Salud

Del Blue Monday a la crisis de salud mental por covid-19

Agencias

La pandemia por el covid-19 va consumiendo la salud mental de un amplio sector de la sociedad principalmente de niños, adolescentes y abuelos; la depresión, el estrés y la ansiedad han sido parte de esos estragos emocionales durante la emergencia sanitaria.

Pero… ¿qué se puede esperar del lunes más triste del año, el “Blue Monday”? Especialistas responden que nada Aseguran que este concepto que salió a la luz en 2005 no tiene fundamento científico para sostener la existencia de “un lunes triste” o un día triste en el año.

 

En estos tiempos, lo que sí es real, es que la emergencia sanitaria a nivel mundial va dejando desolación por las muertes y contagios del SARS-CoV-2. Hasta ahora nadie escapa de los problemas y del agotamiento emocional que genera al paso de diez meses.

Alejandro Cruz Rosas, director del Hospital Psiquiátrico de Tampico afirmó que el concepto solo sirvió como un efecto publicitario, ya que no hay sustento científico en términos médicos.

 

“Lo real es que la pandemia ha hecho que los niveles de ansiedad estén elevados en la población y que favorecen la presencia de patologías del ámbito afectivo, como las depresiones”.

Herencia del covid y el encierro

 

Refiere que, incluso las personas que enferman de coronavirus tienden a desarrollar un estrés post traumático o una secuela a nivel mental del padecimiento.

“Es una situación difícil, la pandemia ha creado esa presencia de trastornos del ámbito psíquico y está teniendo una repercusión muy importante en niños, adolescentes y ancianos, que desde marzo a la fecha han ido elevando sus niveles de agotamiento emocional, cayendo en hartazgo, frustración e impotencia”.

La violencia intrafamiliar, advierte, es otro de los grandes efectos de esta crisis sanitaria, pues hay mayores dificultades en la convivencia al interior de los hogares, lo que repercute en mayor medida en los hijos.

 

Esto ha sido evidente en la pandemia, pero no hay un día específico con el que debamos tener mayor cuidado como se dice del Blue Monday“.

Sugiere, en cambio, tratar como prioridad la salud mental y buscar alternativas; tener un equilibrio para que no nos rebase todo lo que estamos viviendo.

 

Cruz Rosas, dice que es este grupo de personas los más vulnerables en la contingencia, porque son los que menos posibilidad tienen de salir o de tener una convivencia externa y el confinamiento hace que se generen los problemas.

Manuel Sarabia, psicólogo y psicoterapeuta, dice que el “Blue Monday” hace alusión a una toma de conciencia en las personas cuando no ven realizadas sus metas, aunque consideró el especialista que el lunes es un tanto difícil de comenzar para todos.

 

“El día lunes es el más difícil de la semana porque cierta gente se levanta con mucha flojera o cansancio. Ahora que estamos en pandemia, hay un alto nivel de depresión de parte de las personas; después de 10 meses los más afectados son los adultos mayores”, refiere.

 

Recomienda estar atento al sueño de estas personas, y a quienes de alguna forma manifiestan no tener esperanza de vida, ilusión o motivación.

Destaca que al estar marcado en el calendario una “fecha de tristeza” hay también mucha influencia comercial que ofrece costos especiales para el “Blue Monday”.

 

“Hay una palabra clave que utilizamos nosotros que se llama resignificar, aprender a mirar las cosas de una manera distinta, ver lo bueno dentro de lo malo, verlo como una oportunidad; el encuadre que mucho utilizan los comunicadores. El pasado no lo podemos cambiar, pero sí podemos cambiar nuestra actitud hacia el”.

SUGERENCIAS

 

Para ambos profesionistas de la salud mental, la sugerencia principal a la ciudadanía es alimentar nuestra mente de pensamientos positivos y de esperanza.

Al mismo tiempo, adaptarse a la nueva realidad con un estilo de vida basado en la sana distancia, con una convivencia familiar interna de recreación, así como el cuidado en uno mismo.

 

Juegos de mesa, crear algo extraordinario donde se involucren todos, como crear postres juntos, escuchar música, meditación, bailar, leer un libro y no propiamente internet, todo ello para reducir los niveles de estrés.

En Tampico, el Hospital Psiquiátrico emprendió una campaña de apoyo psicológico para la población, atendiendo durante el 2020 hasta 50 llamadas de auxilio, donde además, identificaron violencia intrafamiliar.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *