Salud

¿Comer en la noche puede provocar problemas cardíacos?

 

Hace un par de semanas la Asociación Americana del Corazón publicó una declaración científica que sugiere que comer muy tarde durante el día es malo para el corazón. En el escrito se explica la evidencia científica actual que sugiere cuándo y con qué frecuencia debemos de comer para evitar factores de riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades cardíacas o vasculares.Sin embargo la noticia que permeó en los medios de comunicación es que comer en la noche es malo; es probable que hayas leído o escuchado algo similar. Analicemos lo que realmente dice la declaración. Al leerla nos encontramos con el siguiente enunciado: Asignar más calorías durante la primera parte del día podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Seguido inmediatamente de un enunciado que dice que se necesitan estudios de seguimiento a largo plazo de la salud cardiovascular, para demostrar cómo los horarios de las comidas afectan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Así que realmente no aseguran al 100 por ciento que comer tarde sea un indicador decisivo para presentar problemas de salud.

Es cierto que en México muchas personas cenan a partir de las 7 de la noche, y en muchos casos lo hacen justo antes de irse a dormir. Con las sugerencias de esta última investigación ¿debemos de modificar nuestro horario? Lo primero que tenemos que entender es que la declaración no es el resultado de un nuevo estudio, sino que los investigadores revisaron estudios anteriores sobre diferentes aspectos del horario de las comidas y la frecuencia de las comidas para ver su podían obtener conclusiones. No encontraron una afirmación firme, por eso sugieren realizar más estudios en este tema.

Entre los estudios que revisaron, encontraron que algunos afirman que existe una asociación entre los horarios de comida por la tarde y varios factores de riesgo cardiovascular, pero la correlación no es necesariamente causal. Los estudios que realmente probaron el impacto de diferentes tiempos de comida en los factores de riesgo, fueron pequeños y de corta duración, por eso no se consideran como evidencia fuerte.

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button