Deportes

Adiós, Pablo, adiós; murió a los 58 años

Larios Iwasaki será recordado como un cancerbero suicida, caracterizado por aquellos lances espectaculares en los equipos que defendió

Por Agencias

CIUDAD DE MÉXICO.

Pablo Larios era un portero flaco y bigotón. Un verdadero kamikaze que se colgaba del balón a la menor provocación. Lo hizo en el equipo de su natal Zacatepec, donde Pablo vivió enfrente del Estadio Coruco Díaz. Un guardameta sin miedo, pero tan delgado que su entrenador Carlos Turcato le decía “cuídate mucho, no te vayan a quebrar”.

Larios siempre le contestaba que “no estoy flaco”, pues estaba acostumbrado a cargar bultos de 25 kilos en la casa de materiales de construcción, propiedad de su padre.

La gente sufría con mis salidas, pero mis compañeros no. Volaba como una mosca, tan frágil y débil pero seguro a la hora de tomar el balón con las manos. Fallaba en algunas ocasiones, las menos”, contó hace unos años al escritor Carlos Barrón en un testimonio parte del libro Tiempo de compensación.

Poco antes del Mundial de México 86, Pablo dejó Zacatepec para irse al Cruz Azul. Un cambio drástico, en el que Pablo dejó un salario mensual de 23 mil pesos, para cobrar 150 mil con La Máquina.

-¿Qué le hizo a tanto dinero?

-No lo sé. Lo gasté, compraba muchos carros.

¿Dónde quedaron esos coches?

-No recuerdo, supongo que pagué cosas con ellos.

 

 

Una vez, Manuel Lapuente, su entrenador con el Puebla, llegó en un Ford LTD del año. Larios tenía un Corvette que acababa de comprarse. Apenas vio el auto de Manolo y le preguntó por sus cualidades. Al día siguiente traía un auto igualito a su entrenador.

Larios derrochó dinero y gastó sus años como portero suicida. En el Puebla se hizo campeón de Copa y Liga, y después pasó a los Toros Neza, al lado del argentino Tony Mohamed y sus locuras de pintarse el pelo y ponerse máscaras para saltar al terreno de juego.

Pablo decía que no tenía amigos en el futbol. “No conté con ellos. Desaparecieron. No es que los necesite para que me den algo, sino simplemente para convivir”.

Lejos de la Selección Mexicana, de la efímera fama que da el ser el cancerbero de un equipo famoso, Pablo se quedó a vivir en Puebla, donde conoció a su mujer. Lamentablemente, ella murió joven y los hijos se fueron a vivir a Zacatepec.

Recuerda la muerte de Pablo, el hijo mayor, el que se ahogó al intentar cruzar el Río Bravo para ir a un festival con la novia.

Los agujeros que tenía en donde hubo nariz siempre le hicieron contestar de la misma manera: “Me cayó una infección. La tengo así desde hace varios años. La infección me destrozó el cartílago hasta tirarme la nariz. Ya sé por dónde vas. Te aseguro que no consumí drogas”.

Ayer fue el último suspiro de Pablo Larios, aquel kamikaze vestido de portero.

Tenía 58 años de edad.

 

 

El funeral se realizará en Zacatepec

El exportero Pablo Larios Iwasaki falleció víctima de los problemas crónicos de salud que lo aquejaban, el último relacionado con una falla intestinal que lo llevó al hospital hace dos días. De acuerdo con familiares y amigos, Larios perdió la vida en un hospital de Puebla donde fue llevado para atender sus problemas de salud, pero tiene su residencia en el municipio de Zacatepec, donde será trasladado en las próximas horas y se espera que se realicen sus funerales. El año pasado se postuló como candidato por el Partido Movimiento para gobernar la alcaldía de Zacatepec, pero perdió y regresó a su vida cotidiana.

-Pedro Tonantzin/Corresponsal

 

“Me enseñó demasiado”: Carlos Hermosillo

El exdelantero Carlos Hermosillo también recordó algunos momentos que vivió al lado del exguardameta.

Pablo me ayudó cuando yo iniciaba mi carrera en el futbol. Un hombre que siempre tuvo un buen consejo conmigo. Siempre me calmó, me aconsejó qué es lo que pensaban los porteros y qué es lo que tenían que pensar los delanteros. No tengo más que recuerdos gratos y agradecimientos para un gran hombre”.

-Edgar Berrios

 

Larios era un tipazo: Lapuente

Cuando Manolo Lapuente habla de Pablo Larios, de inmediato aparecen los títulos del Puebla.

(Siento) bastante tristeza, porque realmente para mí fue un hombre muy apreciado. A mí me hizo ganar dos campeonatos (Liga y Copa 89-90), por lo que yo tengo un gran aprecio por él, y lamentablemente nos ganó la carrera”.

Lapuente recuerda que “era un tipazo. Siempre estaba atento y pendiente de los demás, y terminó siendo ídolo del Puebla. Su agilidad y su poder eran impresionantes. No he visto nada igual. La forma en la que salía en los tiros de esquina era increíble. El área entera era de él y nunca se detenía”.

SE REUNIÓ CON POBLETE

Pablo Larios y Carlos Poblete se vieron por última vez el pasado fin de semana en el partido entre Veracruz y Puebla. “El pasado viernes estuvimos firmando autógrafos y viendo el partido del Puebla, donde Pablo no aparentaba tener problema alguno”.

Siempre recordaré sus locuras y sus coches antiguos que nos presumía. Nos sorprendía cuando llegaba a los entrenamientos y reaccionábamos como niños”.

– Gabriel Martínez y Rafael Moreno

 

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button