Deportes

El día que Jorge Campos terminó jugando cartas previo al debut del Tri en el Mundial de 1994

Las anécdotas de Jorge Campos como futbolista profesional son interminables, debido a su calidad como portero tuvo experiencias de todo tipo; sin embargo, en esta ocasión recordaron una historia que se dio previo al debut de la selección mexicana ante Noruega en el Mundial de Estados Unidos 1994.

En una noche de porteros en el programa Versus de TUDN, Félix Fernández platicó que El Brody no podía dormir la noche previa a su duelo en la Copa del Mundo, por lo que fue a su habitación para pedirle que lo acompañara a jugar billar.

 

“Este (Campos) absorbe la presión de una forma muy particular, esa noche estaba muy inquieto, la noche previa al partido contra Noruega, en ese hotel estábamos concentrados en habitaciones individuales, no te miento, era la una de la mañana, llega y me toca en la habitación‘necesito jugar billar, por favor vamos a jugar billar’”, comentó Félix.

Recuerda que conforme se acercaba la fecha de la justa mundialista, el hotel comenzó a llenarse de aficionados, sobre todo de mexicanos, por lo que el bar donde jugarían no estaba vacío y en cuanto los vieron se aglomeraron a su alrededor, tras este ‘escándalo’ inmediatamente el entonces técnico del Tri, Miguel Mejía Barón, mandó a Memo Vázquez para que fuera por ellos y los metiera en su habitación.

 

“A medida que se acercaba el debut del Mundial había más gente en el hotel donde estábamos, y la noche anterior imagínate como estaba el bar de aficionados mexicanos, viendo a dos seleccionados, el portero que iba a jugar, llegamos a la mesa de billar, nos daría chance, no duramos ni tres minutos cuando toda la gente estaba así (encima de ellos), Miguel manda a Memo Vázquez, nos sube de regreso”, dijo el ex portero del Atlante entre risas.

Pero parece que el insomnio seguía en Jorge Campos, quien a pesar de que había regresado a su habitación, decidió salir de esta para jugar cartas con un vigilante pasadas las dos de la mañana.

 

“Nos metemos a los cuartos y yo estoy despierto, mi cuarto estaba cerca de los elevadores, empiezo a escuchar risas y plática, había un escritorio donde siempre había un vigilante, me asomo y era este (Campos) jugando cartas con el cuidador y le estaba bajando toda su lana; eran como las 2:30 de la mañana”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button