Salud

Los cosméticos influyen en la endometriosis

Agencias

 

Ingredientes químicos como los parabenos y las benzofenonas que incluyen algunos productos cosméticos y de cuidado personal podrían estar relacionados con un mayor riesgo de desarrollar endometriosis.

  • Estos químicos que pueden encontrarse en determinados pintalabios, pintauñas, tintes,cremas facialeslacasespumas para el cabello o mascarillas para la cara actúan como disruptores endocrinos, es decir, son capaces de imitar o bloquear la acción de algunas hormonas.

Esta es la conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada y del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada, publicado en la revista Environmental Research.

Endometriosis, una enfermedad frecuente

Se estima que 1 de cada 10 mujeres en edad fértil sufre endometriosis. Se trata de una patología benigna (no cancerígena) que se da cuando el endometrio –la capa de mucosa que recubre el útero por dentro– crece en distintas regiones del abdomen y la pelvis.

Este crecimiento provoca todo un abanico de síntomas:

  • Menstruación dolorosa y/o irregular, molestias durante el coito o al orinar y dolores en la pelvis.
  • Problemas intestinales.
  • Infertilidad. Cuando no provoca síntomas importantes, la dificultad para quedar embarazada es lo que suele levantar sospechas.

A estos síntomas, que pueden llegar a disminuir notablemente la calidad de vida de la mujer, se suma la dificultad para llegar a un diagnóstico. Se estima que pueden pasar entre 7-8 años para obtenerlo desde el inicio de las molestias.

En cuanto al tratamiento, se administran fármacos para aliviar las molestias y si la endometriosis es grave se requiere cirugía.

 

El papel de las hormonas en la endometriosis

 

“A pesar de que no se conocen con exactitud las causas de su aparición, se sospecha que puedan ser diversas, entre ellas causas genéticas, epigenéticas y ambientales, donde las hormonas parecen jugar un papel clave”, señalan los investigadores del estudio, la ginecóloga Olga Ocón del Hospital Universitario San Cecilio de Granada y el profesor de la Universidad de Granada Francisco Artacho.

  • En este sentido, los investigadores sugieren que la presencia de sustancias químicas que son capaces de imitar o bloquear la acción de hormonas (disruptores endocrinos), presentes en numerosos productos de consumo diario, podrían estar contribuyendo al incremento de los casos diagnosticados que se están detectando en los últimos años, tal y como se ha demostrado para otras patologías como el cáncer de mama, la obesidad o la diabetes.

 

Entre estos disruptores endocrinos se encuentran los parabenos y las benzofenonas, ampliamente usados en la industria de la cosmética y de los productos de cuidado personal.

¿Esto quiere decir que los químicos de los cosméticos pueden provocar por sí solos endometriosis? No, pero sí formarían parte del llamado exposoma, un concepto del que cada vez se habla más y que se refiere al conjunto de factores ambientales no genéticos a los que un individuo está expuesto a lo largo de su vida y que condicionan su salud.

Así pues, parabenos y benzofenonas formarían parte de ese exposoma que aumenta el riesgo de endometriosis.

 

Cosméticos y riesgo de endometriosis

 

Para confirmar el vínculo entre los químicos de algunos cosméticos y la endometriosis, los investigadores han cuantificado los niveles internos de parabenos y benzofenonas en un total de 124 mujeres (con y sin endometriosis), procedentes de los hospitales públicos de la ciudad de Granada.

También ha recogido información detallada sobre la utilización de cosméticos y productos de cuidado personal de cada una de ellas.

 

  • Los resultados obtenidos mostraron una clara asociación entre un mayor uso de diversos tipos de cosméticos (mascarillas, pintalabios, cremas faciales, pedicura, tintes, cremas, laca y espuma para el cabello) y mayores niveles internos de parabenos y benzofenonas.

“Además, observamos que los niveles internos de algunos de estos disruptores endocrinos estaban relacionados con el riesgo de padecer endometriosis, señalan Ocón y Artacho.

Los investigadores apuntan que utilizar productos libres de estos químicos podría ser una medida más que contribuiría a reducir tanto la endometriosis como otras enfermedades en las que cada vez hay mayor evidencia del papel de los disruptores endocrinos como factores de riesgo.

Mostrar mas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *