Avance

Europa desampara a migrantes; condicionan trámites

Indocumentados en Alemania, Francia y Grecia no reciben servicios médicos y alimenticios

BERLÍN.

Con la interrupción de los programas de acogida, la suspensión de los trámites de asilo y las puestas en cuarentena por la pandemia de coronavirus, miles de migrantes quedaron en el limbo en Europa.

En Alemania, donde hay 1.3 millones de solicitantes de asilo y migrantes, los servicios públicos destinados a ellos, como alimenticios y médicos, están suspendidos desde la semana pasada.

Algunas entrevistas, elementos clave en estos procesos de asilo, fueron suspendidas, según el Ministerio del Interior. Éstas sólo se pueden llevar a cabo si el solicitante se hace una prueba por coronavirus y da negativo.

Tenía una convocatoria y la suspendieron”, lamentó el sirio Mahmud Ajluni, refugiado en Alemania desde hace cinco años.

Alemania también interrumpió sus programas de acogida humanitaria de refugiados, procedentes de Turquía y Líbano, aunque a principios de año se comprometió a recibir a cinco mil 500 personas.

En este contexto, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) advirtió esta semana que no se puede dejar sin refugio a los demandantes de asilo.

En algunos de estos centros, como el de Suhl, en el este del país, donde hay 533 migrantes, esta situación derivó en altercados. Intervinieron 200 policías y 22 personas fueron trasladadas a una prisión para jóvenes.

Voluntarios y varias ONG advierten que estas poblaciones fueron abandonadas a su suerte.

En Francia cada vez hay menos voluntarios en Calais, donde se encuentran unos dos mil migrantes, y desde hace días no reciben comida.

Si el virus se propaga en un campo de refugiados, será un desastre”, alerta Antoine Nehr de la ONG Utopia 56.

En Grecia, donde decenas de miles de personas, hacinadas en campos, no disponen de instalaciones básicas de higiene, podría producirse una “catástrofe” humanitaria, alertó un eurodiputado alemán de los Verdes, Erik Marquardt.

En esta línea, Berlín reafirmó su compromiso a hacerse cargo de una parte de los mil 600 niños que la Unión Europea quiere evacuar de los campos.

 

HACINADOS ESPERAN SU DEPORTACIÓN

Casi 600 migrantes que fueron arrestados cuando cruzaban el Mediterráneo a tres islas griegas desde la costa turca llegaron a una instalación en el norte de Grecia donde fueron confinados, en espera de deportación.

Los 598 migrantes fueron enviados al puerto de Kavala y de ahí en autobús a la instalación, al nordeste de la ciudad de Tesalónica y cerca de la frontera con Bulgaria. Los migrantes estarán en tiendas de campaña y no podrán salir del campamento, informaron las autoridades.

Los migrantes provienen de diversos países en Asia y África. Las autoridades no dieron cifras exactas sobre nacionalidades, pero funcionarios dijeron, bajo condición de anonimato, que el grupo no tenía sirios ni iraquíes.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *