Salud

5 hábitos simples que te darán mucha paz mental

Agencias

La paz mental no es un mito o el privilegio de los ignorantes o de quienes tuvieron la suerte de nacer con vidas perfectas, es algo que todos pueden alcanzar, pero para esto hay que cambiar algunas cosas, hacer ajustes y tener hábitos saludables que ayuden a frenar el problema en lugar de hacerlo más grande.

Millones de expertos alrededor del mundo se han dedicado específicamente a estudiar cómo el estrés nos afecta de forma física, y en sus estudios han encontrado que además de sacarte canas y de dejar la piel opaca y arrugada, el estrés.

Y la ansiedad también pueden tener consecuencias como dolores de cabeza, malestar estomacal, presión arterial elevada, dolor en el pecho, problemas para dormir y hasta sobrepeso (que tiene que ver con que algunas personas suelen comer en exceso cuando están estresados).

 

Todo apunta a que debemos intentar llevar vidas más relajadas y simples, que es importante tener un balance entre lo personal y profesional, y que debemos hacer todo lo posible por mantener los niveles de estrés controlados, pero a veces es más fácil decirlo que hacerlo.

A veces el ruido y el caos de tu mente se sale de control y la negatividad llega para arruinarlo todo, y el constante bombardeo de información no hace mucho por evitarlo, y evitar el problema no lo va a solucionar (así que no querer ver los platos sucios en la cocina no va a hacer que aparezcan limpios al otro día).

Las preocupaciones, el ruido, las inseguridades y la ansiedad en ocasiones son inevitables, pero los expertos también dicen que hay algunas cosas que puedes hacer por ti mismo para que sean lo menos posible y para tener un poco de paz y tranquilidad (porque el estrés también te hace menos atractivo).

 

Tener paz mental es esencial para conseguir una mejor calidad de vida© Getty Tener paz mental es esencial para conseguir una mejor calidad de vida

 

 

5 hábitos para recuperar la paz mental:

 

Limita los viajes en el tiempo mentales

Es genial poder recordar momentos de tu pasado, perderte en los mejores cuando necesitas que algo te levante el ánimo o imaginar cómo será el futuro cuando la situación actual no es la mejor, esto te ayuda a hacer planes, crear cosas y a activar la imaginación.

Pero aferrarte a un mal recuerdo o dejarte llevar por la idea de un futuro terrible no es muy saludable e incluso pueden llegar a ser factores de estrés crónico. Puedes hacerlo, pero no debes dejar que eso se convierta en una obsesión y evite que vivas el presente y disfrutes de lo que tienes y estás haciendo en ese momento.

 

Controla tus expectativas

Es bueno tener expectativas, eso te ayuda a esforzarse y a trabajar duro, pero las metas poco realistas solo te van a dejar frustrado y desesperado cuando te des cuenta de que no puedes alcanzarlas de la forma que crees. No debes preocuparte por las cosas que están fuera de tu control, tampoco debes compararte con los demás o creer que vas a conseguir algo solo por pensarlo. Intenta plantear expectativas manejables y posibles, esto evitará muchas decepciones.

 

No se trata de correr del estrés, sino de enfocarte en lo que realmente importa© Caiaimage/Trevor Adeline No se trata de correr del estrés, sino de enfocarte en lo que realmente importa

Practica la autocompasión

Dicen por ahí que no hay peor crítico para una persona que ella misma, incluso cuando a otros los tratan mejor que a sí mismos. Es importante ser crítico, pero también aprender a reconocer cuando algo se hizo bien o cuando un problema realmente no fue tan grave, y aprender a tratarse a sí mismos de la misma forma en la que se trata a alguien externo en una situación similar. Un buen tip es pensar en cómo se trataría a un buen amigo en un problema similar y aplicar eso mismo.

 

No bases todos tus pensamientos en intentar escapar o evitar la ansiedad

Claro que debes hacer todo lo posible por evitar el estrés y la ansiedad, pero tampoco se trata de que solo pienses en evitar personas, situaciones o cosas que los causan, sino que debes dejar de preocuparte y pensar y enfocarte en cosas que son realmente productivas, que disfrutas y que pueden hacerte sentir mejor. Toma decisiones basadas en tus metas y objetivos, no en lo que quieres evitar.

 

Memento Mori

La frase en latín se traduce algo así como “recuerda que debes morir” y no se trata de obsesionarte con la idea de la muerte, sino en tomar eso como un elemento para darle sentido a la vida, para enfocarte en las cosas que de verdad importan y eliminar todo eso que, como dice Marie Kondo, no te producen felicidad. Séneca lo dijo mejor: “El que teme a la muerte nunca hará nada digno de un hombre vivo”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *