Jorge Negrete, charro todoterreno

A 65 años de su muerte, se recuerda al cantante y actor de cintas como 'Dos tipos de cuidado'; el Charro Cantor era políglota, administrador y hasta torero

Por Agencias

CIUDAD DE MÉXICO.

Jorge Negrete era más que un cantante y más que un galán del cine mexicano. Antes que actor y músico, este hombre perteneció al Heroico Colegio Militar, era políglota, admi­nistrador, casi médico y has­ta torero. Todo un estuche de monerías.

Nació en Guanajuato, el 30 de noviembre de 1911 y murió el 5 de diciembre de 1953, en California.

La noticia de su muer­te ocupó las primeras planas de los diarios de aquella épo­ca. Excélsior publicaba en su portada “Negrete murió ro­deado de su madre, espo­sa y un sacerdote”, mientras que en sus interiores destina­ba dos páginas enteras a este suceso.

En la televisión también se seguían los detalles. La llega­da de su cuerpo al aeropuer­to de la Ciudad de México, la cantidad de gente que se reu­nió para darle el último adiós y, por supuesto, el desconcier­to de su entonces esposa Ma­ría Félix, y sus amigos, eran las imágenes de aquella semana.

No cabe duda que el re­vuelo que se generó cuando murió fue porque en vida, Jor­ge Alberto Negrete Moreno se había convertido en un icono para los mexicanos. Galán de películas, una voz peculiar y la fama internacional respalda­ban la euforia de esos días.

Era uno de los cinco hijos del militar mexicano David Negrete Fernández y de Emi­lia Moreno Anaya. En 1921, su padre, quien había participa­do en la Revolución Mexicana, decidió dejar la milicia para mudarse con toda su familia a la Ciudad de México y dedi­carse a la docencia.

Una de las escuelas don­de dio clases fue el Colegio Alemán Alexander Von Hum­boldt, donde Jorge terminó la secundaria y además apren­dió inglés, italiano, francés y alemán.

Tiempo después, el futuro galán del cine se graduaba como Teniente de Caballería y Administración del Ejérci­to Mexicano, que también le funcionó para convertirse en el charro de las películas. En la Fábrica de Armas de la Ciuda­dela realizó trabajos adminis­trativos y estudió una parte de la carrera de medicina.

Paralelamente, aprendía de canto, instruido por José Pierson, entonces director de la Compañía Impulsora de Opera de México. Y aun­que tenía más películas que discos, cabe destacar que sus canciones alcanzaron cada rincón de la República Mexi­cana y hasta traspasaron sus fronteras, siendo conocido en toda Latinoamérica.

Jorge Negrete, o el Charro Cantor, como se le conocía, dio vida a canciones como México lindo y querido, Ay Ja­lisco no te rajes, Yo soy mexi­cano y Paloma querida, entre muchas otras, y en cuanto al cine, justo un año antes de su muerte Negrete filmaba con Pedro Infante una de las cintas más emblemáticas del cine de oro nacional: Dos ti­pos de cuidado.

Jorge Bueno es muy bueno, hijo de Bueno también. Y su abuelo ¡ay, qué bueno! Quien se llamara como él, decía la canción que representa una disputa entre ambos actores.

Después de esta película, el charro se casó con la diva del cine María Félix, un hecho que también acaparó a toda la prensa, incluso, internacional. Contrajeron nupcias el 18 de octubre de 1952, aunque an­tes tuvo una relación de más de diez años con Gloria Ma­rín y estuvo casado con Elisa Christy, con quien procreó a su única hija, Diana Negrete.

Jorge Negrete falleció en Estados Unidos a causa de una cirrosis hepática. A partir de ese día, cada año, sus fans se reúnen en el Panteón Jar­dín, de la CDMX, para rendirle homenaje.

Mostrar Mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar

Close