Salud

Rehabilita centro a migrantes mutilados

Dan terapia física y prótesis. Ubicado en Silao, Guanajuato, es el único de su tipo en el país; la Cruz Roja dota de recursos para afectados

SILAO.

Personas indocumentadas que perdieron algún miembro de su cuerpo, al caer de La Bestia, en su trayecto a Estados Unidos, reciben en este centro una nueva oportunidad de vida.

El Centro Estatal de Rehabilitación (CER), que depende del Instituto Guanajuatense para Personas con Discapacidad, ofrece terapia física y facilita, sin costo alguno, las prótesis para los migrantes con alguna amputación.

Se les maneja la opción de entrenamiento preprotésico y protésico enfocado a ayudar a estos migrantes que han tenido este tipo de accidentes para reintegrarse a su vida cotidiana”, indicó Juan Melendez, director del Centro Estatal de Rehabilitación de Guanajuato.

Este es el único centro a nivel nacional que ofrece ayuda humanitaria, de este tipo, gracias a un convenio que se firmó con la Cruz Roja Internacional.

Como centro ofrecemos una rehabilitación integral que incluye lo físico, pero también el aspecto sicológico para ayudar a superar este tipo de traumas de las personas, en este caso los migrantes”, manifestó el encargado del CER.

Alan Abarca, originario de Honduras, tuvo el infortunio de viajar en La Bestia y resultar mutilado de su pierna izquierda al caer de uno de los vagones.

Todo es cuestión de mentalizarse porque ahora en día no queda de otra que echarle ganas, esperar la prótesis y poner uno de su parte porque no me queda más”, dijo.

 

Los especialistas enseñan a los migrantes, mediante equipo especial, la manera en que pueden retomar su vida normal.

 

Así como él, el Centro Estatal de Rehabilitación ha ofrecido atención a 22 migrantes, principalmente centroamericanos desde junio del año pasado, fecha en que se firmó el convenio.

La rehabilitación y las prótesis son tan efectivas que, en dos meses, los migrantes mutilados recuperan su autoestima para seguir con el deseo de llegar a la Unión Americana.

Así lo piensa Rony Osorio, originario de Honduras, de 21 años de edad, que cayó del tren en Monclova, Coahuila, en septiembre del año pasado.

Ya listo para trabajar, si Dios lo permite hacer el intento para Estados Unidos y si no, llegar a nuestro país de vuelta a Honduras para sembrar café, frijol, maíz y todo eso”, refirió.

Ambos migrantes se encuentran viviendo en un albergue de la ciudad de Celaya y son trasladados a sus terapias en Silao con apoyo de personal de la Cruz Roja.

Todos ellos manifiestan su agradecimiento con estas instituciones ya que, sin ellas, su vida sería completamente distinta.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button