Salud

La obesidad no es falta de fuerza de voluntad de una persona

“La obesidad no es falta de fuerza de voluntad de una persona”, dice un nuevo estudio. No es una opción, pero hay cosas que puedes hacer para combatirla.

Un informe reciente de la Sociedad Británica de Psicología concluyó que “La obesidad no es falta de fuerza de voluntad de una persona”.

Citando el aumento en las tasas de obesidad, en el mundo, los psicólogos observaron que aquellos con ‘un alto riesgo genético de desarrollar obesidad y cuyas vidas también están formadas por entornos laborales, escolares y sociales que promueven comer en exceso y la inactividad’ son los más destacados, es probable que muchas de nosotras caigamos en esa categoría.

Los expertos citan los “altos niveles de estrés, incluidos los principales desafíos y traumas de la vida”, así como “las pocas oportunidades e incentivos para la actividad física y las opciones para acceder a alimentos saludables asequibles son limitados”.

LA OBESIDAD NO ES FALTA DE FUERZA DE VOLUNTAD DE UNA PERSONA

Por lo tanto, si actualmente no estás dentro de un rango de grasa corporal saludable, no te castigues, podría deberse a causas fuera de tu control. pero debes saber que hay opciones y hábitos saludables asequibles disponibles cuando sabes dónde buscar.

Los expertos recomienda al menos 150 minutos de actividad cardiovascular moderada cada semana y, la buena noticia es que no requieres una membresía costosa al gimnasio o gastar los ahorros de tu vida en un elegante esquema de clase grupales, si haces la división de tiempo puedes encontrar que el tiempo es de 20 minutos al día -buena noticia para ti es que tenemos muchos entrenamientos en ese tiempo ¡o menos!-.

Si tienes acceso a un teléfono, también existen aplicaciones para teléfonos inteligentes que pueden ser prácticos y van en tu bolsillo, ellos proporcionan entrenamientos, planes de alimentos y consejos de salud, todo a un botón de distancia. También puedes entrenar en casa con videos que ser ayudan a quemar grasa.

¿Sin acceso a dispositivos, aparte de las computadoras en la biblioteca pública? No hay problema. Imprime los ejercicios cardiovasculares o escribe tus favoritos en una hoja de papel y hazlos en casa, si es muy complicado, solo corre.

Un buen combo consistiría en 20 minutos de ejercicios cardiovasculares dos o tres veces a la semana y luego unos cuantos ejercicios al costado.

PERO… ¿QUÉ PASA SI NO PUEDES AUTOMOTIVARTE?

Hay pruebas de pases de clases gratuitas que, si eres conocedora, pueden darte una buena cantidad de ejercicios gratuitos -no es lo más recomendable, pero en cuestión de salud muchas cosas son válidas-.

Aunque probablemente sea un poco (demasiado) difícil hacerlos todo el tiempo, adicional a que requiere bigotes y alias falsos, puede ser una gran motivación para iniciar tu nuevo hábito de acondicionamiento físico, que se cree tomará alrededor de 66 días, según un estudio.

¿Y QUÉ HAY DE LA COMIDA? ¿PUEDE SER BARATA?

Ahí está ese viejo adagio; No puedes dejar atrás una mala dieta. Pero la compra de alimentos ya no está ligado a gastar miles de pesos en un supermercado, existen otras opciones como mercados sobre ruedas, especialmente si compras comida que sepas que te comerás por ejemplo si debes de comer fruta como colación compra 7 y oblígate a comerla y regresar a hacer la compra cuando se termine.

Adicional hay muchas frutas y verduras que se pueden comprar congeladas, especialmente brócoli, guisantes, coliflor, zanahorias y bayas que se mantienen frescas durante mucho más tiempo y tienen el mismo sabor cuando se arrojan a los platos cocinados, también hay pescado congelado y no olvidemos las marcas propias que venden leches de almendra y soya a menor precio.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button