Espectáculos

La madre del blues, Ma Rainey, un reto para Davis

La actriz es una cantante estadunidense de la década de los 20 en Estados uUidos en la cinta que ofrece la última actuación del Chadwick Boseman

Agencias

CIUDAD DE MÉXICO.

 

Ma Rainey fue una cantante abiertamente bisexual y orgullosamente rebelde, pese a la segregación racial en los primeros años del siglo pasado en Estados Unidos.

En los años 20 grabó la mayoría de sus temas y llega a la pantalla de Netflix en la piel, y voz, de Viola Davis en la cinta La madre del blues (Ma Rainey’s Black Bottom)

Dirigida por George C. Wolfe, se trata de la segunda adaptación cinematográfica de una obra del dramaturgo August Wilson, un proyecto ambicioso liderado por Denzel Washington.

 

“Yo, en mi vida, tiendo a ser más tímida, más vergonzosa, probablemente más ansiosa”, dice Davis. “Ella es todo lo que yo no soy. No es alguien que sienta que deba prostituirse para trabajar. Sabe lo que vale. Sabe exactamente por qué vale. No tiene arrepentimientos sobre su sexualidad. Así que, cuando asumí el papel, sentí que mis caderas se agitaban más.

Hasta sentí que caminaba mejor en tacones como Ma Rainey que como Viola”. La historia narra la versión ficticia de la grabación Ma Rainey’s Black Bottom. En un caluroso día de verano, una banda se reúne en un estudio de grabación propiedad de blancos para grabar un nuevo disco con Ma Rainey (Davis), la pionera Madre del Blues y una mujer sin reservas liberada del sur.

Pese al título, el personaje principal y fundamental es el de Levee (Chadwick Boseman, en su última actuación), un ambicioso trompetista con una visión más moderna para la música de Rainey y grandes sueños de hacerse un nombre por sí mismo. Boseman lo encarna como una figura dolorosamente trágica, un hombre asediado por los traumas de la esclavitud que intenta trazarse un mejor futuro.

 

En ese sentido, representa las luchas de hace 100 años y también las de hoy. “Una de las únicas cosas que yo dije fue: es la historia de Levee. Creo que el producto final muestra eso”, dice Constanza Romero, la viuda de Wilson. “Creo que es algo que August habría dicho”.

Ma Rainey forma parte de una serie de 10 obras de Wilson denominada Century Cycle, que abarcan cada década del siglo XX. Viola Davis ya había actuado en la obra de teatro Fences —de Wilson— y luego en el cine, dirigida y protagonizada por Denzel Washington, que le valió un Oscar a Davis.

Washington eligió Ma Rainey por su naturaleza relativamente condensada (transcurre mayormente en un puñado de interiores) y por el atractivo de tener a Davis y Boseman. E invitó a George C. Wolfe para dirigir la cinta.

 

Así como Ma Rainey fue guiada por la reverencia a Wilson, quien murió en 2005, Wolfe no quería abrumar la narrativa con un sentimiento de fascinación. Para ahondar en el lenguaje y en los personajes, fijó un periodo de ensayos de dos semanas.

“Quería, a falta de una mejor palabra, borrar a August Wilson y dejar sólo a sus personajes. Así que es Levee hablando. Es Cutler y es Slow Drag y es Ma Rainey hablando.

“Cuando trabajo con actores, hago muchas preguntas. No porque busque realmente respuestas, sino porque a través del proceso de hablar y desafiar las ideas preconcebidas, instigo un proceso de cuestionamiento que lleva a descubrimientos”.

 

Lo que consiguió fueron dos de las actuaciones más aclamadas del año. Se espera ampliamente que Davis y Boseman reciban nominaciones al Oscar. Para Davis, Ma no es un personaje del que quiera desprenderse o dejar de admirar. “Mi diálogo favorito suyo es: ‘Ma oye con el corazón.

Ma oye la voz en su interior. Eso es lo único que cuenta para Ma’”, dice Davis. “Es decir, hacer eso le toma toda una vida a la mayoría de la gente”. A la viuda de Wilson le gusta llamar a actores, directores, guionistas y cineastas. Que vuelven una y otra vez a las obras de su esposo Guerreros Wilsonianos.

Pensó que Boseman se mantendría como uno de ellos. En 2013, el actor escribió sobre cómo conoció a Wilson y cómo sus obras lo cambiaron por siempre, lo ayudaron a “encontrar mi canción”, escribió Boseman citando la obra Joe Turner’s Come and Gone.

 

ES UN TROMPETISTA

 

Un homenaje para Chadwick Boseman

Chadwick Boseman interpreta a Levee, un ambicioso trompetista con una visión más moderna para la música de Ma Rainey y grandes sueños de hacerse un nombre por sí mismo.

La película está dedicada al actor, quien murió en agosto de cáncer de colon a los 43 años. Ninguno de sus compañeros del filme, que se rodó el año pasado en Pittsburgh, sabía que estaba enfermo. Eso sólo amplió la admiración de todos por una actuación que Davis calificó de “transcendente”.

“Él no está jugando con el personaje de Levee, le da absolutamente su 150%”, dice Romero. “Creo que hay algo en August que saca lo mejor de todos’’, comenta Constanza Romero, la viuda de Wilson y albacea de su patrimonio.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button