Nacional

Familias migrantes detenidas en EU serán enviadas a hoteles de Arizona

Y Texas

El ICE informó que tiene disponibles mil 200 camas en hoteles de Phoenix y Chandler, Arizona, así como en El Paso y Cotulla, Texas.

Las familias migrantes detenidas en la frontera sur de Estados Unidos serán alojadas en hoteles del área metropolitana de Arizona y Texas,  ante el incremento en el número de personas que entran al país en esa región, informaron las autoridades estadunidenses.

En comunicado, la senadora federal, Kyrsten Sinema, indicó que ayer se le informó que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) ocupará “varios hoteles a lo largo de la frontera suroeste, en sitios como Chandler y Phoenix”.

El ICE se negó a identificar los hoteles, así como su ubicación; sin embargo, dijo que en marzo se realizó un contrato de 86.9 millones de dólares con Endeavors Inc., una compañía de atención a veteranos militares, para tener disponibles cerca de mil 200 camas de hotel en Texas y Arizona, donde las familias migrantes permanecerán detenidas menos de 72 horas para su procesamiento.

De acuerdo con el contrato, Endeavors  ya tiene camas disponibles en hoteles en Chandler y las ciudades texanas de El Paso y Cotulla, al suroeste de San Antonio, e incluso, las primeras familias alojadas llegaron desde ayer.

La oficina de Sinema dijo que la senadora demócrata conversó con el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y que lo hará “responsable de proteger a las comunidades de Arizona y garantizar que todos los migrantes reciban un trato justo y humano”.

En marzo, la Patrulla Fronteriza encontró a 52 mil 904 familias a lo largo de la frontera con México, comparadas con 19 mil 286 en febrero y 3 mil 455 en marzo de 2020, por lo que las autoridades prevén una cifra récord de llegadas para el periodo de 12 meses que concluirá el 30 de septiembre, según el contrato con Endeavors.

Sólo una de cada tres familias encontradas el mes pasado fue expulsada rápidamente de Estados Unidos en virtud de las facultades federales aprobadas durante la pandemia de coronavirus, que deniegan a las personas la oportunidad de solicitar asilo, además de que  las autoridades de inmigración han dejado en libertad a familias con hijos de seis años o menos, mientras se resuelven sus casos.

México se ha resistido a recibir de vuelta a familias centroamericanas con niños pequeños, en especial en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Rio Grande Valley, Texas, la zona de mayor número de cruces ilegales. Estados Unidos traslada en avión a algunas familias a otras ciudades fronterizas de San Diego y El Paso, para expulsarlas desde ahí hacia México.

Para ahorrarse tiempo, la Patrulla Fronteriza ha dejado en libertad a al menos 9 mil 600 familias migrantes, según el representante federal Henry Cuellar, pero sin entregarles notificaciones para que comparezcan ante un tribunal.

Sin embargo, se les ha solicitado que se presenten en 60 días ante una oficina del ICE.

El gobierno de Estados Unidos ha estado buscando más espacio para detener a los migrantes que llegan en familia y a los menores que han llegado solos.

La Patrulla Fronteriza recogió el mes pasado a casi 19 mil niños que llegaron sin compañía de un familiar adulto, el total más alto que se haya registrado.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, que coloca a menores no acompañados con “patrocinadores”, más a menudo padres y parientes cercanos, ha encontrado espacio en centros de convenciones, bases militares y otras grandes instalaciones.

Funcionarios del condado Los Ángeles dijeron el viernes que sus recintos feriales serán utilizados temporalmente para albergar a unos 2 mil 500 niños que llegaron sin un adulto.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, frecuente crítico de Biden, solicitó al gobierno que cierre un centro de detención de menores instalado en el Freeman Coliseum de San Antonio, debido a señalamientos de que no reciben suficiente comida y de que no hay supervisión de los chicos en las regaderas.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el viernes que el gobierno asume “muy en serio la seguridad y el bienestar de los menores a nuestro cuidado” y que las autoridades deberían investigar las aseveraciones de Abbott, pero que en este momento “carecemos de fundamento para su petición” de cerrar la instalación.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *