.

Ante el nuevo proyecto federal, el FPDT presentó su propuesta de Manos a la Cuenca, con la que buscan declarar a la zona Área Natural Protegida y además restaurar el territorio. La diferencia con el PELT, que busca crear una zona de restauración a través de un proyecto urbano, se buscaría preservar la vocación natural del área, así como sus características físicas, hidrológicas, arqueológicas y agrícolas.

 

Previo a la cancelación del NAIM, en la primera visita que se realizó a la zona, los pobladores solicitaron a los secretarios de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú y de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, atender las afectaciones de la construcción, ya que se trató de un saqueo diario de material pétreo de los cerros de la zona.

El pasado lunes 24, el Presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el proyecto del que semanas atrás ya venía hablando; consiste en la recuperación de 12 mil 200 hectáreas como zona de restauración ecológica para uso público en beneficio de las y los habitantes del Valle de México y la población vulnerable de las zonas aledañas.

De acuerdo con el Director del proyecto, Iñaki Echeverrría, la obra se desarrollará bajo los ejes de protección ambiental para la zona y uso permanente del territorio cuyo tamaño será 15 veces el del Bosque de Chapultepec.

 

Mediante un decreto presidencial se creará la zona de restauración ecológica y áreas para la protección de especies acuáticas y aves, una reserva biocultural, un vivero con vegetación halófila y se recuperarán las lagunas y humedales del Lago Nabor Carrillo, la Ciénega de San Juan, la Laguna Xalapango, la Laguna Texcoco Norte y una laguna recreativa.

 

LA POSTURA DE LOS HABITANTES

 

Arturo González, coordinador de #YoPrefieroElLago, dijo que las organizaciones escucharon con detenimiento el anuncio presidencial, ya que se trata de un proyecto que impacta a más de 45 municipios de la región que a la vez, continúan enfrentando los daños provocados por el NAIM.

“Queremos que se atiendan y diagnostiquen todas las problemáticas para mitigar los impactos generados. Nos dimos a la tarea de que cuajar un proyecto desde nuestras comunidades que atienda las problemáticas y atenderlas con un plan de trabajo. Debe cambiar la forma de crear proyectos hacia las comunidades, no se deben crear proyectos en oficinas y escritorios y mandarlas a los pueblos”, comentó.

Explicó que el proyecto debe abarcar las más de 12 mil hectáreas de construcción y atender las problemáticas en una visión de cuenca, “en la zona convergen nueve ríos, pero lo que se debe rescatar es de la barda, del polígono hacia adentro, sino es desde las comunidades que fueron afectadas por la minería para el proyecto. Se tienen que atender los impactos generales provocados, el impacto de los ríos, la problemática de flora y fauna […] Llevamos dos años de gobierno en el cual los impactos no han sido mitigados y no vimos esos impactos contemplados en el proyecto”, añadió.

 

Bernardino Cruz, del FPDT agregó que el PELT se queda corto porque “no alcanza a ver ni a escuchar” las demandas que se han vertido en los últimos dos años en mesas de trabajo con las autoridades.

“Con este proyecto decimos que no es posible un megaproyecto que traiga mega ciudades. Hay un pendiente del gobierno para escuchar […] Ya hay una historia de devastación y colapso, de explotación irracional de los mantos acuíferos; tenemos procesos importantes de perdida de espacios forestales, rompimiento del equilibrio ecológico. El megaproyecto del aeropuerto vino a aumentar los problemas. El PELT se enmarca en la idea de seguir afectado las hectáreas de lo que queda del lago, el problema no se reduce a las 12 mil 500 hectáreas, sino a toda la cuenca de México”, aseguró.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button