Avance

En NL, casos y ocupación hospitalaria se disparan en la “nueva normalidad”

MONTERREY, Nuevo León.— Las autoridades de Nuevo León están prendiendo las alarmas debido a la expansión de la epidemia de COVID-19. El gobierno estatal advirtió esta semana que, después mes y medio de que inició la reactivación económica, los casos se han disparado y la ocupación hospitalaria ha crecido a tal grado que pone en riesgo la capacidad de atender a más personas enfermas.

Cifras de las autoridades locales indican que el número de contagios de la enfermedad subió de 2,898 el 1 de junio, cuando comenzó la llamada “nueva normalidad”, a 21,906 con corte al jueves 16 de julio. Según los datos estatales, esto representa un alza de 656%. Las estadísticas de la Secretaría de Salud federal no muestran un panorama tan negativo, pues dan cuenta de 11,108 casos confirmados acumulados hasta el jueves pasado, aunque sí advierten de un crecimiento de la epidemia en Nuevo León. Hoy, Nuevo León ya se ubica en el lugar nueve entre las entidades de la República con más contagios, medido en términos absolutos, y la situación ha sido tema en las conferencias de prensa diarias de las autoridades federales. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, incluso informó que esta semana sostuvo una reunión con el secretario de Salud de la entidad, Manuel de la O, con el fin de hablar del asunto.

Tras el encuentro con López-Gatell, De la O reconoció ante medios que la ocupación hospitalaria ha crecido a niveles preocupantes. Según el funcionario, las camas ocupadas por pacientes con COVID-19 están al 70%, lo que pone en riesgo la capacidad de las instituciones locales para atender a más personas. En este rubro, las estadísticas de la Secretaría de Salud federal detallan que, al corte del jueves, Nuevo León tenía 77% de ocupación en camas de hospitalización general, el segundo porcentaje más alto en el país, mientras que tenía 64% de ocupación en camas con ventilador para los pacientes en condición grave, el mayor porcentaje en todo México. Ante esto, el secretario De la O tenía previsto reunirse con el secretario general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Javier Guerrero, para discutir qué adecuaciones se pueden hacer para poder incrementar la capacidad de atención.

Para prevenir más contagios, desde hace algunas semanas las autoridades estatales decidieron reforzar algunas medidas. Por ejemplo, quedaron prohibidas las actividades no esenciales de lunes a viernes de las 22:00 a las 5:00 horas, así como los sábados y domingos, y el gobernador Jaime Rodríguez Calderón no descartó establecer un toque de queda. En esa línea, De la O advirtió que, si la tendencia se mantiene y los casos siguen al alza, el gobierno estatal contempla el cierre de algunas actividades esenciales, con el criterio de que la salud está primero que la economía. “Necesitamos la ayuda de la gente de Nuevo León, de todas las personas, porque existe un riesgo de que podamos cerrar todos los establecimientos, comerciales, de servicios y empresas, como Walmart, HEB (…) Vamos a cerrar todo si no cooperamos, y no queremos llegar a eso”, dijo a periodistas recientemente. Incluso, el funcionario adelantó que, si la ocupación hospitalaria llega a verse rebasada, se prevé habilitar diversos espacios públicos para poder atender a más pacientes. Entre los lugares contemplados están gimnasios y áreas como Cintermex, dentro del Parque Fundidora, y el Parque Niños Héroes. Desde el gobierno federal, el subsecretario López-Gatell en varias ocasiones ha advertido que Nuevo León será uno de los estados donde la epidemia de COVID-19 tendrá una más larga duración, lo que obliga a reforzar las medidas preventivas.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *