Nacional

Acorrala’ EU a México con imposición de aranceles

El presidente Trump observa ‘poco avance’; blinda México fronteras para resolver crisis México detuvo a 400 migrantes centroamericanos en Chiapas y continuó con las deportaciones de cientos de hondureños.

Washington, D.C.- La reunión entre el canciller Marcelo Ebrard, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, en Washington, concluyó este miércoles sin que se lograra un acuerdo para poner fin a la amenaza del presidente Donald Trump, de imponer 5% de aranceles a los productos mexicanos, por la supuesta inacción del Gobierno federal al flujo migratorio.

Pese a que utilizaron diferentes tonos para anunciar la negociación fallida, Trump y Ebrard dejaron claro que esperarán a la reunión de este jueves para determinar si la medida será confirmada y, por lo tanto, si México emitirá una respuesta, que también complicaría la ratificación del T-MEC.

“Las conversaciones con México se reanudarán mañana (hoy) con el entendimiento de que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles del 5% comenzarán el lunes, con aumentos mensuales, según lo programado. ¡Cuanto más altas sean las tarifas, mayor será el número de empresas que estarán de vuelta en los Estados Unidos!”, concluyó Trump a través de Twitter, donde agregó que la protección fronteriza de EU detuvo al al menos a casi 133 en mayo, siendo el tercer mes consecutivo con detenciones de más de 100 mil migrantes.

Mientras tanto se reveló que durante este primer encuentro, el asesor económico de la Casa Blanca, Peter Navarro, impuso tres condiciones a los negociadores mexicanos. Primero: evitar que los migrantes busquen llegar a EU para pedir asilo al admitirlos en México para convertirse en “tercer país seguro”. Segundo: reforzar la vigilancia de su frontera sur, de 240 kilómetros, con Guatemala; y tercero: que combata la corrupción en las fronteras.

Según informantes de la delegación mexicana, Ebrard descartó que aceptarán que México sea el “tercer país seguro”, aunque reiteró que el Gobierno federal ha implementado programas de empleo temporal para los migrantes, que instituciones federales mantienen el resguardo de la frontera sur y expuso cifras récord de detenciones, y reiteró que la lucha contra la corrupción es una de las banderas de esta Administración.

Asimismo, Ebrard solicitó a Pompeo que el Gobierno estadunidense controle el flujo ilegal de armas y municiones para los cárteles, con el fin de tener más elementos de seguridad para reforzar la frontera, a la par de que se redireccionen fondos del Plan Mérida para el Plan de Desarrollo para Centroamérica, que requiere de al menos 10 mil millones de dólares para funcionar.

Las conversación finalizó este miércoles en terreno estéril, aunque Ebrard insistió en que este jueves las delegaciones de ambos países “buscarán acercar posiciones”.

“Era de esperarse que en una primera reunión te pongas de acuerdo en algo, quedamos en que mañana vamos a seguir conversaciones. (…) No se desecharon las posturas de ambas partes”, señaló el funcionario federal.

En México la situación es crítica, ya que las fronteras norte y sur fueron blindadas y se reforzó la deportación de migrantes, aunque el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, afirmó que el reforzamiento de seguridad “se debe al crimen organizado y no a la migración”, con el intento de desviar la atención de una crisis evidente.

‘ESO NO SE HACE A LOS AMIGOS’

Trump ha enfrentado una resistencia de republicanos y demócratas por igual ante su propuesta arancelaria, ya que los primeros opinan que los impuestos afectarán al comercio interno y a los estadunidenses, mientras que los segundos reiteraron que esta medida es para ganar votos ante su intento de reelección, a la par de ocultar la investigación de la injerencia rusa en la anterior elección.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes estadunidense, manifestó que la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977 (IEEPA, por sus siglas en inglés) que Trump utilizó para invocar un arancel a las importaciones del país, con el objetivo de presionar por un mayor control migratorio, “fue diseñada para castigar a enemigos y no a un aliado”.

Por su parte, Chuck Grassley, presidente republicano del Comité de Finanzas del Senado, vaticinó que EU y México firmarían un acuerdo para evitar los aranceles “tan pronto como el jueves por la noche”, reflejando la presión que los republicanos le han hecho saber a la Casa Blanca, para que no cuente con el mismo nivel de apoyo que recibió a comienzos del año.

Los exembajadores de EU en México, John Negroponte, James Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual, Earl Anthony Wayne y Roberta Jacobson se sumaron a los reclamos y sugirieron al Mandatario republicano separar la problemática migratoria de las comercial.

“Dañar la economía de México perjudicaría su capacidad para hacer frente a los migrantes, así como a su crecimiento económico. Eso generaría una consecuencia de perder-perder a largo plazo”, señalaron.

Hasta el exgobernador de Florida, Jeb Bush, –hijo y hermano de los expresidentes George Herbert Walker Bush y George Bush– envió un mensaje al Mandatario para evidenciarle que los aranceles “serán un impuesto a los estadunidenses que eliminarán la posibilidad de modernizar un tratado de libre comercio, afectarán al sector agrícola y de manufactura estadunidense, y que esto es una mala política para la reelección”.

JUSTIFICA INM FRENO A CARAVANA

Ante la tensión de las negociaciones, la Policía Federal inició ayer el despliegue de 400 elementos para frenar a una caravana migrante que ingresó por Ciudad Hidalgo, Chiapas, y aseguró que se logró la detención de 400 indocumentados.

El Instituto Nacional de Migración (INM) señaló que se solicitó el apoyo federal ante la resistencia de los centroamericanos, que rechazaron solicitar asilo en México.

Asimismo, el INM continuó con la repatriación de 110 migrantes que envió en avión desde Villahermosa, Tabasco, a Honduras. Con esto el INM suma a 210 hondureños deportados en 48 horas.

Por su parte, el Departamento de Seguridad Nacional de EU aseguró que ya coordina una nueva estrategia con el Gobierno de Guatemala para renegociar un acuerdo regional de fronteras abiertas y condicionar el cierre de su frontera con México.

“Las caravanas son una forma criminal de traficar o de contrabando de personas en nuestro territorio”, dijo el Ministro del Interior de Guatemala, Enrique Degehart, quien reveló que recibió a cientos de agentes a su país.

Por su parte, el Gobierno de EU suspendió ayer las actividades educativas, recreativas y la asistencia legal para menores migrantes no acompañados detenidos por “problemas presupuestarios”, luego de que se solicitaran 2.9 mil millones de dólares para cubrir esta demanda para 40 mil 800 menores.

(Con información de Agencia Reforma)

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *