Avance

Ataques a bases en Irak dejan 80 muertos

Teherán señaló que “terroristas estadounidenses” murieron en ataques con 15 misiles lanzados contra objetivos estadounidenses y resaltó que ninguno de los misiles fue interceptado

TEHERAN, Irán.- Unas 80 personas habrían muerto tras los ataques con decenas de misiles balísticos perpetrados por Irán la madrugada de este miércoles contra bases aéreas en Irak, que albergan tropas estadounidenses, en respuesta al reciente asesinato del general iraní Qassem Soleimani, según medios iraníes, informa Reuters.
La televisión estatal del país persa, citando a una importante fuente de la Guardia Revolucionaria, señaló que “terroristas estadounidenses” murieron en los ataques con 15 misiles lanzados por Teherán contra objetivos de EE.UU., resaltando que ninguno de los misiles fue interceptado.
Irán además ha afirmado que equipos militares de Estados Unidos fueron “severamente dañados”, y ha dejado en claro que tiene listos otros 100 objetivos si Washington decide tomar alguna medida de represalia.
Según los informes, más de 80 fuerzas estadounidenses han muerto en ataques con misiles iraníes contra objetivos estadounidenses en Irak el miércoles por la mañana, dijo una fuente cercana al Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (IRGC).
“Según los informes precisos de nuestras fuentes en el campo, al menos 80 soldados estadounidenses murieron y otros 200 resultaron heridos, quienes fueron trasladados inmediatamente de la base aérea por helicópteros”, dijo una fuente informada en el IRGC. En las primeras horas del miércoles, el IRGC disparó misiles contra la base aérea estadounidense Ain al-Assad en la provincia de Anbar, en el oeste de Irak. Los ataques con misiles fueron en represalia por el asesinato en Estados Unidos del jefe de la Fuerza Quds de IRGC, el teniente general Qassem Soleimani, en enero en Bagdad.
La base aérea de Ain al-Assad era un sitio estratégico para los EE. UU. Que se usaba para apoyar ataques de drones.
Las fuentes dijeron que hasta 20 puntos críticos en la base fueron alcanzados por 15 misiles y un número significativo de vehículos aéreos no tripulados y helicópteros fueron destruidos.
“A pesar de que los estadounidenses habían estado en alerta máxima, su defensa aérea no pudo responder”, dijo.
Altos funcionarios políticos y militares habían prometido vengarse duramente de Estados Unidos por la muerte del general Soleimani.
La fuente agregó que Irán ha preparado planes para destruir 104 objetivos estadounidenses si la Casa Blanca comete otro error.
“Se han identificado hasta 104 puntos críticos controlados por Estados Unidos en la región, que serían atacados por el primer error”.
En una reacción temprana a los ataques con misiles, ¡el presidente Trump dijo “todo está bien”!
“¡Todo está bien! Misiles lanzados desde Irán en dos bases militares ubicadas en Irak. Evaluación de víctimas y daños que tienen lugar ahora. ¡Hasta ahora, todo bien! ”, Escribió Trump en una publicación en Twitte

Daños en las bases

Planet, empresa de satélites de observación de la Tierra, difundió fotos que muestran los extensos daños causados por la serie de ataques con misiles realizados por Irán contra la base aérea de Al Asad, en Irak, que alberga fuerzas estadounidenses.
Las imágenes satelitales muestran hangares y edificios impactados por los proyectiles iraníes que fueron disparados en la madrugada del miércoles.
Al menos cinco estructuras resultaron dañadas en el ataque contra la base en la gobernación iraquí de Anbar, que aparentemente fue lo suficientemente preciso como para apuntar contra edificaciones predeterminadas, reseña NPR.
David Schmerler, analista del Instituto Middlebury (EE.UU.), señaló al medio que no está claro si los objetivos en la base fueron elegidos para evitar la pérdida de vidas.
“Los edificios que estamos registrando ahora parecen ser utilizados para almacenar aviones”, afirmó el experto. “Hay otras estructuras en la base aérea que serían exclusivamente para personas, por lo que tal vez pretendían atacar sitios con equipos y no con personas”.

El ataque

Las fuerzas de Irán dispararon misiles contra bases militares estadounidenses en Irak el miércoles, en respuesta al asesinato de un prominente comandante de la república islámica, lo que agravó una confrontación con Washington que podría desencadenar un conflicto a escala mayor en Oriente Medio.
El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, que se dirigió a los iraníes que coreaban “muerte a Estados Unidos” en una marcha, dijo que los ataques eran “una bofetada en la cara” para Washington, cuyas tropas deben abandonar la región.
El ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, dijo que Irán había tomado “medidas proporcionales” en defensa propia y que no buscaba escalar la confrontación. La próxima fase parece estar ahora en manos de Washington.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ordenó un ataque con drones para matar al general Qassem Soleimani en Bagdad el viernes, dio una respuesta inicial en Twitter que sonó más bien moderada: “¡Todo está bien!”.
Se estaban evaluando los daños y posibles víctimas tras el ataque iraní y Trump hará una declaración más tarde en el día.
Trump, que enfrenta un procedimiento de juicio político desde diciembre y que este año buscará la reelección, advirtió el fin de semana que Estados Unidos tenía identificados 52 objetivos iraníes que podrían ser atacados si Irán tomaba venganza por la muerte de Soleimani.
Número de muertos no está claro
La televisión estatal dijo que Irán lanzó 15 misiles balísticos desde su territorio hacia objetivos estadounidenses en la vecina Irak. Las bases de al-Asad y otra instalación militar de Erbil recibieron impactos, informó el Pentágono.
Una fuente dijo que las primeras informaciones indicaban que no había víctimas entre los estadounidenses, aunque otras autoridades del Gobierno se negaron a comentar el asunto.
Los reportes de medios en Irán dijeron que 80 “terroristas estadounidenses” habían muerto y que helicópteros y equipos militares de Washington resultaron dañados. No revelaron sus fuentes para confirmar esos datos.
Alemania, Dinamarca, Noruega y Polonia dijeron que ninguno de sus efectivos en Irak resultó herido. Reino Unido, que también tiene militares desplegados en la nación de Oriente Medio, condenó las acciones de Irán. Las fuerzas iraquíes tampoco sufrieron bajas.
Más de 5.000 efectivos permanecen en Irak junto a otras tropas extranjeras como parte de una coalición que ofrece entrenamiento y apoyo logístico a las fuerzas iraquíes frente a la amenaza de los militantes del Estado Islámico.
“Tras evaluar la situación y nuestra respuesta, tomaremos todas las medidas necesarias para proteger y defender al personal militar de Estados Unidos y a sus socios y aliados en la región”, dijo el portavoz de Pentágono, Jonathan Hoffman.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *