Espectáculos

Guillermo del Toro trabajará en la trilogía Las cintas de Blackwood junto a Chuck Hogan

De la cultura pop, la influencia más directa, revela Del Toro, es la serie con el detective-reportero Carl Kolchak, que se emitió en los años 70, creado por Dan Curtis, Jeff Rice y Richard Matheson.

Agencias
 

Barcelona

 

El cineasta y escritor mexicano Guillermo del Toro inicia, junto con el autor estadounidense Chuck Hogan, la nueva trilogía Las cintas de Blackwood con la novela Los seres vacíos, en la que sigue “la tradición de detectives ocultistas”.

En una entrevista con EFE, Del Toro explica que, “en la literatura fantástica hay un subgénero poco conocido, el del ‘detective ocultista’”, que siempre le ha cautivado desde un punto de vista personal.

 

Cita como ejemplos a Carnacki, detective creado por William Hope Hodgson, que nació casi a la par que Sherlock Holmes; Jules de Grandin, creado por Seabury Quinn, y John Silence, creado por Algernon Blackwood. “Este último es uno de mis ídolos”, subraya.

Con esos antecedentes, Del Toro y Hogan, que ya habían coescrito anteriormente la trilogía The Strain, decidieron alumbrar un nuevo detective ocultista.

 

 

Primero pensaron hacer “una nueva versión de John Silence”, pero al ver que el personaje era tan distinto, decidieron bautizarlo como Blackwood, en homenaje a su admirado autor.

Del Toro comenta que Algernon Blackwood, un discípulo de Lovecraft, tenía “una extraña certeza acerca de lo sobrenatural, no había duda en su literatura acerca de esos fenómenos, eran reales sin discusión y esa fe, esa enorme carga, ese ying y yang de lo terrible y lo cotidiano es único”.

 

De la cultura pop, la influencia más directa, revela Del Toro, es la serie con el detective-reportero Carl Kolchak, que se emitió en los años 70, creado por Dan Curtis, Jeff Rice y Richard Matheson.

“Es un personaje encantador -explica- por su aspecto terrenal y cotidiano, con un automóvil viejo, zapatos de tenis sucios y que siempre andaba corto de fondos”.

 

VIAJE EN EL TIEMPO

Como muchas de las películas de Del Toro, Los seres vacíos (AdN) parte de una premisa realista, una actuación e investigación policial del FBI en la que se incrustan elementos fantásticos y de fábula.

 

“Para mí, lo interesante siempre ha sido ver esas historias fantásticas que sucedían en castillos o cementerios de Europa, trasladadas a mi barrio, a la clase media en México, porque resulta más interesante pensar en un zombi o un vampiro si es tu abuelo o tu hermano mayor en tu barrio, con la televisión encendida”.

 

La novela viaja en el tiempo entre la actualidad, los años 60 o el siglo XVI, donde se sitúan los orígenes del eterno Blackwood.

La idea que subyace en esos saltos narrativos en el tiempo es que “el mal nunca muere, el ciclo de creación y destrucción es eterno”. Lo que sucede en 1960 en la novela “sigue existiendo de manera abierta o latente porque nuestra naturaleza espiritual es imperfecta”.

 

 

Según Del Toro, “conforme la trilogía avance, quedará más claro el destino y maldición que acarrea el protagonista porque a través de los tiempos tiene que salvar al mundo una y otra vez”, y siempre enfrentado a su némesis, el fugitivo Earl Solomon.

El pasado remoto cimenta, a juicio del director de El laberinto del fauno, no sólo la mitología, “sino también la pérdida enorme que sufre Blackwood, quien no tiene prisa, no usa tecnología, no usa atajos electrónicos, su ritmo es de siglos atrás”.

 

FUSIÓN ENTRE CRIMEN Y OCULTISMO

 

De su trabajo con Chuck Hogan, Del Toro reconoce que es una delicia: “Ambos hacemos la exploración de localizaciones e investigación de campo juntos, preparamos la escaleta de los libros y las semblanzas de personajes y después todo es colaboración electrónica, no importa dónde estemos”.

Aunque tienen “gustos similares”, ambos atesoran “diferentes sensibilidades”, y mientras al cineasta le interesa mucho “la raíz mitológica de la historia”, a Hogan le gusta más “la parte procesal y los detalles cotidianos o realistas de la historia”.

 

Advierten ambos autores en la novela que “la profanación de tumbas en New Jersey (EU) por motivos esotéricos es muy real y no se trata de ficción”, lo que lleva a recurrir al manido ‘la realidad siempre supera a la ficción’.

“Como mexicano, eso me ha quedado claro desde la infancia, y la fusión entre crimen y ocultismo es una realidad aterradora, una fusión que hace un par de décadas se daba mucho en los cárteles del norte de México”.

Luchar para que el lector ponga en suspenso su incredulidad, como también pasa en el cine con el espectador, no resulta complicado, asegura Del Toro, “si fundamentas la mitología con cuidado y el paisaje en el que se mueven los personajes queda claro”.

 

Después llega el reto de “anclar lo sobrenatural en lo mundano, esa fusión que permite que el lector o el espectador acepte la coartada de la realidad y se acerque a los elementos fantásticos con la certeza de que son tan reales como lo real”.

En este punto, el autor recuerda las palabras de Tolkien que decía: “Cread lo fantástico como atractivo, pero usad lo real para reconocernos en ello”.

En la trilogía anterior, The Strain, un virus transformaba a las personas en vampiros. “Para un virus no existe el tiempo o la civilización, un virus nos devuelve a la Edad Media en cuestión de semanas, y creo personalmente -dice Del Toro- que entre civilización y canibalismo hay una distancia corta”.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button