Nacional

Niños halcones: el trabajo de miles de niños en México

Agencias

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, en WikiTribune en Español quisimos visualizar el abuso al trabajo que han sufrido cientos de niños en México y en el mundo a causa del narcotráfico, que durante los últimos años ha reclutado a menores de edad para trabajar como  halcones.

De acuerdo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al menos 30 mil menores de edad formaban parte del crimen organizado en México tan solo en 2015 y durante el año pasado 460 mil niños formaban parte de las filas del narcotráfico.

Los niños son utilizados para realizar tareas de vigilancia, empaquetamiento de droga, secuestros y en algunos casos como sicarios.

La dinámica de reclutamiento es sencilla, muchos fueron víctimas de secuestros masivos, en otros casos sus familias recibieron amenazas para obligarles a trabajar con ellos, otros se unieron por miedo o por ser la única alternativa de empleo, sin embargo, una vez adentro ya no hay vuelta a tras, a menos que ingresen a prisión, mueran asesinados por las bandas rivales o por sus propios jefes .

Desde 2006 se han acumulado historias de niños y niñas muertos en enfrentamientos o que junto con su familia fueron víctimas de agresión por parte de criminales.

De acuerdo a diversos especialistas, los sicarios pretenden aprovechar que en México y otros países, antes de los 14 años las personas no son legalmente responsables de sus delitos y hasta los 18 años reciben sentencias mínimas.

Este sin duda es el trabajo más peligroso que cualquier joven y niño puede realizar, y señalan es una consecuencia de la falta de oportunidades que tienen en sus comunidades.

¿Qué hacen los niños halcones?

Los niños halcones se encargan de vigilar los movimientos de los cárteles del narcotráfico de bandos contrarios, la entrada y salida a los municipios en donde viven y en ocasiones tienen asignaciones especiales donde vigilan personas o lugares en específico. Pero solo se trata de pequeñas actividades que después van aumentando a delitos más graves.

Lo más triste es que en su mayoría realizan esto a cambio de juguetes, bicicletas a un pago miserable que les roba su infancia.

En México uno de los casos mas dolorosos  fue el de “El Ponchis”, un adolescente de 14 años de edad llamado Edgar “N” Jiménez que fue aprendido por posesión de armas de fuego exclusivas del Ejército y participación en secuestros, torturas y homicidios.

“He matado a cuatro personas, los degollaba, sentía feo, pero me obligaban con la amenaza de matarme si no lo hacía. Yo nada más los degollaba pero nunca fui a colgar los cuerpos a los puentes”, confesó cuando fue detenido por elementos del Ejército Mexicano.

En su trayectoria destacan historias llenas de violencia, pero principalmente abandono por parte de sus padres, quienes pasaron la mayor parte de su vida recluidos en cárceles por adicciones, posesión de droga y violencia doméstica.

Su captura se dio en el aeropuerto de Cuernavaca Morelos, cuando intentaba abordar un avión que lo llevaría a la frontera para poder cruzar a San Diego, Estados Unidos y visitar a su madre que recientemente había sido liberada.

“El Ponchis” comenzó a trabajar con el cártel del Pacífico Sur, comandado por Héctor Beltrán Leyva quien se encontraba en guerra con Édgar Valdez Villareal, “La Barbie” por la disputa del terreno, por lo cual sus secuaces vivían ocultos.

Algunos miembros del temible cártel fueron detenidos, señalaron a El Ponchis como el más sanguinario de todos, pero el Ejército Mexicano nunca imaginó que se trataba de un joven de tan solo 14 años.

¿Qué sucedió con “El Ponchis”?

Edgar cumplió una condena de tres años en un centro penitenciario para menores de edad, durante su estancia aprendió a leer y escribir, una oportunidad que nunca tuvo porque fue expulsado de la escuela en diferentes ocasiones.

En su internado dijo haber trabajado también para Julio Hernández Radilla “El Negro”, preso por asesinar al hijo del poeta Javier Sicilia.

En 2013 fue liberado bajo un fuerte dispositivo de seguridad con el cual es monitoreado por parte de las autoridades hasta el día de hoy, para evitar que vuelva a ser víctimas del crimen organizado.

Vive en los Estados Unidos junto a su madre y los especialistas destacaron haber hecho todo lo que se encontraba en sus manos para brindarle apoyo psicológico, instrucción e incluso garantizar la protección a su salida.

 

Los niños en el narco

Se estima que los niños mexicanos comienzan a ser reclutados por diversos cárteles desde los 10 y 11 años de edad, aunque al parecer este índice a bajado hasta los ocho años y en su mayoría los pagos son con ropa, alimento, medicinas o dinero.

Destacan que su vulnerabilidad comenzó a raíz de la famosa guerra contra el narco iniciada en 2006 por el ex presidente Felipe Calderón, como una oportunidad que los narcos vieron para cuidarse de las autoridades.

La Red por los Derechos de la Infancia asegura que el Estado Mexicano no ofrece suficientes oportunidades para el desarrollo de los niños y jóvenes, por lo cual las organizaciones delictivas involucran a los menores en por lo menos 22 delitos diferentes.

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button